¿Cómo ser libre de la pornografía definitivamente?

¿Cómo ser libre de la pornografía?
¿Cómo ser libre de la pornografía? Era la pregunta que me hacía Raúl, un joven mexicano que lleva años luchando con esta adicción.

Me cuenta también que siente vergüenza y tristeza por el estilo de vida que tiene hoy.

Pues forma parte del ministerio de alabanza, y cada vez que sube al púlpito se siente indigno de estar ahí.

Pero tiene que hacerlo. Nadie debe enterarse de su horrible y sucia adicción.

Aun así, no deja de llorar en silencio.

Quisiera encontrar una fórmula secreta para resolver su incógnita de cómo ser libre de la pornografía.

Y aunque a veces logra estar sin consumirla por varios días, cuando vuelve a caer se siente peor que la última vez.

Deberías leer también👉¿Cómo dejar la masturbación definitivamente?alert-info

¿Te pasa lo mismo que a Raúl? ¿También quieres saber cómo ser libre de la pornografía?

Pues es un proceso lento y constante.

Va a requerir que seas constante y radical. Además, de que puedas seguir los pasos que te proporciono a continuación.

¿Listo y preparado? Vamos allá.

1. Arrepiente genuinamente

Quizá sea algo trillado, pero es de vital importancia en el proceso de ser libre de la pornografía.

Raúl dijo que había perdido la cuenta de todas las veces que se arrepintió de este pecado.

Incluso, llegó a un punto en el que dejó de arrepentirse porque sabía que volvería a caer.

Entonces le pregunté: ¿Sabes lo que es el genuino arrepentimiento?

Así que tras responder que no, le expliqué lo siguiente:

El arrepentimiento genuino es aquel que produce tristeza por lo que tu pecado representa para Dios: una ofensa a su santidad.

En cambio, el remordimiento o pesar, produce tristeza por miedo a las consecuencias del pecado en tu vida.

Deberías leer también👉¿Son pecado los sueños húmedos?alert-info

Así lo dijo Pablo en 2 Corintios 7:10:
Pues la clase de tristeza que Dios desea que suframos nos aleja del pecado y trae como resultado salvación. No hay que lamentarse por esa clase de tristeza; pero la tristeza del mundo, a la cual le falta arrepentimiento, resulta en muerte espiritual. (NTV)

En otras palabras, el genuino arrepentimiento es un hondo dolor por haber ofendido a Dios y una acción de cambio de mentalidad.

Ahora bien, esto no significa que saltarás instantáneamente a la perfección.

Sino que desde el primer momento de la conversión, tu vida se mueve en una dirección diferente: hacia Dios.

2. Elige dar gloria a Dios

Pablo nos enseña que todo lo que hagamos debe dar gloria a Dios.

Esto también incluye a nuestros hábitos sexuales.

Así que, sea que coman o beban o cualquier otra cosa que hagan, háganlo todo para la gloria de Dios. (1 Co. 10:31 NTV)

Porque no eres producto de un accidente evolutivo, sino formado y creado para gloria de Dios.

Traigan a todo el que me reconoce como su Dios, porque yo los he creado para mi gloria. Fui yo quien los formé. (Is. 43:7 NTV)

Entonces, ¿cómo es que damos gloria a Dios con nuestras acciones diarias? Veamos lo siguiente:

De la misma manera, la conducta de ustedes debe ser como una luz que ilumine y muestre cómo se obedece a Dios. Hagan buenas acciones. Así los demás las verán y alabarán a Dios, el Padre de ustedes que está en el cielo. (Mt. 5:16 TLA)

Ahora, observando lo que dice este versículo, ¿puedes decir que tus acciones (consumir pornografía) son una muestra de que obedeces a Dios?

¿Y pueden otras personas dar gloria a Dios al ver tus acciones diarias (consumir pornografía)?

Medita un momento en tus respuestas.

Deberías leer también👉7 Cualidades que debes desarrollar para vencer la pornografía.alert-info

Por otro lado, dar gloria a Dios es una acción que también muestra que le amamos.

Es decir, reconoces que el sacrificio de Cristo por ti tiene un valor incalculable que jamás podrás pagar.

Y existe una manera en mostrar que amamos a Dios y que Él nos ame a nosotros. Léelo a continuación:

Los que aceptan mis mandamientos y los obedecen son los que me aman. Y, porque me aman a mí, mi Padre los amará a ellos. Y yo los amaré y me daré a conocer a cada uno de ellos. (Jn. 14:21 NTV)

Por lo consiguiente, aquellos que no aman a Dios son los que no obedecen sus mandamientos.

Jesús contestó:
— Todos los que me aman harán lo que yo diga. Mi Padre los amará, y vendremos para vivir con cada uno de ellos. El que no me ama no me obedece. Y recuerden, mis palabras no son mías; lo que les hablo proviene del Padre, quien me envió. (Jn. 14:23-24 NTV)

En resumen, todas tus acciones —incluyendo hábitos sexuales— deben dar gloria a Dios por amor a Cristo.

Teniendo siempre en mente que si alguien supiera de tu adicción, ¿sería capaz de dar gloria a Dios? (Mt. 5:16 TLA).

3. Sé radical con la pornografía

En otra charla Raúl me comentó cómo la pornografía se había metido en su vida poco a poco.

Inició como una práctica lenta y progresiva. Luego se convirtió en algo irresistible y esclavizante.

Hasta que en algún punto de su adicción ya no pudo controlarla. Esto se hacía cada vez más y más grande.

Y así fue que la respuesta a cómo ser libre de la pornografía, se volvió como una búsqueda del tesoro perdido.

Sin embargo, la Biblia revela una clave importante para vencer la pornografía:

Si lo que ves con tu ojo derecho te hace desobedecer a Dios, es mejor que te lo saques y lo tires lejos. Es preferible que pierdas una parte del cuerpo y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. Si lo que haces con tu mano derecha te hace desobedecer, es mejor que te la cortes y la tires lejos. Es preferible que pierdas una parte de tu cuerpo y no que todo tu cuerpo se vaya al infierno. (Mt. 5:29-30 TLA)

“Es mejor que te lo saques y lo tires lejos”, es un mandato que no debes tomarlo de forma literal.

Lo que significa es que debes tomar el control de forma radical a aquello que es una puerta libre para el pecado.

Deberías leer también👉5 Vídeos que te ayudarán a vencer la pornografía.alert-info

Por ejemplo, si tienes una computadora en tu cuarto, sácala de ahí. Pues como “nadie te ve”, tienes un fácil acceso a caer en tu adicción.

Si tus amigos solo tienen charlas dañinas, apártate de ellos y busca amistades cristianas.

Además, si el internet en tu tablet, teléfono y computadora son ocasiones para caer, entonces bloquea las páginas pornográficas.

Esto también debes aplicar para tus redes sociales.

Si en ellas ves contenido sensual que te lleva a querer consumir pornografía, entonces bloquea ese contenido o elimina esa red social.

Es más, si tienes una plataforma de streaming (netflix, amazon prime, etc) en donde hay contenido erótico, bloquéalos. ¡Evítalos a toda costa!

Y por último, si tu lugar de trabajo es un escenario que te lleva a pecar, pídele a Dios que te provea un nuevo empleo.

¡Sé radical en tu lucha contra la pornografía! Piensa en tu eternidad.

4. Cambia tus hábitos pecaminosos

La pornografía logra sumergirse tan profundo en ti que se vuelve un hábito cotidiano.

Y para poder cortar con este hábito negativo, es necesario reemplazarlo por hábitos beneficiosos.

Así que te sugiero cambiar los hábitos pecaminosos por hábitos espirituales.

Deberías leer también👉3 Formas de sanar tu cerebro de la adicción a la pornografía.alert-info

Por ejemplo:
  • Leer la Biblia.
  • Orar.
  • Ayunar.
  • Memorizar versículos bíblicos.
  • Hacer devocionales diarios.
  • Congregarte.
  • Escuchar predicas.
  • Tener una playlist de solo música cristiana.
  • Ver solo series y películas cristianas.
  • Etc.

Te recomiendo ser muy constante con estos hábitos espirituales.

Dispón de tu tiempo todos los días para leer la Biblia, orar, hacer un devocional y memorizar versículos bíblicos.

Además, agenda un día para poder dedicarlo al ayuno. Ahí tendrás más tiempo para leer la Biblia y adorar a Dios.

5. Platícalo con alguien

Raúl me sorprendió cuando me contó el inmenso miedo que tiene de contarle a alguien su pecado.

Él no ve —me dijo— con confianza a su pastor o líder de jóvenes.

Dice que en muchas ocasiones su pastor ha contado a la congregación lo que él le platicó en confianza.

Sin embargo, esto no le ha quitado la enorme necesidad de platicar con alguien sobre lo que vive.

¿Pero es que acaso no se le debe confesar a Dios los pecados?

Claro que sí.

Pero lo que tú harás es hablar con alguien para encontrar ayuda en tu restauración, no para recibir perdón de los pecados. Eso solo lo hace Dios mediante Jesucristo.

Pues la iglesia ha sido constituida como una comunidad para generar ayuda los unos a los otros (Ef. 2:18; Ro. 12:10; 1 Co. 12:25; Ef. 4:2).

A este proceso se le conoce como RENDIR CUENTAS (Ga. 6:2; Heb. 3:13).

Así que te aliento a buscar a un pastor, líder o cristiano piadoso, para rendirle cuentas.

Conversa con él sobre tu pecado y pídele su disposición para que pueda escucharte.

Y ya sea que hablen en persona, por teléfono o por chat, se sincero. No ocultes nada de lo que pasó en tu día.

Finalmente

Amado hermano o hermana, tu liberación de la pornografía probablemente lleve tiempo.

Pero mientras te sometas a Dios y cuentes con su gracia y el Espíritu Santo, tú podrás ser libre del pecado de la pornografía.

Y no olvides cada uno de los consejos que te comparto en este artículo.

Le han sido de mucha ayuda a Raúl. Y sé que lo serán para ti.

Que la gracia de Dios, el perdón de Jesucristo y el poder del Espíritu Santo, te lleven a tener la libertad que tanto anhelas.

Y de este modo hemos llegado al final de este artículo. Espero en verdad haya sido de mucha ayuda para tu vida.

Por favor no te vayas sin dejar tu opinión abajo en los comentarios, y sin compartir este artículo en tus redes sociales.

Dios te guarde.
¡Vuelve pronto!

Deja Aquí tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente