Manual: 7 Sencillos pasos para aprender a orar

como-aprender-a-orar
La pregunta ¿cómo orar? Es quizá la más frecuente hecha por aquellos cristianos que recién están empezando en los caminos de Dios. Pero la que menos se hacen aquellos cristianos que ya se consideran ancianos en la fe.

A estos pocos a los que les interesa cómo aprender a orar debemos sumar el hecho de que existen pocos pastores o líderes cristianos interesados en enseñar a orar.

Y como la oración no debe realizarse simplemente como un hecho de abrir la boca y pedir lo que se te antoje, se hace necesario tener el conocimiento básico de la Palabra de Dios para no terminar diciendo una cosa por otra.

Pues hay muchos cristianos en la actualidad que creen que, por ejemplo, orar con fe significa buscar una excusa para haber que le sacan a Dios.

Sin embargo, una forma correcta de orar a Dios no garantiza que Dios escuche tu oración —ya que la Biblia dice que todo regalo de Dios viene a nosotros por pura gracia—, pero es algo que debe ser vital en tu vida.

Hoy quiero compartir contigo 7 consejos que te ayudarán a aprender a orar y serán tu trazo en el camino hacia una vida de oración bendecida y guiada por la Palabra de Dios.

Es mi oración que lo dicho en este post sea de tu utilidad para tu vida —como lo ha sido en la mía— y despierte en ti un deseo insaciable de intimidad con Dios.

¿Preparado? Empecemos.


1. Ora usando la Razón

Una de las cosas que debes aprender para orar de manera correcta es saber lo que oras, pues muchos cristianos tienen la costumbre de usar frases que no son Bíblicas al momento de orar.

Y es que en muchas iglesias en la actualidad se enseñan cosas que no son Bíblicas, como la mala costumbre del “yo declaro”. Esto podría convertir tu bien intencionada oración en una llena de herejías.

Porque aunque algo suene bonito o motivante, no quiere decir que sea correctamente Bíblico. Así que debes tener cuidado sobre lo que dices durante tu oración.

2. Ora con Conocimiento de la Palabra de Dios

Tu oración debe siempre tener como base la Palabra de Dios. Esto te ayudará a tener el conocimiento pleno de las promesas que Dios tiene y te servirá como guía al momento de orar.

De esta manera evitarás tener una oración tal como lo tenían los paganos, de quienes Jesús habló en el sermón del monte, diciendo:

Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. (Mt. 6:7)

Este conocimiento te llevará a, por ejemplo, entender que tu Padre sabe de qué cosas tienes necesidad antes de que las puedas pedir (Mt. 6:8).
Por eso, un buen conocimiento de la Palabra de Dios te permitirá tener una oración con sentido común. No usarás palabras fuera de contexto y cada una de las promesas de Dios fluirá en tu mente para actuar como guía en el altar hacia Dios.

3. Ora Versículos de la Biblia

No existe forma más segura de aprender a orar que orando a través de versículos de la Palabra de Dios con un corazón agradecido y en adoración.

Algo que he aprendido es a usar los Salmos en medio de mis oraciones. Y no necesariamente me refiero a los 150 Salmos en la Biblia, sino a aquellos que son específicos para situaciones especiales.

Por ejemplo:
como-orar-con-los-salmos

Esto no es para nada una fórmula mágica con la que convertirás tus oraciones en acceso directo a Dios. Tampoco es que el hecho de recitar versículos de la Biblia en tu oración te harán una persona más espiritual.
Pero te servirán como camino para entender la voluntad de Dios en tu vida y serán un instrumento de alabanza mientras estas orando.

No olvides que puedes recitar un versículo de la Biblia en cualquier momento de tu oración. No hay un orden correcto para esto.

4. Ora con Alabanzas y Cánticos

El versículo del Salmos 22:3 donde dice que Dios habita entre las alabanzas de Israel, tiene una verdad irrefutable. Y es que nuestro Dios, como dice el versículo mencionado, es y debe ser siempre el objeto de nuestra alabanza.

De hecho la oración del Padre Nuestro empieza dando alabanzas a Dios: “Padre nuestro que estás en los cielos, Santificado sea tu nombre”. Esto para enseñarte que antes de pedir o interceder, debes empezar alabando a Dios.

Y con alabanzas no me refiero a canciones que puedes darle a Dios durante tu oración. Sino que, según el contexto de la Biblia, la alabanza es un acto de gratitud en donde se reconoce y adora a Dios.

Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de Él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. (Heb. 13:15)

Así que te sugiero empezar tus oraciones alabando a Dios. Diciendo algo como: “Dios creador del cielo y de la tierra…”, “Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob…”, “Dios grande y temible ante quien toda rodilla se debe doblar…”.

Lo que estarás haciendo con esto será darle reconocimiento a Dios. Estarás alabando su majestad y poderío, y exaltarás su nombre por sobre todas las cosas.

Por otro lado, la Biblia también nos insta a cantar a nuestro Dios (Col. 3:16). Así que mientras oras puedes cantar un himno o cualquier canción con la que sientas rendirle honor a Dios.

Ojo que esto último es en base a mi experiencia y no estás obligado a hacerlo. Pero estoy seguro que con cada cántico construirás una atmósfera maravillosa de adoración.


5. Ora para Agradecer a Dios

Antes de siquiera empezar a pedir un milagro, pedir perdón o interceder, inicia tu oración siendo agradecido. Porque aunque no lo hayas notado, tienes mucho de que agradecer a Dios.

Y ya que por lo general acostumbramos a usar a Dios como un “Dios bombero” (solo en casos de emergencias); comienza tus oraciones desde hoy expresando agradecimiento sin importar el tamaño de lo que Dios te haya dado.
Ser agradecido es la muestra más maravillosa de un corazón que se humilla delante de Dios. Además, reconoces que tu orgullo y ego están sujetos a las manos de Dios.

Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. (Sal. 51:17)

6. Ora para Pedir Perdón

Nuestro Dios no es un Dios de confusión (1 Co. 14:33), y creo fielmente que una oración debe ser realizada con orden. Pero un orden lógico, que no muestre que estamos desesperados por solo pedir.

Pues muchos acostumbramos a usar la oración como medio para pedir que se realicen nuestros sueños, prosperidad en los negocios, o ascenso en algún puesto laboral, etc. Y nunca hay tiempo para rendirse a Dios y dar gracias por lo que sin merecer nos ha dado.

Así que en el orden de tu oración te aconsejo rendirte a Dios antes de comenzar a pedir o interceder. Porque de cierto modo tampoco eres merecedor de tener una comunicación con Dios por medio de la oración. Pero es por gracia que accedes a Él.

Por lo tanto, pide perdón por todos tus pecados. Aquellos pecados que hayas cometido durante el día. Y si hay pecados de los que no te acuerdas, pide a Dios que te los traiga a memoria para no dejar que nada pase desapercibido.

De esta manera expondrás tu corazón a la presencia de Dios y estarás sensible al Espíritu Santo. Porque, como dice la Biblia, al corazón contrito y humillado no despreciará Dios (Sal. 51:17).

7. Ora para Pedir e Interceder

Finalmente, y como nos enseña el Padre Nuestro, debes pedir e interceder. En esta parte de la oración es cuando pides a Dios aquellas cosas de las que necesitas auxilio: espiritualidad, sabiduría, familia, iglesia, amigos, salud, economía, nación, etc.

¿Y por qué hasta el último pedir e interceder? Porque en este orden demuestras la prioridad con la que buscas a Dios. ¿Acaso es por los panes y los peces? (Jn. 6:26).

Pero cuando vayas a pedir e interceder recuerda el primer paso de esta lista: usa la razón. No abras la boca simplemente por abrirla. Ten cuidado de lo que pides y como lo pides. En todo tiempo usa una actitud de rendición ante Dios.

No vayas a andar pidiendo —como dicen los de la teología de la prosperidad— que Dios haga algo que tu deseas simplemente porque “los hijos de Dios deben odiar la pobreza” o porque “Dios tiene el derecho de darte porque es tu Padre”.

Recuerda que tus pensamientos no son como sus pensamientos ni sus caminos como tus caminos (Is. 55:8-9). Que Dios hace su voluntad sobre ti tal como a Él le place, sin necesidad de que le des órdenes. Dios no cumple caprichos de nadie.

Por último

Como vimos desde el principio de este post, la oración es una tarea que debe tomarse muy en serio. No se trata de hablar palabras sofisticadas para sonar dignos de ser escuchados por Dios. Pero si debes tener cuidado de la forma en que oras y que es lo que oras.

Además, se hace muy necesario el conocimiento de la Palabra de Dios, porque conociendo toda la revelación de Él sabrás qué promesas tiene Dios para tu vida, y como actuará conforme le adores, le pidas e intercedas.

Y no solo eso, sino que el conocimiento de la Biblia permitirá que el contenido de tus oraciones no sean vanas palabrerías, sino esté cargada de verdades Bíblicas y no simples filosofías.

Recuerda, lo que vayas a pedir o por lo que vayas a interceder se sujeta siempre a la voluntad de Dios, no a tu capricho. Esto hasta la misma oración del Padre Nuestro lo enseña (Mt. 6:10).

Cuéntame en los comentarios: ¿qué te parecieron estos 7 pasos para aprender a orar? ¿Cuál es la forma en la que oras? ¿Qué otro paso más podrías añadir a este proceso?

Deja Tu Comentario Aquí

Artículo Anterior Artículo Siguiente