3 Consejos para que evites el pecado sexual en tus hijos

Temas cristianos para reflexionar
Este es uno de esos temas cristianos para reflexionar que podrían causar controversia.

Y lo comparto no para generar divisiones, sino porque el pueblo de Dios necesita saber de estos temas cristianos.

Así que, aunque los padres no son culpables del pecado de sus hijos, si son responsables de la educación que les brindan en casa.

Y parte de esa responsabilidad es evitar que tus hijos se topen con el pecado sexual.

No tomando el trabajo que le corresponde al Espíritu Santo, sino instruyendolos hasta que fueran viejos (Pr. 22:6).

Y en ese trabajo de instruirlos, temas cristianos como este son recursos que te ayudarán.

Así que no te hago perder más el tiempo y empecemos con estos 3 consejos cristianos.

Vamos allá.

{tocify} $title={Contenido de este Post}

1. Evita que tu hijo te descubra en intimidad con tu cónyuge

Muchos casos se cuentan de hijos que descubrieron a sus padres teniendo relaciones sexuales.

En la mayoría de estas escenas los padres olvidan cerrar la puerta o que sus hijos duermen junto a ellos.

Y después de la gran sorpresa que se llevan sus hijos, muchos padres evitan hablar del tema y regañan a sus pequeños.

Ignorando que esta es la principal causa que puede llevar a un niño o niña a los brazos de la pornografía.

Pues los padres pueden pensar que lo que su hijo vio se le olvidará con facilidad.

Sin embargo, si no platicas con tu hija o hijo sobre lo que vió, podría acudir en busca de información a sus amigos o a Google.

En ambos casos, tendrá una mala información sobre las relaciones sexuales.

Y lo más probable es que termine consumiendo pornografía con alguna búsqueda en internet.

Así que, para evitar que esto suceda, ten en cuenta lo siguiente:

a). Para evitar que te descubra en intimidad

Sé más precavido al momento de estar en intimidad con tu cónyuge. No se trata sólo de dejarse llevar por las pasiones.

Si tus hijos comparten la misma habitación contigo, entonces busca un tiempo en que ellos no estén en casa, o paga la habitación de un hotel en donde solo estén tu cónyuge y tú.

Recuerda que la mente es una poderosa grabadora. Y lo que tus hijos vean, puede quedar grabado en ellos para toda la vida.


b). Si tu hija o hijo te descubrió teniendo intimidad

Si pasa que por algún descuido fuiste descubierto por tu hijo o hija, lo primero que tienes que hacer es disculparte por lo que acaba de ver.

Luego, pregúntale qué siente o piensa de la escena que acaba de ver con papá y mamá.

Va a ser muy necesario que tu cónyuge y tú hablen sobre sexo y sexualidad con tu hijo o hija.

Debes responder todas las preguntas que te haga tu hijo sin olvidar que debes actuar con paciencia y amor.

Después, debes hablarle sobre lo que lleva a un hombre y a una mujer a tener intimidad.

Por ejemplo, yo le diría lo siguiente a mi hijo:
Hijo mío, lo que acabas de ver es la máxima expresión de amor entre un hombre y una mujer. Ambos, toman la decisión de juntar sus cuerpos para envolverse en amor.

Esta experiencia serás capaz de vivirla el día que estés emocionalmente maduro como para sostener el corazón de tu cónyuge.

Hasta ese momento, deberás guardar tu amor para la persona que Dios tiene destinado para ti.

Pues esta unión física entre un hombre y una mujer, solo está reservada para quienes asumen un compromiso de amor en matrimonio.

Y si todo el mundo te dice lo contrario, tu madre y yo nos encargaremos de demostrar el maravilloso amor que honra a Dios y al matrimonio.

Por último, aunque suene redundante, debes hablar con tus hijos sobre sexo y sexualidad.

Es mejor que ellos lo sepan en casa antes que el mundo les enseñe de la manera más asquerosa.

2. Cuida el tiempo que tus hijos pasan con las tecnologías

Es maravillosa la forma como las tecnologías nos están ayudando en muchos aspectos de la vida diaria.

Enviamos cartas con solo un click, y hacemos reservas de avión desde el móvil mientras vemos la televisión.

Y no solo eso, pues debido a la pandemia en estos últimos años, la tecnología nos ha ayudado a "mantenernos más cerca", y que nuestros hijos continúen con su educación.

Pero en medio de toda esta maravilla que es la tecnología, existen también riesgos que nos atacan cada segundo.

Riesgos que tienen que ver con virus, estafas, ciberataques, y adicciones.

Siendo lo último la principal causa por la que esta generación está tan "contaminada".

Por tal razón, cada padre tiene la responsabilidad de cuidar el tiempo que sus hijos pasan con las tecnologías.

Es decir, supervisar que hacen o ven mientras están navegando en internet, viendo la televisión o el celular.

Porque nunca sabes en qué momento la pornografía llegará a la vida de tus hijos.

Pues vivimos en una época en el que la pornografía llega la vida de alguien sin siquiera buscarla.

Entonces, ya sea que estén estudiando o en un rato de ocio, tú debes estar cerca de ellos.

Además, evita que tengan aparatos tecnológicos en la habitación, el baño o la mesa.

También has uso de filtros pornográficos y/o verifica su historial de búsqueda.

Esto no es sobreprotección. Y está bien que confíes en tus hijos.

Pero eso no debe hacer que bajes la guardia ante el ataque de toda la basura que hay en internet.


3. Cuida el tipo de amistades que tienen

Dice el Proverbio 13 versículo 20: "El que anda con sabios, sabio será; más el que se junta con necios será quebrantado".

El no preocuparse por las amistades de tus hijos conlleva un gran problema en su formación.

Pues muchas veces los chicos y chicas suelen escoger amigos para reemplazar a sus padres.

Y en otras, los padres saben de las amistades de sus hijos, pero no se interesan en conocerlas.

Así que si no quieres ver a tus hijos envueltos en adicciones como la pornografía, el alcohol, las drogas u otras cosas, debes cuidar el tipo de amistades que tienen.

Porque muchas de las decisiones de los jóvenes y adolescentes son influenciadas por sus amigos.

No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. 1 Co. 15:33

Ellos deben conocer la importancia de elegir buenas amistades.

Y que mejor ejemplo que un padre o una madre que sabe elegir sus amistades.

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Dt. 6:6-7

Así que por nada del mundo vayas a ignorar a tus hijos y sus amistades.

Podrías estar salvando sus vidas de enredarse en algún tipo de pecado sexual.

Finalmente

Si bien es cierto los padres no tienen culpa del pecado de sus hijos, si tienen toda la responsabilidad de su crianza.

Cada padre tiene la misión de pastorear la vida de sus hijos (Pr. 22:6) hasta que ellos sean adultos.

Y entre todas las cosas, evitar que tus hijos lleguen al pecado sexual, es una de las tareas principales que debes hacer.

Pero no debes olvidar que el Salvador que tus hijos necesitan se llama Jesucristo, tú solo eres el guía espiritual para que ellos alcancen madurez en la plenitud de sus vidas.

Y así, hemos llegado al final de este artículo. Espero no te vayas sin dejar tu opinión abajo en los comentarios.

Además, para que otros sean bendecidos con esta publicación, no olvides compartirlo en tus redes sociales.

Dios te guarde.🙏
¡Vuelve pronto!🤗

2 Comentarios

  1. Llegué hasta este artículo porque estoy pasando por una situación grave con mis hijos. Tengo 2 varones de 12 y 14 y una niña de 4 años . Etapas difíciles. Y de verdad me sirvió de mucha ayuda. Muchas gracias. Dios les bendiga. 🙏🙌

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Que bueno que te haya sido de bendición este artículo. Oro para que el Señor pueda darte sabiduría en cuanto a la crianza de tus hijos, y pueda obra en el corazón de cada uno de ellos.

      Dios te guarde.
      ¡Vuelve pronto!

      Borrar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente