¿Cuáles son los milagros de Jesús que registra la Biblia?

¿Cuáles son los milagros de Jesús?
Los milagros de Jesús tuvieron un propósito específico: glorificar a Dios y mostrar que Él era lo que decía ser, el Hijo de Dios.

Nunca los hizo con la intención de generar polémica o hacer shows. Tal como sucede muchas veces en nuestros días.

Estos milagros están registrados a lo largo de los 4 evangelios. Pero no son todos (Jn. 20:30), porque si se escribiera de cada cosa que hizo Jesús, no serían suficientes los libros del mundo (Jn. 21:25).

Además, te darás cuenta que los evangelios con frecuencia registran los mismos milagros, pero con ligeras diferencias.

Sin embargo, hay milagros que parecieran ser distintos, o el mismo, pero visto desde otro ángulo.

A continuación enumeré los milagros de Jesús clasificados en 8 categorías, cada uno con su respectiva referencia bíblica.

Y estoy seguro que será una gran herramienta en tu conocimiento de la Palabra de Dios.

¿Empezamos? Vamos allá.

1. Milagros de liberación de demonios

a). El endemoniado gadareno

Jesús había llegado a la región de los gadarenos y salió a su encuentro un endemoniado que vivía en las tumbas.

Este hombre era tan violento que nadie quería cruzarse en su camino. Entonces los demonios hablaron con Jesús y le pidieron que los enviase a un grupo de cerdos. Y así sucedió. Mt. 8:28-34; Mr. 5:1-13; Lc. 8:26-33

b). Endemoniado mudo

Jesús había sanado ya a la hija de Jairo y a la mujer del flujo de sangre, entonces le trajeron un endemoniado mudo. Así que el Señor obró un milagro y el hombre habló.

Después de esto la gente de Israel se maravillaba por lo sucedido, pero los fariseos decían: "Por el príncipe de los demonios echa fuera demonios". Mt. 9:32-34; Lc. 11:14-23

c). Endemoniado ciego y mudo

Le trajeron a Jesús un endemoniado que también era ciego y mudo. Entonces el Señor obró un milagro y este hombre comenzó a ver y a hablar.

Pero esto desató la furia de los fariseos quienes dijeron que Jesús sanaba con poder de Beelzebú. Mt. 12:22-31

d). La hija de la mujer cananea

Milagro que ocurrió en la región de Tiro y de Sidón, tras la súplica y ruego de la madre de la víctima. Mt. 15:21-28; Mr. 7:24-30

e). El muchacho del espíritu mudo y sordo

Los discípulos no pudieron curar al niño, entonces su padre lo trajo hasta Jesús. Mt. 17:14-21; Mr. 9:14-29; Lc. 9:37-43

f). En la sinagoga de Cafarnaún

Un hombre que estaba en la sinagoga gritó pidiendo que Jesús los dejara en paz. Mr. 1:21-28; Lc. 4:31-37


2. Milagros sobre paralíticos

a). El siervo del centurión de Cafarnaún

Fue curado a distancia por petición del centurión. Jesús quedó maravillado de la fe de este hombre. Mt. 8:5-13; Lc. 7:1-10

b). El paralítico de Cafarnaún

Este hombre fue sanado gracias a la fe de sus amigos. Además, Jesús le perdonó sus pecados, y los fariseos le llamaron blasfemo. Mt. 9:1-8; Mr. 2:1-12; Lc. 5:17-56

c). El hombre de la mano seca

Al igual que el paralítico, este hombre fue sanado el día sábado, y a causa de este milagro los fariseos comenzaron a planear destruir a Jesús. Mt. 12:9-14; Mr. 3:1-6; Lc. 6:6-11

d). La mujer encorvada

Esta mujer también fue sanada el día sábado, y también provocó las críticas de los fariseos. Lc. 13:10-17

e). El paralitico de Betesda

Este hombre también fue sanado el sábado. Llevaba ya 38 años enfermo y esperaba ingresar al tanque de Betesda, en donde descendía de tiempo en tiempo un ángel. Jn. 5:1-18

3. Milagros sobre ciegos

a). Dos ciegos de Cafarnaún

Estos hombres se acercaron a Jesús pidiendo misericordia, y a causa de su fe recibieron su milagro. Después de esto Jesús les dijo que no lo divulgaran, pero ellos no hicieron caso. Mt. 9:27-31

b). El ciego bartimeo

Este hombre de Jericó era mendigo, y al escuchar que pasaba Jesús, dio voces diciendo: ¡¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!! Mt. 20:29-34; Mr. 10:46-52; Lc. 18:35-43

c). El ciego de Betsaida

Jesús sacó a este hombre fuera de la ciudad, le escupió directamente a los ojos y le puso las manos en dos ocasiones. Después de eso el ciego vió claramente. Mr. 8:22-26

d). El ciego de nacimiento

Jesús sanó a este hombre haciendo lodo con tierra y su propia saliva. Después de esto le envió a lavarse al tanque de Siloé. Jn. 9:1-12

4. Milagros sobre leprosos

a). El leproso de Galilea

Este hombre se humilló ante el Señor y pidió un milagro, pero esperó la voluntad del Mesías. Mt. 8:1-4; Mr. 1:40-45; Lc. 5:12-16

b). Los diez leprosos

Jesús iba de camino a Jerusalén y le aparecieron diez leprosos. Suplicaron misericordia y por la palabra del Señor fueron sanados.

Lo curioso es que el milagro sucedió mientras ellos iban al templo, y solo uno de ellos volvió a Jesús para darle las gracias por el milagro. Lc. 17:11-19


5. Milagros varios

a). La fiebre de la suegra de Pedro

Jesús la sanó tomándola de la mano. Este milagro ocurrió en la misma casa de Pedro. Mt. 8:14-15; Mr. 1:29-31; Lc. 4:38-39

b). La mujer con flujo de sangre

Jesús iba de camino a la casa de Jairo, entonces una mujer con flujo de sangre tocó el borde de su manto e inmediatamente fue sanada. Mt. 9:20-22; Mr. 5:25-34; Lc. 8:41-48

c). El sordomudo de Decápolis

El Señor alejó a este hombre de la gente. Entonces metió sus dedos en las orejas del sordomudo, después, escupió sus dedos y tocó la lengua del enfermo.

Acto seguido, levantó los ojos al cielo y dijo: Efata, es decir, sé abierto. Mr. 7:31-37

d). El hombre hidrópico

Jesús fue a cenar a la casa de un líder fariseo, y había ahí un hombre con hidropesía (acumulación anormal de líquido en los brazos y piernas), entonces Jesús sanó a este hombre y comenzó a recriminar a los fariseos por lo sucedido en día de reposo. Lc. 14:1-6

e). La oreja de Malco

Había llegado Judas con los demás a arrestar a Jesús, entonces uno de los discípulos cortó la oreja de un soldado, e inmediatamente Jesús le puso la mano y fue sano. Lc. 22:50-51

f). El hijo de un oficial del Rey

Jesús había vuelto a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Entonces un oficial del Rey le rogó que sanase a su hijo que estaba a punto de morir.

Así que Jesús le dijo: "Vete, tu hijo vive". Y por causa de este milagro, el oficial del Rey creyó en Jesús junto a toda su familia. Jn. 4:46-53

6. Milagros de modo genérico

a). Recorriendo Galilea

Mt. 4:23-25; Lc. 16:17-19

b). Al ponerse el sol

Mt. 8:16-17; Mr. 1:32-34; Lc. 4:40-41

c). Junto al mar de Galilea

Mt. 25:29-31

d). En el templo de Jerusalén

Mt. 21:14-15

e). Al retirarse al mar con sus discípulos

Mr. 3:7-12

7. Milagros en la naturaleza

a). Jesús calma la tempestad

Este milagro ocurrió en el mar de Galilea. Los discípulos tuvieron miedo de morir y clamaron ayuda a Jesús, y Él les dijo: ¡Hombres de poca fe! Mt. 8:23-27; Mr. 4:35-41; Lc. 8:22-25

b). Jesús camina sobre las aguas

Los discípulos se dirigían en una barca a Cafarnaún y se asustaron al ver un "fantasma". Pero era Jesús caminando sobre las aguas. En este mismo suceso Pedro camina también sobre las aguas. Mt. 14:22-27; Mr. 6:45-52; Jn. 6:16-21

c). La primera multiplicación de panes y peces

En este suceso Jesús da de comer a una multitud de 5000 personas con tan solo 5 panes y 2 peces. Fue realizado en un monte de Galilea, localizado en el desierto cerca del lago de Tiberíades. Mt. 14:13-21; Mr. 6:30-44; Lc. 9:10-17; Jn. 6:1-14

d). La segunda multiplicación de panes y peces

Jesús siente compasión por una multitud de 4000 personas, y antes de enviarlas a su casa, les da de comer con tan solo 7 panes y unos pocos pececillos.

Después de esto los discípulos recogieron las sobras en 7 canastas. Mr. 8:1-10; Mt. 15:32-39

e). Cuando se secó la higuera

Jesús tuvo hambre y se acercó a una higuera para comer de ella, pero solo encontró hojas. Así que la maldijo y la higuera se secó. Mt. 21:18-22; Mr. 11:12-14, 20-26

f). La moneda en la boca del pez

Jesús manda a Pedro a pescar y le dice que en la boca del primer pez encontraría un estatero (moneda). Con esa moneda pagaría los impuestos. Mt. 17:24-27

g). El agua convertida en vino

Este milagro sucedió durante una boda en Caná de Galilea. Según el evangelio de Juan, esta fue la primera señal de Jesús al inicio de su ministerio. Jn. 2:1-12

8. Milagros de resurrección

a). La hija de Jairo

Esta era una niña de 12 años que fue resucitada por Jesús tras la súplica de Jairo, su padre. Mr. 5:38-43; Lc. 8:49-56

b). Lázaro

Jesús se conmovió profundamente por la muerte de Lázaro, y a pesar de tener ya 4 días de sepultado, volvió a la vida. Jn. 11:38-44

c). El hijo de la viuda de Naín

Jesús vio a una mujer viuda llorar por la muerte de su único hijo, y se compadeció. Entonces tocó el féretro y dijo: "Joven, a ti te digo, levántate". Esto provocó el miedo y la alabanza de todos en aquel lugar. Lc. 7:11-17

Finalmente

Tal como dije al inicio de este artículo, el propósito principal de los milagros de Jesús era mostrar su naturaleza divina.

Así, cuando Jesús echaba fuera demonios, mostraba Su autoridad sobre los espíritus inmundos, o cuando sanaba en sábado, mostraba Su autoridad como Señor del sábado (Mr. 2:28).

Nunca quiso llamar la atención de nadie. Prueba de ello es la multitud que vuelve a buscar a Jesús después de ser alimentada con panes y peces.

Él les dijo que lo buscaban por la comida, no por las señales que había hecho (Jn. 6:26).

Podemos deducir entonces que la importancia no es el milagro en sí, sino que sea exaltado y proclamado el nombre de Dios.

Esto quiere decir que tu alabanza nunca debe depender de un milagro, sino del hecho de haber sido salvado por la muerte en la Cruz. (Ro. 12:5-21)

Y de esta forma hemos llegado al final de este tema. Espero que haya sido de mucha bendición para tu vida.

No te vayas sin dejarme un comentario en la parte de abajo, y sin compartir esta publicación en tus redes sociales.

Dios te guarde.🙏
¡Vuelve pronto!🤗

Deja Aquí tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente