27 Versículos bíblicos llenos de sabiduría que te impactarán

versiculos-biblicos-de-sabiduria
Esta lista con versículos bíblicos de Eclesiastés ha sido creada con la intensión de que conozcas la sabiduría que compartió el rey Salomón, hijo de David, al experimentar toda clase de lujos en su vida y que al final llamó vanidad de vanidades.

El libro de Eclesiastés es un libro de perspectiva. La narrativa de “el Predicador”, o “el Maestro,” revela la depresión que inevitablemente resulta de buscar la felicidad en las cosas del mundo.

Este libro da la oportunidad a los cristianos de ver al mundo a través de los ojos de una persona que, aunque muy sabia, está tratando de encontrar el sentido de la vida en las cosas humanas y temporales.

La mayor parte de los placeres mundanos son explorados por el Predicador, y ninguno le proporciona un sentido significativo a la vida.

Al final, el Predicador llega a aceptar que la fe en Dios es la única manera de encontrar el significado personal.

Él decide aceptar el hecho de que la vida es breve y en última instancia, inútil sin Dios. El Predicador aconseja al lector enfocarse en un Dios eterno, en vez de en el placer temporal.

Así que te invito a disfrutar de esta maravillosa lista de 27 versículos de la Biblia del libro de Eclesiastés en los que encontrarás sabiduría.

¿Quieres disfrutarlos? Empecemos.

#1.
Lo torcido no se puede enderezar, y lo incompleto no puede contarse. (Ec. 1:15)

#2.
El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas. (Ec. 2:14)

#3.
Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; mas al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción de espíritu. (Ec. 2:26)

#4.
Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. (Ec. 3:11)

#5.
Y dije yo en mi corazón: Al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay un tiempo para todo lo que se quiere y para todo lo que se hace. (Ec. 3:17)

#6.
Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero !!ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. (Ec. 4:9-10)

#7.
Mejor es el muchacho pobre y sabio, que el rey viejo y necio que no admite consejos. (Ec. 4:13)

#8.
No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras. (Ec. 5:2)


#9.
Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque Él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. (Ec. 5:4)

#10.
Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho, coma poco; pero al rico no le deja dormir la abundancia. (Ec. 5:12)

#11.
Ciertamente las muchas palabras multiplican la vanidad. ¿Qué más tiene el hombre? (Ec. 6:11)

#12.
No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios. (Ec. 7:9)

#13.
Todo esto he visto en los días de mi vanidad. Justo hay que perece por su justicia, y hay impío que por su maldad alarga sus días. (Ec. 7:15)

#14.
Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga el bien y nunca peque. Tampoco apliques tu corazón a todas las cosas que se hablan, para que no oigas a tu siervo cuando dice mal de ti; porque tu corazón sabe que tú también dijiste mal de otros muchas veces. (Ec. 7:20-22)

#15.
He aquí, solamente esto he hallado: que Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones. (Ec. 7:29)

#16.
Por cuanto no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos dispuesto para hacer el mal. (Ec. 8:11)

#17.
Aún hay esperanza para todo aquel que está entre los vivos; porque mejor es perro vivo que león muerto. (Ec. 9:4)

#18.
Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol. (Ec. 9:9)

#19.
Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría. (Ec. 9:10)

#20.
Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos. (Ec. 9:11)

#21.
Si el espíritu del príncipe se exaltare contra ti, no pierdas la calma; porque la mansedumbre hará cesar grandes ofensas. (Ec. 10:4)

#22.
Vi siervos a caballo, y príncipes que andaban como siervos sobre la tierra. (Ec. 10:7)

#23.
Por la pereza se cae la techumbre, y por la flojedad de las manos se llueve la casa. (Ec. 10:18)

#24.
Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios. (Ec. 11:9)

#25.
Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento. (Ec. 12:1)

#26.
Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad. (Ec. 12:8)

#27.
El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. (Ec. 12:13)

Por Último.

Descubrir las cosas maravillosas que Dios tiene para nuestra vida está solo en el abrir de una Biblia.

Y puedes, además de esto, alcanzar a conocer el propósito que Dios tiene para ti en cada una de las líneas escritas en la Palabra de Dios.

Disfrutar la Biblia todos los días es gratis. Haz uso de ella.

¿Qué versículo bíblico de Eclesiastés en esta lista te ha gustado? ¿Conoces algún otro versículo bíblico de Eclesiastés que debería incluir en esta lista? Házmelo saber en los comentarios.

1 Comentarios

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente