¿Es pecado no diezmar?

El Diezmo es un tema muy polémico en nuestra actualidad, es, sin lugar a duda, el principal obstáculo por el cual muchos no deciden seguir a Cristo. Hablar de dinero es hablar de un tema serio. Y hablar de este tema es mucho más complicado aun.

Siempre he escuchado a muchos decir que el diezmo es una maldición, que es para enriquecer a los pastores y mantener pobres a la congregación. Pero soy consciente también que en muchas congregaciones no se ha enseñado correctamente acerca de este tema. Por ello me atreví ha hacer un pequeño estudio claro y preciso sobre al respecto. Léelo con calma sin prejuicios. Mi único motivo es poder bendecirte con lo que en este blog lees.

¿DE DÓNDE VIENE LA PALABRA DIEZMO?
La palabra Diezmo nace de la palabra hebrea "maaser" o "maasrah", que se traduce Diezmo, o una décima parte. En el Griego la palabra que designa esta "décima parte" es "apodekatoo" y tanto en el Hebreo como en el Griego, estos términos significan el "pago o dádiva de una décima parte o porción."

¿CUÁL ES EL PROPÓSITO DEL DIEZMO?
Muchos creen que le propósito principal del diezmo es enriquecer a quien lo recibe (pastores), pero esto es totalmente falso. El propósito de diezmar se basa en enseñarnos a nosotros a no depender del dinero ni de la basura que ofrece el mismo. Razón suficiente para clarar que hoy en día nos hemos vuelto avaros y dependemos más de nuestra economía que de Dios.

El Apóstol Pablo escribió:
«Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.» [1 Timoteo 6:10]
Así que cuando diezmes le estas demostrando a Dios quién es más importante para ti, el dinero o Él. Es una forma de honrarlo.

¿ES PECADO NO DIEZMAR?
La respuesta es ¡NO! En la Biblia en ninguna parte se estipula que es pecado no diezmar. Uff ¿Te salvaste verdad? Pero presta atención. En Marcos 12 se cuenta que una mujer en extrema pobreza llegó al templo y dio de lo único que le quedaba. Ella sabía que si se quedaba sin nada moriría, pero aun así lo dio. ¿Por qué? Porque confió en la promesa dada por Dios que le daría bendiciones. «Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré.» [Mateo 25:21]

Ahora, si tu y yo sabemos que no nos estamos muriendo en pobreza, que tenemos solvencia económica, ¿acaso podemos alegar que no tenemos para dar? ¡No verdad! Pues si en tu corazón está la actitud de cumplir la promesa de Lucas 6.38 «Dad y se os dará.», el Señor cumplirá su parte y te va a bendecir.

El pecado entonces consistiría en no dar aun sabiendo que tenemos, ¿por qué?, porque ello es muestra de a quién honramos más, es muestra que confiamos más en el dinero y todo lo que nos ofrece, que en Dios.

Jesús lo explica de mejor manera:
«Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.» [Mateo 6:21]
¿PARA QUÉ DEBEN USAR LAS IGLESIAS EL DIEZMO?
  1. Para pago del sueldo del pastor y otros obreros de la Palabra. 
  2. Para pago de renta, utilidades, materiales, etc. 
  3. Para enviar misioneros a las naciones
  4. Para proveer ayuda a los necesitados en la comunidad. 
  5. Para comprar materiales para la educación de sus miembros: Biblias, libros, guías, etc. 
  6. Para construcción de nuevas obras que amplíen el alcance del Evangelio. 
  7. Para ayudar a los obreros, predicadores, visitantes, etc. que visitan el templo para bendecir al Pueblo de Dios con el estudio de la Palabra, etc.
¿ALGO MÁS QUE AGREGAR?
El Diezmo, más que darle el dinero a un hombre, es una practica espiritual. Es la forma de bendecir a Dios por las muchísimas bendiciones que el nos da a diario. No estés creyendo que no iras al cielo si es que no diezmas, pero si debes creer que esto también se te tomará en cuenta el día que seas juzgado, ¿por qué?, porque mostraste que amabas más a tu dinero que a Dios.

¡Pero Max, yo no diezmo pero hago donativos a la caridad! Pues eso es maravilloso y aplaudible. Pero ante todo, en todas las cosas que hagas, Dios es primero. Cumple con tu parte y Dios cumplirá con la suya.

¡MAX, YO NO DIEZMO PORQUE LOS PASTORES SE ENRIQUECEN Y TIENEN MÁS DINERO QUE SUS MIEMBROS!
Tienes que saber que cuando alguien es llamado por Dios para predicar, este debe entregarse completamente al ministerio. ¿Quién va a sustentarlo a el y su familia? Pues para ello es que usa el diezmo. Si tu no diezmas, entonces no esperes que el pastor llegue de volada a tu casa cuando lo llames para que ore por ti, pues no tendrá ni para el autobús. Ahora, si exigimos que los siervos de Dios trabajen, yo sé que lo harían, pero ten por seguro que se enfocarían más en su trabajo que en la iglesia. Ya no tendrían el tiempo necesario para velar por el rebaño del Señor.

SUGERENCIAS CON RESPECTO A ESTE TEMA
  1. Tienes que saber a quién le entregas tus diezmos. Si sabes que ese ''pastor'' toma el dinero del Señor para llenar sus bolsillos y no invierte en las necesidades de la iglesia, pues reconsidera eso, habla con el pastor y amonestalo con la palabra de Dios. Si persiste en ello, es claro que no es un verdadero siervo de Dios.
  2. Si estas pensando que darás tu diezmo porque vas a mantener al haragán del pastor, pues eso ya no es de tu incumbencia. Tu debes cumplir con darle a Dios lo que le pertenece. Si el pastor lo invierte bien o no, de ello dará cuentas a Dios. Cada uno será juzgado por Dios según sus actos.
  3. Si llevas tiempo rogando a Dios por bendición económica y eres capaz de no dar tu diezmo, no esperes entonces que Dios te de bendición. [Lucas 6:38]
CONCLUSIÓN
Como ya hemos hablado, no es pecado no diezmar, tampoco es que irás al infierno o vas a morirte. El diezmo se trata más bien de decirle a Dios: te doy lo poquito que tengo por bendecirme y de esta forma te agradezco, no tendría la economía que tengo si no es por ti. Esa forma es la de mostrar honra a Dios. ¿Quieres saber cual es el resultado de esto? Pregúntale a alguien que sabe diezmar. No se lo preguntes a alguien que odia este tema. ¿Quieres más? De todos mis libros favoritos que leo de Carlos Cuauhtémoc Sánchez, me encanta el libro ''Te Desafío a Prosperar'', de ese libro te comparto lo siguiente:
¿Crees que el pastor pueda robar los diezmos? Ese no es problema tuyo. Sería terrible ver a tu congregación caer por culpa de un estafador, pero sería más terrible dejar morir la obra que se hace en ese lugar porque gente malagradecida como tú, va a comer todos los domingos una vianda espiritual y no le da la gana de brindar sus ofrendas. Tal vez digas en este contexto: ''Dios no necesita de mi dinero'' y ¡así es! Él no lo necesita, pero toda la gente que trabaja para él, y que debe mantener su obra, sí. [Te Desafío a Prosperar ─ Pg. 151]