6 Verdades que las mujeres ignoran sobre la pornografía

Temas cristianos para mujeres
Recuerdo aquellos años de mi adolescencia en las que no contaba con un ordenador en casa.

Tenía que ir a una cyber-café (cabina de internet pública) para poder realizar mis trabajos de secundaria, o en otros casos, divertirme con algún videojuego online.

Por aquellos días un amigo del barrio me comentó algo que en su momento no creí ni pude hallarle explicación alguna.

Él había descubierto —en medio de sus bromas a los usuarios de las cabinas— a dos chicas viendo una página porno.

Jamás pensé que eso podría ocurrir en las mujeres. Pues lo del consumo de pornografía solo estaba ligado a los hombres.

Hoy esto ya no forma parte de los tabúes sexuales en nuestra sociedad.

Y no digo mentiras.

Basta con googlear sobre el consumo de pornografía en las mujeres, para toparte con algunos sitios web que recomiendan a las chicas ver vídeos para adultos.

Aunque la mayoría de las personas cree que solo los hombres ven pornografía.

La realidad muestra que las mujeres no son inmunes a ella.

Al menos dos de cada seis mujeres es adicta a la pornografía.

La diferencia radica en que las mujeres no suelen admitirlo tan a menudo como lo hacen los hombres.

Por eso hoy vamos a conocer 6 verdades que las mujeres ignoran sobre la pornografía y lo siguen tomando con normalidad.

¿Quieres conocerlas? Empecemos.

1. La pornografía te cuenta mentiras sobre tu cuerpo y tu feminidad 

La mujer que consume pornografía crea en sí una idea falsa de que debe tener un cuerpo perfecto y muy llamativo para ser deseada por un hombre.

Y que además, su conducta debe ser siempre provocativa, sensual, atrevida, y mostrando más de la cuenta, para poder ser valorada.

Esta conducta en las mujeres puede notarse por el bombardeo de publicidad que se recibe a diario por todas partes y por todos los medios.

La imagen de mujer perfecta es la tentativa de ellas todos los días.

Y cuando alguna consume pornografía, su idea en torno a su sexualidad, su cuerpo y su conducta, cambia por completo.

Comienza a creer que actuar como las mujeres de las películas porno le hará más atractiva, sin embargo, evade la realidad de que en aquellas imágenes la mujer es maltratada y ultrajada.

Esas imágenes muestran de todo, menos amor.


2. La pornografía te convierte en una mujer antisocial e infeliz 

Lo que sucede con la pornografía es que cambia totalmente la opinión personal del que la consume.

En los momentos en los que te encuentras a solas "disfrutando" de una dosis, no obtienes ningún tipo de remordimiento.

Y hasta puede que te consideres una chica mala por las "travesuras sucias" que realizas.

Pero tan pronto ha pasado ese momento de auto-placer, caes sobre la auto-culpa, el remordimiento, el asco, y te calificas entonces como una mujer que no merece el respeto ni la honra de nadie.

Esto se convierte en un círculo vicioso para tu vida.

La "satisfacción" que dices encontrar cuando te sumerges en tu adicción se disipa rápidamente, y poco a poco vas convirtiéndote en una mujer infeliz.

Que sin saberlo se va enredando cada vez más en lo que comenzó como una simple "opción para aprender" sobre el sexo.


3. La adicción a la pornografía es peor que las letales drogas 

¿Qué no es adictiva? Claramente esa afirmación distorsionada solo puede venir de alguien que no ha terminado por aceptar su adicción.

Y sí, la adicción a la pornografía es peor que la adicción a las drogas más letales.

Muchos científicos han analizado el cerebro de personas adictas a la pornografía y los resultados son asombrosos.

Las partes del celebro que se ven afectadas son las mismas que se dañan al tener otros tipos de adicciones como el alcohol, las drogas o el cigarro.

Eso significa que, por un proceso químico que sucede en el cerebro, te acostumbras a algunos estímulos más y más.

Pedirás sin poder parar.

Pero al mismo tiempo, tu cuerpo pierde la capacidad de excitarse.

Si hablamos espiritualmente, la pornografía es una pecado sexual (Mt. 5:28).

Un pecado que encadena las vidas por completo destruyendo así el diseño original de Dios para el sexo.

Es por ello que le es más fácil a una persona dejar de fumar, de beber, de drogarse ode robar, que seguir cometiendo pecado sexual.

Y en esto satanás es el principal promotor.

Porque él sabe que este tipo de pecado aleja íntegramente a las personas de Cristo, y al mantenerlas esclavizadas, las maneja a su antojo.

Esta es la explicación también de el por qué es difícil para una persona separarse del homosexualismo.


4. La pornografía daña por completo tu concepto de amor 

Los deseos sexuales en una persona son naturales.

Fuimos creados para sentirnos atraídos por nuestra pareja y para sentirnos excitados con el deseo de estar íntimamente unidos.

Deseos sexuales y excitaciones que se nos han regalado para ser disfrutados dentro del matrimonio.

El diseño que Dios estableció para el sexo fue con el único propósito de que el hombre y la mujer terminaran siendo una sola carne para siempre (Gn. 2:24 - Mt. 19:5).

La excitación que experimentas viendo pornografía es irreal, basada en una mentira interpretada por personas —en escena— que fingen estar pasándola bien.

Situaciones donde no existe nada de romance ni de amor.

Y cuyas escenas han sido creadas por mentes corrompidas que usan a actores con personalidades degradadas.

Todo esto conlleva a que el concepto de amor en tu mente se distorsione y a creer que como mujer fuiste hecha solo para dar placer sexual.

Por ende, aceptas que la vida de pareja está basada solamente en el sexo.

Deberías leer también👉¿Cómo ser libre de la pornografía?

5. Las mujeres también consumen pornografía 

¿Te sigue pareciendo sorpresa leer que las mujeres también consumen pornografía? La verdad es que sí.

En estos días el aumento de esta adicción por parte de las mujeres crece a pasos gigantes.

Por lo cual, ya no se habla de un tabú por parte de ellas, sino de una forma de descubrirse a sí mismas y de aprender a romper la rutina en la intimidad.

En febrero de 2014 se realizó 700 encuestas a mujeres a través de redes sociales y otros sitios webs, con la intención de saber qué tanto estaba calando el consumo de pornografía en las mujeres.

Y aunque hasta hoy no se ha vuelto a realizar una encuesta similar, podemos tomar como referencia esta encuesta para analizar al respecto:

  • La primera exposición a la pornografía fue entre los 10 a 12 años.
  • 37% de las mujeres encontrar la pornografía en línea.
  • 86% conocieron la pornografía por un amigo o por accidente en su casa.
  • 40% se identifican así mismas como adictas.
  • 68% dicen ver pornografía con frecuencia.
  • 55% confirman que la pornografía la hace sentir fuera de control.


6. La pornografía produce grandes dividendos 

¡No seas ingenua! De tras de esas llamativas escenas que vez todos los días se esconde un propósito: HACER DINERO.

Debes saber que la industria del cine para adultos es la segunda forma de mover grandes cantidades de dinero en el mundo, después del petróleo.

Sus grandes productores e inversores están llenos de dinero en los bolsillos mientras los actores ganan miserias por cada film.

¿Creías que les pagaban millones? ¡¡Ellos quieren crear nuevos adictos para engordar su propio bolsillo!!

¿Qué la pornografía que encuentras es gratis? Sí, pero la adición te llevará a querer aún más y más y quizás estarás dispuesta a pagar por eso, aunque sea solo ir al cine.

¡Pero el precio más grande que vas a pagar es TU INFELICIDAD y ARRUINAR TU VIDA PARA SIEMPRE!


Por último 

Para ti también mujer tengo que decir que existe la salida a esta adicción.

Olvídate de esos mensajes que dicen supuestos especialistas afirmando que la pornografía no es adictiva ni causa daños severos.

No solo te vuelve dependiente, sino que arruinará tu personalidad y tu perspectiva de una pareja.

Puedes terminar con esto de una vez, solamente decide dar el primer paso y con la ayuda de Dios podrás lograrlo.

Y bueno, hemos llegado al final de este tema. Espero haya sido de mucha ayuda y bendición.

Si tienes alguna preguntar u opinión, házmelo saber abajo en los comentarios. Y por favor, comparte este artículo en tus redes sociales.

6 Comentarios

  1. Silencio en la iglesia de Cristo

    ResponderBorrar
  2. Lectura erótica no es recomendable? Es un pecado? La pornografía a mí no me gusta pero es malo tener fantasías?

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Todo que te genere un placer sexual que no sea una esposa, es pecado. Incluso las fantasía. Porque la Biblia dice que si miras a una mujer y la codicias, ya adulteraste en tu corazón.

      Borrar
  3. Que encierra la palabra pornografía? Ser sensual lo es? Como mujer entonces debes ser como una estatua fría, , cuando no se te explica como mujer realmente nunca sabrás cómo actuar? Explique por favor.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Comprendamos primero dos cosas: "ser sensual" y "ser fría", son dos cosas muy diferentes. Ahora, la pornografía si encierra el sensualismo. Porque muchas mujeres en las revistas, en la tv, hasta en la calle misma, son sensuales por donde se les mire.

      Entonces, ¿acaso la mujer no puede ser sensual? Claro que puede, pero siempre y cuando sea para su esposo. Sin embargo, el sensualismo se respira por todos lados, todos los días, de una manera que solo es para provocar a los demás.

      Entonces se convierte en pecado, cuando una mujer sensual atrae miradas sobre su cuerpo a donde vaya. Y eso se convierte en una clara muestra de que no honra a Dios ni con su corazón ni con su cuerpos.

      Dios te guarde.
      ¡vuelve pronto!

      Borrar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente