6 Consejos bíblicos para escoger pareja

Temas cristianos sobre noviazgo cristiano
El noviazgo cristiano es aquella etapa en donde una pareja aguarda para el matrimonio.

Hasta aquí, esta pareja ya tomó el tiempo necesario para conocerse y decidir si casarse o no.

Pero en muchas ocasiones, antes o durante el noviazgo cristiano, las parejas olvidan ciertos aspectos importantes a tener en cuenta.

Y luego, cuando ya viven en matrimonio, comienzan los pleitos y arrepentimientos.

Sin embargo, ahora que estás soltero (o de novio), debes empezar por analizar esos aspectos importantes para tu futuro.

Por tal motivo, he escrito estos 6 consejos cristianos (aspectos) que te ayudarán a escoger una pareja.

Leelos con mucha atención y ponlos en práctica. Te servirán mucho como a mí antes de casarme.

¿Estás listo? Empecemos.

1. Que sea una persona fiel

La fidelidad es una de las cosas más escasas que existe en nuestros días.

Pues son pocos los que cuidan su corazón y amor para una sola persona.

En lugar de eso, viven en relaciones en donde comparten "amor" con varias personas a la vez.

Algunos los mantienen a escondidas, y otros, son capaces de aceptar esta pluralidad de pareja.

Y aunque el infiel cree que nunca será descubierto, siempre termina todo saliendo a la luz (Mt. 10:26).

A causa de la infidelidad, hay mujeres y hombres con el corazón herido, y con pocas esperanzas de volver a amar.

Incluso, hay mujeres que se inclinaron por el lesbianismo después de una infidelidad de un hombre.

Lamentablemente, la infidelidad de parejas también existe dentro del mundo evangélico.

Podrías llegar a estar con una persona que se ve muy cristiano por fuera (Mt. 23:28), pero tiene características de ser infiel.

Lo difícil es que siendo solteros no se pueden observar las características de infidelidad de una persona.

Sin embargo, como hija o hijo de Dios, tienes la ayuda de la oración para estos fines.

Además, debes apoyarte en las cosas que opinan otras personas sobre él o ella (tu pastor o líderes).

Nunca intentes apoyarte en tu propia prudencia (Pr. 3:5) ni hagas a un lado a Dios.

Además, tener en cuenta los otros 5 consejos de esta lista, te dará una gran ayuda.



2. Que tenga dominio propio

El dominio propio no es una acción que se genera por tu propia voluntad, sino con la ayuda de Dios.

No es reprimirte a ti mismo hasta lo que puedas soportar, sino entregarle a Dios todo el control.

Por tal razón, el dominio propio es una causa del temor a Dios y un anhelo de vida eterna.

Así lo dice Proverbios 3:5-7:
Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal.

En pocas palabras, una persona con dominio propio es una persona temerosa de Dios. (Ga. 5:24)

Esta, es una característica importante que debes observar al momento de escoger una pareja. (Ga. 5:16-17)

Porque a veces tendemos a aparentar dominio propio solo para caerle bien a alguien.


Sin embargo, si un cristiano rechaza, por ejemplo, ir a una fiesta, por temor a Dios, entonces ese cristiano tiene verdadero dominio propio.

Es más, puede que un joven o señorita rechacen una relación, no por apariencias, sino por temor a Dios (dominio propio).

Así que al elegir una pareja, fíjate bien que sepa tener dominio propio.

Dominio propio en:
  • Sus emociones y sentimientos.
  • Sus adicciones.
  • Su lengua y estados de ánimo.
  • El cuidado de su cuerpo.
  • En su entretenimiento y pasatiempos.
  • Sus gastos e inversión.
  • Honor y pureza sobre el sexo.
  • El uso de internet y redes sociales.

No vaya a ser que te enteres que fácilmente lo persuaden sus amigos para ir a beber.

3. Que tenga buena reputación

Cómo ya sabrás, la reputación es la buena o mala opinión que tienen los demás de cierta persona o cosa.

Es lo que, en algunas ocasiones, nos ayuda a decidir si algo o alguien es de confianza.

Aunque también existe la mala reputación que se le da a una persona o cosa, basado en mentiras e inventos.

Esto, dentro de la iglesia, debe ser una característica que te ayude a elegir a una pareja.

Porque hay muchos jóvenes y señoritas con la reputación por los suelos.

Pueden estar "sirviendo" en algún ministerio, pero tienen fama de picaflor, de mundana, de fiestero, de borrachas, etc.

Reputación que debe ayudarte a saber con qué tipo de personas iniciar una relación.

No va a ser agradable que estés con fulanita, y los rumores digan que la ven los fines de semana en las discotecas.

Si bien es cierto, a veces la mala reputación es falsa. Debes ser muy cuidadosa para ir descubriendo la verdad.

Por eso es importante que cuentes con la ayuda del Espíritu Santo, de tu pastor o líderes.


4. Que tenga compasión por los demás

La compasión por los demás, es una característica resaltante en un verdadero hijo de Dios.

Ese tipo de compasión que le lleva a sentir el pecado y sufrimiento ajeno, como si fuera el suyo.

Lamentablemente en nuestros días, el amor hacia otros se ha apagado debido a la multiplicación de la maldad (Mt. 24:12).

Y son pocos los cristianos que extienden la mano al necesitado de pan y de salvación (Mt. 25:35).


Por lo tanto, debes tener muy en cuenta esta característica si quieres conseguir un hombre o mujer de Dios.

Ya que una persona compasiva, es una persona con sentimientos nobles y el más puro amor.

Observa lo siguiente en esa persona:
  • ¿Le gustan los niños y siente dolor por su sufrimiento?
  • ¿Busca ayudar con ropa o comida a los indigentes?
  • ¿Se preocupa por las almas perdidas?
  • ¿Deja de comer para darle a aquel que le está pidiendo?
  • ¿Algunas veces visita hospitales, centros de rehabilitación o cárceles?
  • ¿Cómo trata a sus padres y/o abuelos?

Y bueno, las obras no hacen salvo a nadie. Pero la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma (Stg. 2:17).

Nada tengo que ofrecer a mis lectores, pues, sino mi convicción de que, cuando llega el momento de sufrir el dolor, ayuda más un poco de valor que un conocimiento abundante; algo de compasión humana más que un gran valor; y la más leve tintura de amor de Dios más que ninguna otra cosa.
— C.S. Lewis

No olvides esta característica. Personalmente me ayudó a decidir casarme con la que ahora es mi esposa.


5. Que no sea violento

Por lo general, una persona violenta inicia siendo celoso y posesivo.

Siempre disfraza sus escenas de celos con amor y cuidados.

Sin embargo, esto es una sutil estrategia para mantener controlada a su pareja.

Por otro lado, la persona que es víctima de violencia, tiende a adoptar una posición de sumisión y "sanadora".

Siempre justifica los actos violentos con la esperanza de que el agresor pronto cambiará.

Pero eso jamás llegará a suceder.

El violento se vuelve cada vez más violento, y la persona violentada cada vez más sumisa.

Jehová prueba al justo; pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.
(Salmos 11:5)

Todo esto también se replica dentro del mundo evangélico.

Por lo general, un cristiano con estos rasgos es más sutil en su accionar.

Pero poco a poco va dando a notar las intenciones ocultas.

La violencia es el último refugio del incompetente.
— Isaac Asimov

Así que tienes que ser muy cuidadoso o cuidadosa en este aspecto.

La más mínima muestra de violencia debe hacer que te alejes de esa relación.

No estés creyendo que Dios o tú lo irán cambiando poco a poco.

Si esa mujer u hombre no buscan en Dios un cambio siendo solteros, jamás lo harán estando casados.


6. Que sepa someterse a la voluntad de Dios

Someterse a la voluntad de Dios, es algo que muy pocas veces solemos hacer los cristianos.

Anhelamos que Dios camine a nuestro lado, pero no deseamos caminar por donde Él camina.

Pedimos que Él guíe nuestro destino, pero cuando quiere cambiar los planes, simplemente pasamos de largo.

Al final, cuando las cosas salen mal, tendemos a reclamar a Dios por lo sucedido.

Claro, porque el camino por donde Dios nos lleva, muchas veces no es como pensamos. (Is. 55:9)

Pero los caminos que nos parecen derechos, al final son caminos de muerte (Pr. 16:25).

Es por esta razón que la persona a quien quieras abrirle tu corazón, debe ser alguien que le guste someterse a la voluntad de Dios.

No caminar sus propios caminos ni seguir su propia prudencia.

Porque si esa persona vive lejos de la voluntad de Dios, tomará decisiones que te lastimarán y destruirán un futuro matrimonio.

Así que, si eres alguien que ama vivir en la voluntad de Dios, no vayas a unirte a alguien que no lo hace.

Ese yugo desigual, aún en lo Espiritual, podría arrastrarte a una vida distante de Dios. (2 Co. 6:14)


En Conclusión

Elegir una pareja debe ser la cosa más seria que hagas en tu vida.

Porque no es cosa de estar probando con quién sí o con quien no.

Si deseas estar en una relación con alguien, es porque has asumido que ya estás listo o lista para el matrimonio.

De ser así, por favor ten en cuenta estos consejos, y librarás tu vida de amarguras y arrepentimiento.

No olvides cada consejo en este artículo. Acompáñate de la oración y de la sabiduría de tus padres, pastores o líderes.

Y si crees que hay otro consejo que debería estar en esta publicación, por favor házmelo saber abajo en los comentarios.

Comparte este artículo, para que otros sean bendecidos así como tú los has sido.

2 Comentarios

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente