9 Oraciones que deberías hacer por tus hijos

Cómo orar por tus hijos
La oración es la comunicación que tiene nuestra alma con nuestro buen Dios.

Es el medio por el cual expresamos nuestros deseos y necesidades al Todopoderoso.

Y para esta ocasión, la oración es la forma por la que los padres podemos interceder por nuestros hijos.

Pero si tienes problemas por no saber que deberías pedir a Dios por tu hijo e hija.

En este artículo voy a compartirte 9 oraciones que deberías hacer por tus hijos.

Y estoy seguro que serán una gran ayuda y bendición para tu vida.

Así que vamos a ello.

1. Ora por su salvación


Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Jn. 3:5

Nuestros hijos pueden crecer creyendo que el hecho de criarse en una familia cristiana los hace salvos.

Incluso, hay padres creyendo que Proverbios 22:6 se tiene que cumplir si o si en sus hijos.

Sin embargo, cuando tu hijo sea mayor de edad, puede tomar decisiones que te hagan creer que la Biblia miente.

Por eso, la verdad es que cada individuo necesita buscar su salvación, incluso tus hijos.

Aunque hayan nacido en el seno de una familia cristiana.

Esto no hace inútil a la crianza bíblica que les hayas dado. Sin embargo, tus hijos necesitan comprender su necesidad de un Salvador.

Bueno y recto es Jehová; por tanto, Él enseñará a los pecadores el camino. Sal. 25:8

Así que el trabajo que tienes como madre o padre, no solo es predicar a Cristo, si no también orar por su salvación.

Pide al Espíritu Santo que atraiga la vida de tu hija o hijo hacia el arrepentimiento.

Y que puedas, mediante la Biblia, enseñarles el camino de una vida eterna en Cristo Jesús.

2. Ora por su carácter


Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Ga. 2:20

Muchos suelen confundir el carácter con el temperamento.

Lo primero, es la manera en la que una persona reacciona frente a una situación o estímulo.

Es decir, qué tan fuertes son los sentimientos y emociones de tu hijo para enfrentar diversas situaciones.

En cambio, lo segundo, es la manifestación hereditaria de la conducta de un individuo. Esto tiene que ver con el funcionamiento del sistema nervioso y endocrino.

En otras palabras, el carácter es lo que aprendes para enfrentar la vida, mientras que el temperamento, es la forma en que reaccionas a las situaciones que te presenta la vida.

Por eso, tu trabajo es enseñar a tus hijos el carácter con el que deben afrontar la frustración, el estrés, la depresión, la soledad, etc.

Si no lo haces, la sociedad y su cultura se van a encargar de formar su carácter.

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. Ef. 6:4

Para ello, parte de tu trabajo debe ser dedicado a orar por el carácter de tus hijos y el tuyo.

¿Te imaginas decirle a tu hijo que aprenda a ser prudente cuando tú eres lo contrario?

Entonces ora por tu carácter y aprende a dominarlo (2 Tim. 1:7). Y enseguida, ora por un carácter maduro en tus hijos.

Y claro, nada más maravilloso que el carácter de Cristo sea formado en tu hija o hijo.


3. Ora por compasión


El ojo misericordioso será bendito, porque dio de su pan al indigente. Pr. 22:9

Imagina que vas por la calle con tu hijo, quien tiene un pastel en la mano, y de pronto observan a un hombre descalzo y hambriento.

El hombre extiende la mano para pedirles una moneda y podría suceder una de las siguientes escenas:

  1. Tu hijo mira con repudio al hombre y pasa de largo como huyendo de una bestia salvaje.
  2. Tu hijo se detiene, mira con ojos de amor al hombre, le regala su pastel y le dice: "Dios te ama".

¿Cuál de estas dos reacciones esperas que sea la de tu hijo?

Desde luego que la número dos. ¿No es así?

Pues para lograr eso tienes un gran trabajo como padre o madre.

Tu ejemplo de compasión permitirá que tu hijo sea compasivo también.

Recuerda que ellos replican todas las acciones que ven en sus padres.

Así que empieza por desarrollar en ti un corazón compasivo. Un corazón que sea semejante a Cristo.

Y para esto tienes que leer la Biblia y orar.

Esas son las herramientas que te permitirán desarrollar compasión.

Luego, ora por un corazón compasivo en tu hijo. Que aprenda a ver a su prójimo con ojos de amor.

Que además, el Espíritu Santo le enseñe a ser desprendido para compartir con los menos favorecidos.

4. Ora por sus amigos


El que anda con sabios, sabio será; más el que se junta con necios será quebrantado. Pr. 13:20

Todo individuo crecerá rodeado de amigos en todas las etapas de su vida.

Amigos que pueden ser buenos o malos. Que le ayuden a crecer o le destruyan.

Porque de todos los errores que cometa tu hijo, el elegir malos amigos será uno de esos errores.

Sin embargo, tú debes enseñarle a ser prudente con su elección de amistad.

Y la mejor forma de enseñarle será demostrando que tienes buenos amigos.

Además, es muy necesario que ores por las amistades de tu hija o hijo.

Pide que Dios le haga sabio al momento de elegir sus amigos, y que no se deje seducir por las malas acciones de falsos amigos.

5. Ora por gozo y paz


La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. Jn. 14:27

En un mundo tan superficial como el nuestro, es difícil que tus hijos encuentren verdadera paz y gozo.

Tristemente, esta es la realidad de las nuevas generaciones.

Buscan paz y gozo en las adicciones, en las personas, en la fama y el dinero.

Sin embargo, mientras más creen encontrar paz y gozo, más se sumergen en lugares pantanosos.

Lamentablemente esta realidad también afecta a los hijos de padres cristianos.

Muchos de los cuales crecen con la ilusión de convertirse en famosos cantantes o predicadores, youtubers reconocidos o tiktokers cristianos.

Y otros cuyo gozo y paz se centra en encontrar a la "pareja que Dios tiene para sus vidas".

Sin embargo, aunque llegasen a lograr todo lo que anhelan, nada de esto podría darles verdadero gozo y paz.

Si no es mediante Jesucristo, nada en el mundo podría llenar el corazón de tus hijos.

Entonces, tienes la gran labor de orar para que tus hijos no anhelen gozo y paz en lo superficial del mundo.

Y que la Palabra de Dios los ilumine en medio de tanta oscuridad asoladora.

6. Ora por su pureza


Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor. 2 Tim. 2:22

Para nadie es una novedad que las cosas en el mundo han cambiado. Ya nada es como era hace 20 años.

Esos años en donde vivíamos con respeto, decencia y pudor, han terminado.

Las nuevas generaciones han transformado muchas cosas para bien, pero han afectado otras muchas para mal.

Ejemplo de esto es la falta de pureza en grandes y chicos.

Y es fácil darse cuenta de la falta de pureza en nuestra sociedad. Basta con escuchar la radio, ver la televisión o leer los diarios.

¡Hasta las palabras de la gente tienen falta de pureza!

A consecuencia de esto, tenemos jóvenes luchando con deseos sexuales pecaminosos, y enfrentándose a modas que los quieren ver más desnudos cada día.

Lo que tú no enseñas a tus hijos en casa, el mundo se los va a enseñar de la peor manera.
Max Damián

Por tal razón, los padres cristianos debemos estar en constante oración por nuestros hijos.

El sistema (mundo) quiere llenar la mente de nuestros hijos con su basura.

¡No te duermas!

Levántate en oración rogando a Dios que proteja el corazón y la mente de tus hijos.

Que el diablo no envenene sus vidas con las herramientas que tiene a su disposición.

Y que te llene de sabiduría y madurez para responder a todas las preguntas que tus hijos te hagan.

Recuerda, lo que tú no enseñas a tus hijos en casa, el mundo se los va a enseñar de la peor manera.


7. Ora por su salud


Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. 3 Jn. 1:2

Por esos días la pandemia es un tema popular en cuanto a salud.

Este problema ha desatado una gran verdad con respecto a la atención de la salud a nivel mundial.

Pero no solo es el covid. También nos enfrentamos a problemas de salud mental y emocional.

Y es muy alarmante los índices que revelan el porcentaje de población mundial padeciendo algún tipo de afectación a su salud.

Entonces, como padres, es nuestra responsabilidad orar por la salud física y mental de nuestros hijos.

Pero cuidado.

Esto no se trata de andar haciendo rituales antibiblicos ("yo arrebato" o "yo declaro") con la intención de que nada le pase a tus hijos.

Solo aférrate a la divina voluntad de Dios y Él hará misericordia según sus designios.

8. Ora por su futuro


El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos. Pr. 16:9

El miedo más grande que tenemos los padres es en relación al futuro de nuestros hijos.

Por tal razón, procuramos tener buena economía para que ellos crezcan sin problemas.

Incluso hacemos el gran esfuerzo de que estudien en buenas escuelas y universidades.

Todo con la intención de que tengan un gran futuro.

Sin embargo, no siempre pasa que una buena economía o una buena universidad proveen un gran futuro para nuestros hijos.

No puedes esperar que tus hijos tengan un buen futuro si solo te centras en mantener lleno sus bolsillos.
Max Damian

Porque hay jóvenes con grandes títulos universitarios luchando con fuertes adicciones.

Y otros, con lujosos ferraris, llevando vidas llenas de depresión y soledad.

¿Pero es malo tener abundancia económica? Claro que no.

Pero no puedes esperar que tus hijos tengan un buen futuro si solo te centras en mantener lleno sus bolsillos.

Así que suma la oración a todo el esfuerzo que haces por tus hijos.

Ruega al señor que tus hijos crezcan con un corazón apasionado por Dios.

Y pide sabiduría para instruirlos bajo los fundamentos de la Palabra de Dios.

Eso les dará un excelente futuro terrenal y un maravilloso futuro eterno.

9. Ora por su futuro matrimonio


El que halla esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová. Pr. 18:22

Sé que como padres es difícil imaginar que nuestros hijos se vayan a casar algún día.

Los queremos solo para nosotros toda la vida.

No queremos compartir su cariño con nadie.

Pero la verdad es que queriendo o no queriendo, nuestros hijos van a llegar al matrimonio.

Así que no importa si tienen aún 5 años; es tu responsabilidad orar por su futuro matrimonio.

Y no lo digo porque vayan a casarse a los 10 años.

Sino porque antes de formar un matrimonio, ellos deben aprender lo que es vivir en uno.

Entonces que mejor ejemplo que los padres para enseñarle la vida de matrimonio a sus hijos.

Por lo tanto, tienes la tarea de orar para que Dios te permita ser ejemplo de buen esposo o esposa.

Y rogar para que tus hijos sean buenos futuros esposos o esposas.

Además, ora para que cuando sea el momento, Dios les permita conocer una persona conforme al corazón de Cristo.

Por Último


Mi principal anhelo con este artículo es que los padres rodeen a sus hijos con oración y ruego.

Ya que hemos sido encomendados orar los unos por los otros (Stg. 5:16), oremos también por ellos.

Pues la oración puede hacer mucho más en nuestros hijos que un millar de consejos.

Así que no te quedes mirando como el mundo destruye la vida de tu hija o hijo.

Dobla tus rodillas y entrega su vida a Dios. Ese es el mejor lugar de donde el diablo no podrá sacarlos jamás.

Y así es como hemos llegado al final de este artículo. Espero que haya sido de mucha bendición para ti.

No te vayas sin dejarme tu opinión abajo en los comentarios, y sin compartir este artículo en tus redes sociales.

Dios te guarde.🙏🏻
¡Vuelve pronto!🤓

2 Comentarios

  1. Bendiciones Hno Max,excelente estudio ya que todo esta basado en la Biblia, bendita palabra de Dios y con sus respectivas citas bíblicas,Dios le siga dando la sabiduría y gracia a través del Espíritu Santo 🙏 ,muchas bendiciones!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gloria a Dios por tu comentario y por haber leído este artículo. Espero verte más seguido por aqupi. Dios te guarde. ¡Vuelve pronto!

      Borrar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente