3 Actitudes que te ayudarán a luchar contra el pecado

Cómo luchar contra el pecado
Cómo luchar contra el pecado es una de las preguntas que más se hacen los cristianos.

Quizá buscando métodos fáciles de cómo vencer el pecado, o la manera de nunca más volver a pecar.

Sin embargo, luchar contra el pecado es algo que dejaremos de hacer en el momento que nos toque partir de este mundo.

Pero mientras estemos vivos, nuestra batalla contra el pecado será del día a día.

Así que voy a enseñarte en este artículo, tres actitudes que te ayudarán a luchar contra el pecado.

No son métodos mágicos para vencer el pecado. Sino que son actitudes que debes desarrollar basados en la Palabra de Dios.

Estoy seguro que como a mí a ti también te serán de gran ayuda.

Así que no te quitaré más el tiempo. Vamos a empezar de una vez por todas.

1). Reconocer y rechazar el pecado

Muchas veces me he sentido alguien imperdonable y digno del rechazo de Dios.

Me imagino que con el pecado que he cometido Él jamás volverá a amarme.

Y en mi propia prudencia, no reconozco mi pecado y continúo abrazándolo.

Sin embargo, el Espíritu Santo jamás se ha hartado de mí.

Y Él es quien me convence de que soy pecador y que debo venir a los pies de Cristo.

Entonces reconozco mi pecado tal cual es, y acepto rechazarlo para no ofender más a mi Señor.

Sin embargo, aunque ese rechazo del pecado dure poco tiempo, debo volver a retomar el proceso y venir los pies de Cristo.

Como diría Trevin Wax:
La vida cristiana victoriosa no consiste en una vida sin pecado, sino en una vida de arrepentimiento.

Esta, es la primera actitud que debes desarrollar para luchar contra el pecado.

Aunque a veces sea difícil reconocer tu pecado delante de Dios.

Es necesario hacerlo para obtener perdón y libertad del pecado que encadena tu alma.

Pero nada de esto será posible si es que no desarrollas un rechazo absoluto del pecado.

Pues mientras vuelvas a darle oportunidad, tu pecado seguirá pegado a ti como garrapata.

Y no vaciles pensando que la gracia es un permiso para estar pecando sin consecuencias.

Sino que, como dice John MacArthur:
La gracia no otorga permiso para vivir en la carne, sino que suministra poder para vivir en el Espíritu.

Así que radicaliza tu arrepentimiento, no sólo pidiendo perdón, sino decidiendo rechazar el pecado.

Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman». (Stg. 1:12)

Porque si rechazas estarás resistiendo, y al resistir, el diablo huirá de ti (Stg. 4:7).

Y esta resistencia (rechazo) solo puedes lograrlo de una forma: SOMETIÉNDOTE A DIOS.


2). Identificar tus debilidades

En la anterior actitud terminamos diciendo que solo SOMETIÉNDOTE A DIOS es como lograrás resistir (rechazar) y luchar contra el pecado.

¿Pero cómo practicar este sometimiento a Dios?

Para empezar, tienes que identificar cuáles son tus debilidades.

Así podrás saber contra qué estás luchando, y qué "tratamiento" aplicar para la solución.

Te recomiendo que hagas uso de lápiz y papel para tomar nota.

Empieza por escribir primero tus debilidades.

Por ejemplo:
  • Las fotos y vídeos sensuales de Instagram.
  • Chats subidos de tono.
  • Vídeos sensuales de tik tok.
  • Programas de televisión con mujeres semidesnudas.
  • Canciones que hablan de sexo sin censura.
  • Conversaciones donde hablan de sexo abiertamente.

Luego escribe al frente de cada debilidad (y con otro color) lo que harás para combatir ese pecado.

Por ejemplo:
  • Eliminar Instagram.
  • Eliminar y evitar a toda costa los chats subidos de tono (si es posible, eliminar a la persona con quien chateo).
  • Eliminar tik tok.
  • Bloquear los programas de televisión donde hay exposición de cuerpos semidesnudos.
  • Evitar la música que habla de sexo/borrarla de mi playlist.
  • Huir de conversaciones en donde se hable de sexo abiertamente.

Debería quedarte algo parecido así:
Cómo vencer el pecado

Finalmente, después de haber escrito tus debilidades y la forma en que las combatirás.

Te sugiero pegarlas en la pared de tu cuarto de oración o en un lugar donde alcances a verlas.

De esta forma podrás ser más específico al momento de confesar tus pecados. (1 Jn. 1:9)


3). Práctica las disciplinas espirituales

Esta tercera cualidad está muy ligada a las anteriores cualidades ya mencionadas.

Una vez que has reconocido y confesado tu pecado, y has identificado tus debilidades, es hora de llenar tu vida con alimento espiritual para estar fortalecido en el día de la prueba. (Sal. 50:15)

Por lo tanto, debes poner en práctica las disciplinas espirituales con que cuenta cada hijo de Dios.

Ya sea orando, leyendo la Biblia, realizando un devocional y/o ayunando.

Cada uno de estos medios espirituales es una forma con que te prepararás para poder luchar contra el pecado.

Pero para que haya efectividad, tienes que hacerlos un hábito cotidiano.

De otra forma, solo estarás malgastando tu valioso tiempo.

Ahora, si tienes problemas con la lectura bíblica, cómo hacer un devocional, o problemas para cómo ayunar.

En este blog he publicado recursos que te ayudarán a afianzarte en las disciplinas espirituales.

Para empezar, mi artículo 7 consejos para aprender a amar la lectura bíblica, te ayudará a desarrollar tu pasión por la Palabra de Dios.

Y si no sabes por dónde empezar con la Biblia, mi artículo ¿Cómo empezar a leer la Biblia de manera sencilla?, será de gran ayuda.

Por otro lado, mi artículo 4 tipos de ayuno bíblico que debes conocer, será un auxilio para saber qué tipo de ayuno realizar.

Además, si tienes problemas para orar, mi artículo ¿Cómo orar? Sigue estos 7 sencillos pasos, te enseñará a orar de manera fácil y fluida.

Finalmente, mi artículo cómo hacer un devocional en 9 sencillos pasos, será la guía perfecta para que aprendas a hacer un diario devocional.

Así que no tienes ninguna excusa para empezar a llenar tu vida completamente de Dios.

Sólo debes organizar tu horario y encajar durante tu día cada una de estas actividades.

En conclusión

El pecado es una de las cosas más atrayentes a los ojos de nuestra carne débil y caída.

Es una locura pensar que con tus propias fuerzas vas a poder vencer las tentaciones.

Porque a veces queriendo hacer el bien terminas eligiendo el mal que no quieres. (Ro. 7:19)

Y te sientes miserable pensando que nadie podrá ayudarte. (Ro. 7:24)

Felizmente a través de Jesucristo puedes encontrar libertad y perdón de tus pecados.

Y si pones en práctica cada una de las actitudes que hemos aprendido en el tema de hoy.

Te aseguro que podrás triunfar al momento de luchar contra el pecado.

Y hasta aquí, hemos llegado al final de este tema. Si crees que este artículo puede bendecir a otras personas, por favor compártelo en tus redes sociales.

No olvides que si tienes alguna pregunta u opinión, házmelo saber abajo en los comentarios.

2 Comentarios

  1. hola damian gracia y paz para ti hermano en fe, tengo una duda sabes, desde que hice mi conversión en mi ha ido creciendo un ardiente deseo por su palabra por leer,investigar y profundizar en la palabra. es eso un de Dios? y si lo es como se llama? bendiciones.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola mi hermano, que gusto poder leerte.

      Con respecto a lo que me comentas, decir que es algo importante y necesario en cada cristiano.

      Es decir, todo cristiano debe tener la necesidad de leer y profundizar en la Palabra de Dios. De esta manera podrás llenar tu alma de la verdad del Señor, pero con razón.

      Así que no te detengas en lo que deseas. Lee e investiga sobre la.Palabrq de Dios. Pero sobre todo, llenate de Dios y aplica toda la Biblia a tu vida.

      Dios te guarde.🙏🏻
      ¡Vuelve pronto!🤗

      Borrar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente