Caí en pecado, ¿qué debo hacer para restaurarme?

Temas cristianos para jóvenes
Si has llegado hasta este artículo debe ser porque estás pasando por “la peor situación” de tu vida: haber caído en pecado, o por simple curiosidad.

Cualquiera que sea tu caso, este es uno de esos temas cristianos cuyo fin es rescatarte del pantano.

Seguramente hoy te estás sintiendo basura, y la conciencia te recuerda a cada segundo que le fallaste a Dios.

No quisiste hacerlo.

Jamás creíste llegar hasta donde te encuentras.

¡¿Cómo pudiste ceder si tu estabas tan apegado a Dios?!

Tal vez estas sean las palabras que martillen tu mente mientras recuerdas aquello que hiciste y te apartó de la presencia de Dios.

Y además, hasta puede que hayas decidido dejar la iglesia y olvidar a tu Salvador.

Crees que nunca estuvo a tu lado cuando estabas a punto de ceder al pecado, y es más, puedes estar creyendo que Dios no existe.

Claro está que todo lo que piensas ahora mismo sobre ti y Dios es consecuencia de tu pecado.

Ahora bien, cediste al pecado, el Espíritu Santo se apartó de ti. Toda conexión íntima con Dios ha sido rota.

¿Qué debes hacer para restaurarte?

A continuación te comparto 5 consejos que te ayudarán en este proceso.

{tocify} $title={Contenido de este Post}


1.- No te juzgues

Esto es lo que le pasó a Judas después de vender a Jesús por 30 piezas de plata.

Dejó que sus pensamientos de culpa lo llevarán al suicidio.

Jamás pensó que aquel Jesús que seguía fuera capaz de perdonar todo lo que había hecho.

Quizá se vio rechazado por el Mesías, y señalado como el traidor por todos sus amigos los discípulos.

Entonces imagino que ni siquiera Dios sería capaz de perdonar lo que él había hecho.

Por lo tanto, invadido por los pensamientos de juicio que el mismo se hacía, tomó la decisión de ahorcarse.

Esto es lo primero que debes evitar ahora que has ofendido a Dios con tu pecado.

Pues lo primero que pasa en tu mente después de cometer pecado, es la idea de que jamás serás perdonado.

Te rodean ideas tales como:
  • ¿Por qué fui tan débil como para pecar?
  • ¿Acaso el espíritu santo no está conmigo y me fortalece?
  • ¿Dios ya no volverá a verme con los mismos ojos?
  • ¿Dios no merece alguien como yo que se arrepienta y vuelve a pecar?
  • Entre otras.

Y si dejas que estos pensamientos rodeen tu mente, terminarás como Judas, suicidando tu alma.

Así que por favor no te apresures en levantar juicio contra ti mismo.

Más bien recuerda la inmensa misericordia de tu Dios (Heb. 4:16), y que Jesús es tu abogado para con el Padre (1 Jn. 2:1).

Nadie, ni siquiera tus pensamientos acusatorios, puede hacer que Dios te perdoné todo el pecado que hay en ti. (Ro. 8:38-39)

Pero para eso es necesario reconocer que has pecado y arrepentirte.

Deberías leer también👉3 Actitudes que te ayudarán a luchar contra el pecado.{alertInfo}

2.- Reconoce tu pecado y arrepiéntete

Una de las cosas que vuelve más poderoso al pecado es la no confesión.

Y trae consigo el adormecimiento de espíritu y de conciencia.

Pues muchos no confiesan su pecado porque creen tener control de todo por sí mismos.

Es decir, suponen que con sus fuerzas van a dejar de pecar y restaurar sus vidas.

Pero al poco tiempo siguen sumergidos en más pecado, y la conciencia adormecida incapaz de darse cuenta de la condición espiritual en la que se encuentran.

Un hombre no puede entender su necesidad de Cristo, a menos que primero entienda su pecado y su estado condenado ante Dios.
Paul Washer

Así que antes de que llegues a esta condición de conciencia adormecida, confiesa tu pecado y arrepiéntete.

Pero este arrepentimiento tiene que ser genuino, no humano.

Es decir, no es solo un pedido de disculpas y ya, sino un cambio completo del camino que llevas recorriendo.


Tal como lo dice el apóstol Pablo en 2 Corintios 7:10, tú arrepentimiento genuino generará salvación.

Pero el arrepentimiento según el mundo será una condición para quedar bien con quienes te rodean.

El ejemplo más claro de un genuino arrepentimiento lo puedes encontrar en el Salmo 51.

Así que elige tomar la decisión de arrepentirte genuinamente.

Pues Dios está dispuesto a darte perdón mediante Jesucristo.


3.- Aléjate de lo que te recuerda tu pecado

Ya sea una persona, una red social, un objeto o tu trabajo, si te aleja de Dios, debes alejarte de ello.

Porque pudiste haberte arrepentido genuinamente, pero si sigues frecuentando aquello que te acerca al pecado, volverás a caer una y otra vez.

Mira el caso de alguien cuyo pecado es el alcoholismo.

El puede confesar y arrepentirse de su pecado, pero si sigue frecuentando amigos y lugares que lo inviten al alcohol, tarde o temprano volverá a caer.

Y no porqué haya tenido un falso arrepentimiento.

Sino porque la naturaleza humana siempre va a preferir el pecado en lugar de Dios.

Por tal razón, si tu vida en Dios es mucho más importante que cualquier cosa, no tendrás problemas para hacerlas a un lado.

Deberías leer también👉5 Razones espirituales por las que abandoné tiktok.{alertInfo}

4.- Busca intimidad con Dios

Si ya reconociste tu pecado y te has arrepentido, entonces, ¿Qué sigue ahora?

Pues retomar la relación rota con Dios.

Y para ello es necesario empezar a hacer uso de todos los recursos espirituales: oración, Biblia, ayuno, congregarse, etc.

Del mismo modo que buscas con desesperación recuperar tu relación rota con una pareja, así debes hacer con Dios.

Y esto porque, mientras más sumergido estés en Dios, menos atracción encontrarás en el pecado.

Si usted todavía encuentra deleite y placer en practicar todo aquello por lo cual Cristo murió y sufrió en la cruz, no se engañe a usted mismo, usted no es hijo de Dios. Si usted practica el pecado, su padre es el diablo.
Paul Washer

Mientras más llena de Dios esté tu mente, menos espacio habrá que de anide pensamientos de pecado.

Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Ro. 8:5

Finalmente

Sé que no es fácil la situación de una persona después de haber caído en pecado.

No sólo le atormentan los pensamientos de haberle fallado a Dios, sino también la vergüenza que su pecado genera ante la iglesia.

Pero esto no debe ser ningún impedimento para buscar restaurar tu relación con Dios.

Olvídate de pensar que los demás en la iglesia son más santos y más espirituales que tú.

Y el hecho de que hayas cometido pecado no te hace menos apto para entrar en la iglesia.

Así que toma fortaleza en el nombre de Jesús y afronta este proceso sabiendo que Dios te dará la corona de vida.

Y bueno, ya hemos llegado al final de este artículo. Espero me hagas saber tu opinión abajo en los comentarios.

Además, no olvides compartir esta post en todas tus redes sociales.

Dios te guarde.
¡Vuelve pronto!

1 Comentarios

  1. Grasias por orientarme porque si cai en fornicasion le pedido perdon ami Dios por averle fallado

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente