40 Frases cristianas de Martín Lutero que te confrontarán

Frases cristianas de Martín Lutero
Este 31 de octubre, como todos los años, el mundo celebra Halloween. Una fiesta pagana en donde rinden culto a todo menos a Dios.

Pero muy aparte de esta mundana celebración de Halloween, el mundo evangélico celebra la reforma protestante.

Un movimiento que dio inicio a la protesta contra las políticas y costumbres de la iglesia católica.

Esta reforma (movimiento) protestante tiene como principal símbolo a Martín Lutero.

Un monje alemán que se opuso al sistema de la iglesia católica del siglo XVI.

Las 95 tesis clavadas, en la puerta de la iglesia de Wittenberg, abrieron paso a una reforma completa de la iglesia y la sociedad.

Trayendo, además, un recuerdo de las verdades básicas que se habían olvidado en aquel tiempo: Sola Scriptura, Sola Fide, Sola Gratia, Solus Christus y Soli Deo Gloria.

Pero en este artículo no hablaré de la vida y obra de Martín Lutero.

Sino que voy a compartirte 40 frases que todo cristiano debe atesorar en su corazón.

¿Quieres saber de qué se trata? Entonces descúbrelas a continuación.

1).
Existen tres cosas que nos enseñan a conocer a Dios: la Biblia, la oración y el dolor.

2).
Nuestro trabajo es llevar el evangelio a los oídos, y Dios lo llevará de los oídos hasta el corazón.

3).
Usted no es solamente responsable de lo que dice, sino también de lo que no dice.

4).
Me retracto. Antes decía que el papa era el vicario de Cristo; ahora digo que es el adversario de Cristo y el apóstol del diablo.

5).
La esposa debe lograr que su marido se alegre de llegar a su casa, y él debe lograr que ella se lamente al verlo salir.

6).
La fe no puede ser heredada o adquirida al ser bautizado en una iglesia. La fe es un asunto entre el individuo y Dios.

7).
La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos.

8).
Ruego por que dejen mi nombre en paz. No se llamen a sí mismos 'luteranos', sino Cristianos. ¿Quién es Lutero?, mi doctrina no es mía. Yo no he sido crucificado por nadie. ¿Cómo podría, pues, beneficiarme a mí, una bolsa miserable de polvo y cenizas, dar mi nombre a los hijos de Cristo? Dejen, mis queridos amigos, de aferrarse a estos nombres de partidos y distinciones; fuera a todos ellos, y dejen que nos llamemos a nosotros mismos solamente cristianos, según aquel de quien nuestra doctrina viene.

9).
Dios no necesita tus buenas obras; pero tu vecino sí.

10).
Cuando la batalla se recrudece, se prueba la lealtad del soldado.

11).
Señor Jesús, tú eres mi justicia como yo soy tu pecado. Has tomado sobre ti todo lo que soy, y me has dado y cubierto con todo lo que tú eres. Tomaste sobre ti lo que tú no eres, y me diste lo que yo no soy.

12).
Temo más a lo que está dentro de mí que lo que viene de afuera.

13).
Aunque el final del mundo sea mañana, hoy plantaré manzanos en mi huerto.

14).
No hay una relación, comunión o compañía más amorosa, encantadora y amistosa, que un buen matrimonio.

15).
Si algún hombre atribuye una parte de la salvación, aunque sea lo más mínimo, al libre albedrío del hombre, no sabe absolutamente nada acerca de la gracia, y no tiene el debido conocimiento de Jesucristo.

16).
Muchos han creído que la fe cristiana es una cosa sencilla y fácil, y hasta han llegado a contarla entre las virtudes. Esto es porque no lo han experimentado de veras, ni han probado la gran fuerza que hay en la fe.

17).
Yo predico como si Cristo fuese crucificado ayer, resucitó hoy y fuese a volver mañana.

18).
No oponerse al error, es aprobarlo. No defender la verdad, es negarla.

19).
Cuando no oro un día, Dios lo sabe. Cuando no oro dos días, el diablo lo sabe. Cuando no oro tres días, la gente lo empieza a notar.

20).
El verdadero tesoro de la iglesia es el evangelio, la gracia y la gloria de Dios.

21).
La oración no es para cambiar los planes de Dios; es para confiar y descansar en su sana voluntad.

22).
Me miré a mí mismo y vi imposible salvarme. Miré a Jesús y vi imposible perderme.

23).
Dios nunca le otorgó a nadie la gracia y la vida eterna como una recompensa por el mérito. Aquellos que buscan la gracia de Dios por sus propios méritos, están tratando de agradar a Dios con sus pecados.

24).
Que el mundo, pero no Dios, se sienta ofendido conmigo.

25).
Paz, si es posible, pero la verdad, a cualquier precio.

26).
El cristiano no vive en sí mismo, sino en Cristo y en los demás. De lo contrario no será cristiano.

27).
Nunca entendí el significado de la Palabra de Dios hasta que pasé por la aflicción.

28).
La oración es el sudor del alma.

29).
A menudo me impulsaba a orar por la abrumadora convicción de que este era el único lugar al que podía ir.

30).
Un calabozo con Cristo, es un trono; y un trono sin Cristo, es el infierno.

31).
Cualquier enseñanza que no se ajuste a la Escrituras debe ser rechazada, incluso si llueve milagros todos los días.

32).
Quienquiera estime su doctrina, fe, y confesión como recta y verdadera, no puede permanecer en el mismo establo con el error o adherir a la falsa doctrina.

33).
Un maestro que permanece mudo cuando se enseña el error, y no obstante pretende ser un maestro de la verdad, es peor que un fanático descarado y con su hipocresía hace más daño que un hereje. Estos no quieren ofender a nadie, o decir una palabra en favor de Cristo, o combatir al diablo y al mundo.

34).
Sin las mujeres...el hogar, las ciudades, la vida económica y el gobierno, prácticamente desaparecerían. Los hombres no pueden prescindir de las mujeres. Incluso si fuera posible para los hombres engendrar y tener hijos, todavía no podrían prescindir de las mujeres.

35).
Tengo tanto que hacer que pasaré las primeras tres horas en oración.

36).
¡Que un Dios misericordioso me proteja de una iglesia cristiana en la que todos son santos! Quiero estar y permanecer en la iglesia y pequeño rebaño de pusilánimes, débiles y enfermos, que sienten y reconocen la miseria de sus pecados, que suspiran y claman incesantemente a Dios pidiendo consuelo y ayuda, y que creen en el perdón de pecados.

37).
Nuestras buenas obras no generan justicia, más bien, nuestra justicia en Cristo genera buenas obras.

38).
Reunirse con el pueblo de Dios en adoración unida al Padre es tan necesario para la vida cristiana como la oración.

39).
Junto a la Palabra de Dios, el noble arte de la música es el mayor tesoro del mundo.

40).
El poder sin amor es imprudente y abusivo, y el amor sin poder nos hace sentimentales y anémicos.

Finalmente
Esta colección de frases de Martín Lutero, son una excusa para motivar a los creyentes a una vida apasionada en Dios.

No intento idolatrar a este líder de la reforma protestante. No fue el único.

Sino que a través de sus palabras puedas encontrar motivación para vivir una vida cristiana que revolucione tu mundo.

Claro que esto solo sería posible no olvidando que debes vivir siempre por la Sola Scriptura, Sola Fide, Sola Gratia, Solus Christus y Soli Deo Gloria.

Y hasta aquí hemos llegado al final de este artículo. Espero haya sido de mucha bendición para tu vida.

No te vayas sin antes escribirme en los comentarios cuál es tu frase favorita. Y además, no olvides compartir este artículo en tus redes sociales.

Dios te guarde.🙏🏻
¡Vuelve pronto!🤗

2 Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderBorrar
  2. Me encanta el blog y me gustaría que opinaras acerca del mio, te dejo el link:
    https://www.frasesbonitasdeamorydelavida.net/?m=1
    Un saludo.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente