Header Ads

3 aspectos a tener en cuenta si buscas el verdadero amor

De pronto hoy te encuentras entre la espada y la pared. Quieres tomar la decisión de aceptar esa persona como tu pareja, pero estas con dudas, o como decimos muchas veces lo ‘’estás pensando’’. Y si en el caso pronto ya lo aceptaste, y estas pensando que has cometido el peor error de tu vida, quiero compartirte estos puntos importantísimos que te recomiendo urgidamente los consideres y no los rechaces. Tanto si estás soltero, conociendo a alguien o en una relación, este artículo va a aportarle mucho a tu vida.
1. EL AMOR 
Cuando hoy hablamos de amor a todos se nos pone la piel de gallina, nos sonrojamos, suspiramos y nos pones felices. Pero dentro de esta atmósfera de ilusión y fantasía existe una gran verdad que todos hemos olvidado. ¿Y qué es lo que hemos olvidado? Hemos olvidado que el amor no es significado de sentimientos, romance, detalles y atracción. Y todo esto nos ha conducido a mal interpretar el amor. 

Tal vez a estas alturas crees que estoy loco o que soy un solterón fracasado en cuestiones del amor. Pero estás muy equivocado, soy todo un profesional [jajaja] –espero y no me estés juzgando así–. Y para salir de esta duda te pregunto: ¿Qué es para ti el amor? Y si tienes una pareja te pregunto: ¿Qué amas de ella/el? Respóndete con sinceridad, sin mentir. 

Con respecto a la primera pregunta muchas personas me respondieron diciendo que el amor es un ‘’sentimiento’’, algo inexplicable, algo que sientes dentro de ti cuando vez a esa persona que amas. ¿¡Y qué crees!? Su respuesta es absurda y falsa. Y si como otros tu respuesta a la segunda pregunta fue porque es hermosa(o), porque con ella/el soy diferente, porque ella/el tiene lo que busco, porque me hace feliz. ¿Qué crees? Nuevamente esta respuesta es absurda y falsa. 

¿Por qué es así? Porque cada una de ellas muestra emocionalismo y sentimentalismo. Nada que ver con el VERDADERO AMOR. Entonces ¿cómo es que el amor se volvió en lo que hoy creemos que es? Simple. Son aquellos cuentos de hadas que nos leyeron nuestros padres, aquellas películas y telelloronas, las que nos metieron en la cabeza la absurda idea de que el amor se resume en lo que antes te he descrito.
“Así fue como Jacob trabajó siete años por Raquel, pero era tanto su amor por ella que le parecieron unos cuantos días.” [Gen. 29:20 – TLA] 
En otras palabras, tal como encontramos en la porción bíblica antes citada, el amor es ENTREGA TOTAL. ¿Has leído la historia? Te recomiendo que la leas y me comprenderás mejor. Y si hablamos de entrega estamos hablando del verdadero amor que no se fundamenta en emociones, ilusiones y pasiones. Es más bien un amor que se despoja de su orgullo y permite que la persona a quien ama sea inmensamente feliz, aunque él no lo sea. Y si quieres otra muestra de cómo es el amor del que te hablo, por favor lee 1 Corintios 13:4-7

2. LA PUREZA 
¡Ahhh! Seguramente aquí ya pensaste en dejar de leer este artículo, dijiste que soy ─tal vez─ un retrasado, o que voy a hablarte de alguna otra tontería. Pero no es así. Si hasta aquí sigues leyendo este tema, quiero hablarte sobre el tema del cual el mundo a huido. Me sorprende la forma como muchos justifican la pureza con el simple hecho de encontrarse en pleno siglo 21. 

La pureza antes que nada comienza en el corazón. Comienza con un deseo de honrar lo que soy para la persona que tendré. Cuando te hablo te pureza no estoy queriendo que pienses: ‘’Max pide que me haga monja/cura’’, pero no es eso lo que busco. Mas quiero que me comprendas a lo que voy. Lee detenidamente lo que te diré: 

Haste la idea que estamos frente a frente y que acabo de morder una manzana que se mira muy deliciosa. Entonces el pedazo de manzana que mordí, algo masticada, la saco de mi boca y te la invito. ¿Me la aceptarías? No verdad. Pues con la pureza sucede lo mismo. Se trata de ser solo el único mordisco de alguien. No que te anden mordiendo y masticando cualquiera. Cuando tu cuerpo es ensuciado por placeres sexuales, pierdes tu inocencia y pureza. Como hombre o mujer jamás vuelves a ser lo mismo. 

Ahora te pregunto: ¿te gustaría comer la manzana que otro ya mordió y mastico? Así debe ser contigo. Imagínate que hoy besas a un chico y dentro de poco terminan separados. Acabas de besar al futuro esposo de alguien. Acabas de tener sexo con la futura esposa de alguien. ¿Te gustaría que eso pasara con tu esposa/esposo? ¿Que alguien que no seas tu se acostara con ella/el? Si otra vez dijiste que no, entonces ya vas comprendiendo de lo que se trata esto de la pureza. De ser ese alguien único para alguien que será para ti único también. 

3. EL COMPROMISO 
El amor, en palabras más grandes se resuelve en COMPROMISO. Como dije en el punto número uno, no se trata de cosquillitas en la panza ni besitos o detallitos. El amor se resuelve a entrega y compromiso. En otras palabras, si después de mucho tiempo la mujer de la que te enamoraste aun viéndose fodonga, con mal aliento por las mañanas, con sus ronquidos y patas de gallina, sigue enamorándote como la primera vez, entonces eso es amor de verdad. 

Al pasar los años el amor a tu pareja no se mide con la cantidad de besos que le has dado, o los kilos de chocolate que le has regalado. El amor se mide por cuan comprometido estuviste con ella/el. Se mide por cada recibo de luz pagado, por cada nevera de comida llena, inclusive, por saber afrontar junto a ella/el las enfermedades, ayudando a luchar con lo que suceda con cada uno de ustedes, eso termina diciéndote que en verdad es EL VERDADERO AMOR, que en verdad es EL AMOR DE TU VIDA.