¿Qué dice la Biblia sobre la inmaculada concepción de María?

La inmaculada concepción de María
La inmaculada concepción de María es un tema que no muchos cristianos suelen sustentar de manera Bíblica para defenderla.

Pues la Iglesia Católica Romana tiene muchas teorías con las que sustenta la tesis sobre la inmaculada concepción de la madre de Jesús.

Empezando, por ejemplo, por el dogma que el papa Pío IX proclamó el 8 de diciembre de 1854:
Para honra de la Santísima Trinidad, para la alegría de la Iglesia católica, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra: Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles. Por lo cual, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de dudar en su corazón lo que por Nos ha sido definido, sepa y entienda que su propio juicio lo condena, que su fe ha naufragado y que ha caído de la unidad de la Iglesia y que si además osaren manifestar de palabra o por escrito o de otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el derecho.
Bula Ineffabilis Deus

Dicho de otra forma, la inmaculada concepción de María es la creencia de que ella nació sin la contaminación del pecado original.

Es más, algunos católicos dicen que los protestantes deberíamos creer en la inmaculada concepción, partiendo de las palabras del fundador del protestantismo, Martín Lutero.
Es dulce y piadoso creer que la infusión del alma de María se efectuó sin pecado original, de modo que en la mismísima infusión de su alma ella fue también purificada del pecado original y adornada con los dones de Dios, recibiendo un alma pura infundida por Dios; de modo que, desde el primer momento que ella comenzó a vivir fue libre de todo pecado.
Sermón: "Sobre el día de la Concepción de la Madre de Dios", 1527.

Sin embargo, Martín Lutero, proveyó las bases para el protestantismo, pero él nunca dejó de pertenecer a la Iglesia Católico Romano.

Por lo tanto, no se le puede considerar como un gran referente en todos los conceptos teológicos de los cristianos protestantes.


El verdadero problema teológico de este dogma

En ninguna parte de la Biblia se describe a María como más que una mujer ordinaria a quien Dios eligió para ser la madre de Jesucristo.

No existen razones, de parte de la Biblia, que nos haga creer que María haya nacido sin el pecado original que nos afecta a toda la humanidad (Ec. 7:20; Ro. 3:23).

De hecho, la Biblia nos da todas las razones para creer que la única persona que no estuvo “infectada” por el pecado (y que jamás pecó), fue Jesús (2 Co. 5:21; 1 Pe. 2: 22- 23; 1 Jn. 3:5; Heb. 4:15).

Sin embargo, la confusa doctrina de la inmaculada concepción de María propone que para que Jesús haya nacido sin el pecado original, su madre también debió haber nacido sin esta contaminación.

Pero viéndolo desde el punto de vista Bíblico, el nacimiento de Jesús no solo fue milagroso por haber sido fecundado sin la necesidad de hombre, sino también porqué Él fue protegido del pecado original mientras estuvo en el vientre de su madre.


La mala interpretación de la palabra “Gracia”

Esta falsa doctrina de la inmaculada concepción de María tiene como fundamento el versículo bíblico de Lucas 1:28:
Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.

Comparando este versículo bíblico con la versión DHH podemos leer lo siguiente:
El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo: — ¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo.

La palabra ''llena de gracia'' o ”muy favorecida” que se encuentra en ese verso, deriva de la palabra griega ”kecharitomene”, que viene del verbo ”caritoo”, que significa ”hacer encontrar favor”, o como dice Efesios 1:6: ”nos hizo aceptos en el amado”.

El apologeta católico McHugh nos dice: “no hay duda de que Lucas usa la palabra de la misma manera y en el mismo sentido que Pablo la utiliza en Efesios”.

Además, las tres cosas dichas a María (muy favorecida, el Señor está contigo y bendita eres) son verdades que le corresponde a cada creyente en Jesús.

Pues estamos altamente favorecidos como lo fue María (Ef. 1:6), el Señor está con nosotros (Mt. 28:20), y somos bendecidos (Ef. 1:3).

A todo esto, debo agregar que mientras en el español solo usamos la palabra “gracia”, en el griego existen dos: caris y caritoo.

Esta diferencia la podemos notar, por ejemplo, en Juan 1:14. Pues al usar la frase “lleno de gracia”, se está empleando el sustantivo “caris”.

Mientras que cuando se dice que María es “llena de gracia”, se emplea el verbo “caritoo”.


Fundamentos en contra de la inmaculada concepción de María

Frente a todos los alegatos que los católicos dicen sobre la inmaculada concepción de María, la Biblia presenta diversas respuesta y situaciones que los contradicen.

Para empezar, María se confiesa sierva de Dios delante del ángel (Lc. 1:38), y además, reconoce a Dios como su Salvador (Lc. 1:46).

Es más, Hechos 1:14, poco antes del día de Pentecostés, hace mención (primero) a todos los discípulos de Jesús y luego a María.

Hasta aquí, puedes notar que María fue una común mujer que, después de albergar en su vientre al Mesías, también necesito de Él para ser salva.

Y que además (no lo dice los evangelios ni las cartas de Pablo) nunca tuvo una participación de autoridad frente a los Apóstoles.

Es más, María Magdalena fue la primera mujer a la que se le apareció Jesús (Jn. 20:15-18), no a María su madre.

En conclusión

El concepto de la inmaculada concepción de María no es más que otro engaño de la Iglesia Católico Romana.

No tiene ni pies ni cabeza.

Pues la Biblia no dice nada más sobre María de lo que nosotros ahí leemos.

Por lo tanto, no debemos caer en herejías creyendo y diciendo cosas que no se especifican en la Palabra de Dios.

Es más, si observas el concepto de que María fue concebida inmaculadamente, habría que decir también que la madre de María nació inmaculada.

Y del mismo modo su abuela, su bisabuela, su tatarabuela, etc.

Así que, esta doctrina es completamente falsa y anti-bíblica.

La Biblia enseña la milagrosa concepción virginal de Jesús, no la inmaculada concepción de María.

¡No te dejes engañar! Lee bien tu Biblia.

Y de este modo es como hemos llegado al final de este artículo. Espero lo puedas compartir con tus amigos en todas tus redes sociales.

Además, si tienes alguna opinión que añadir, házmelo saber abajo en los comentarios.

Dios te guarde.
¡Vuelve pronto!

Deja Tu Comentario Aquí

Artículo Anterior Artículo Siguiente