Cómo golpear a quien te acosa por ser cristiano

¿Qué hago entonces? Acaba de burlarse de mí, se ríe en mi cara y dice que soy un tonto por el hecho de ser cristiano. ¡Debo responder! Pues soy manso pero no menso.
No sé si en alguna oportunidad tu has sido autor de palabras similares como las de arriba, o escuchaste a alguien decirlas, pero en ambos casos no son actitudes dignas de discípulos de Cristo. En efecto, sin opción a mentirte, entiendo tu posición y desde aquí mientras escribo este artículo soy sincero en decir que puedo comprender tus reacciones, pero no las puedo avalar.

Hace dos días atrás escribí que solo los feos irán al cielo, un artículo donde intento motivar a los cristianos a saber ser excelentes cartas leídas ante el mundo (2 Corintios 3:2-3), y cómo el soportar estos suplicios nos harían herederos del reino de los cielos (2 Timoteo 2:3-9). Y hoy en esta nueva publicación aprenderemos cómo golpear a quien te acosa por ser cristiano. Así como lees. Es mi intención que reacciones cuando alguien te acose señalándote como un fanático de la religión.


Ojo, de lo que aquí hablaré no tiene nada que ver con el conocido bullying cristiano, eso lo trataremos en un próximo tema, pero si trataremos del caso en el que los cristianos son apabullados a diario y señalados de muchas formas, y que por amor a Jesús tenemos que simplemente callar, o eso es lo que algunos intentan hasta que se les sale el viejo hombre y terminan dándose de trompadas.

Las pautas para golpear a alguien que te tiene hasta el quicio con sus frases burlescas las tomo del mejor ejemplo de hombre, aquel llamado Jesús.
1.- Golpea siempre con amor.
Sé que no es fácil cuando alguien en tu cara dice algo como: "¿Y así dices que eres cristiano?", sabiendo tu que no tienes la culpa de nada. Fue el mismo Jesús quien nos dejó ejemplo de responder a nuestros enemigos con amor, y por qué no decirlo, con compasión. Él que en muchas ocasiones dijo "Ama a tu prójimo como a ti mismo", y no decía de aquel que te cae super buena onda, sino de aquel que quisieras ver tres metros bajo tierra. Y si, esto aplica para tu suegra también. Jajaja😂 Cristo fue el mismo que con su testimonio ante aquellos que se burlaban y hablaban engaños nos enseñó la manera de golpearlos, y cada vez que el lanzaba un golpe lo hacia de tal forma que se notara que con su inmenso amor y compasión el podría perdonarles sus ofensas porque inclusive murió por ellos también.


Y si quisieras buscar alguna señal de que Jesús hizo todo lo contrario jamás la encontrarás. Siempre sus respuestas fueron sencillas pero puntuales al corazón. Con amor y con compasión. Del mismo modo como Pablo le enseñó a Timoteo (1 Timoteo 6:11). Claro, no niego que en ocasiones el Mesías respondía fuertemente a quienes lo acusaban de blasfemo, pero jamás lo hizo con odio, jamás condenándoles.

2.- Golpea siempre con palabras santas.
La blanda respuesta quita la ira: Mas la palabra áspera hace subir el furor.
(Proverbios 15:1)
No recuerdo algún momento en que Jesús haya respondido furioso o con insultos grabes a quienes lo atacaban. Algunas de sus respuestas las podemos encontrar en Juan 6:43-44, Mateo 9:6, Mateo 12:7-8, Lucas 2:10-12, Marcos 11:33, etc., en ellas podrás darte cuenta que aunque algunas suenen duras, nunca los mando al infierno aunque pudieron ser sus acusaciones tan molestas.
¿De ese modo reaccionas cuando enfrentas una situación similar? Cuando las cosas desbordan su límite muchas veces es difícil responder como lo hacia Jesús, y más cuando aun luchamos con nuestro viejo hombre. Empero estas situaciones resultan siendo nuestra prueba de fuego ante DIOS. Tal como decía líneas arriba, somos reflejo de la imagen de Cristo al mundo (nuestro testimonio), y cada reacción, palabra o conducta, tiende a causar impacto entre los que nos rodean (1 Timoteo 4:12).

3.- Golpea siempre como soldado que no tiene de qué avergonzarse.
Cuando alguien te lanza una critica señalando que como eres cristiano debes ser perfecto o burlándose de tu fe, y todo lo que dicen es verdad, deberías de conmoverte con ello y pedir perdón a los pies de Cristo. Pero distinto es cuando dicen pestes de ti y todo es falso, y a ello unido el hecho de que golpeas con amor, palabras santas y con sabiduría sin avergonzarte de Jesús (2 Timoteo 2:15). Créeme, tu respuesta ante cada golpe de ellos se regresa a si mismos y les da directo en el corazón.


Te recomiendo leer también→¿Estas dispuesto a pagar el precio?

Es, hasta cierto punto, algo complicado poder reflejar una vida correcta ante los demás. Dirían algunos: "somos humanos y tendemos a fallar", pero eso es una excusa para seguir pecando. El cielo solo lo arrebatan los valientes; solo aquellos que están dispuestos a pagar el precio de ser discípulos de Cristo, solo aquellos que prefieren darlo todo por perdido por ganar a Cristo (Filipenses 3:8).

En palabras finales.
No importa lo que tengamos que sufrir y soportar aquí en la tierra, en cuanto tengamos muy en claro nuestro galardón, prosigamos a la meta sin quejarnos, sin darnos por vencidos, sin querer tirar la toalla porque algo nos comenzó a parecer complicado. El cielo solo será arrebatado por quienes soportan al mundo para ser exaltados por DIOS en el cielo. Quien te haya dicho que la vida en Cristo es color de rosa te mintió; nuestra recompensa está en el cielo así que no la esperamos aquí en la tierra (Mateo 5:12).

No hay comentarios.