5 Razones espirituales por las que abandoné TikTok

Reflexiones para jóvenes cristianos
De los temas para jóvenes cristianos que existen en internet, ninguno ha tratado un tema similar a este.

Quizá pienses que lo escribo con la intención de generar controversia.

Pero este tema es una de esas reflexiones cristianas que buscan hablar verdad a la iglesia.

Te lo comparto desde mi experiencia personal, no para satanizar internet y las redes sociales.

Sino para salvar tu alma del adormecimiento que estas puedan estar provocando en ti.

Así que sin más retrasos, te presento las 5 razones espirituales por las que abandoné TikTok (y quizá también tú deberías abandonar).

Empecemos.

1). Alejaba mi adoración de Dios

El día que empecé a usar TikTok como herramienta de predicación me di cuenta de algo: ¡TikTok es adictivo!

El acuerdo inicial era pasar solo una hora al día en la aplicación.

Al principio, logré cumplir con la meta trazada. Luego, llegué a bordear las tres horas diarias.

Cuando menos pensé estaba consumiendo TikTok por dos horas: mañana, tarde y noche.

Como era de esperarse, mi atención estaba más centrada en mi contenido y los nuevos seguidores, que en mi intimidad con Dios.

Empecé a vivir más pegado al móvil que a la Biblia.

Despertaba por la mañana, tomaba el móvil, y a revisar TikTok.

Después de almorzar, mientras reposaba, tomaba el móvil, y a revisar TikTok.

En la noche, antes de ir a dormir… sí, también revisaba TikTok.

¿Y tiempo para Dios? Ninguno.

Ni siquiera para leer el versículo diario de la app de la Biblia.

Este cambio de hábito trajo consigo algunas consecuencias.

La primera, olvidar mis tiempos de intimidad con Dios.

La segunda, reavivar mi lucha contra la pornografía.

Esta segunda consecuencia tuvo un alto impacto en mi vida espiritual.

Y te comparto a continuación que es lo que sucedió.

2). Reavivó mi lucha contra la pornografía

La gran mayoría de redes sociales te muestra contenido basado en tu interacción y en los gustos que tengas en la plataforma.

En cambio, el algoritmo de TikTok, te muestra contenido viral sin importar tus gustos e interacción.

De esta forma, navegarás por vídeos que ni siquiera deseaste y de usuarios que ni siquiera sigues.

Así fue como empezó mi lucha para no reavivar mi adicción a la pornografía.

Solo empleaba la aplicación para curar contenido de otros Tiktokers “cristianos” y para publicar mis propios vídeos.

Sin embargo, cuando menos lo esperaba, ya estaba rodeado de vídeos con mujeres en poca ropa, en poses sugestivas, e incluso, cortos de películas para adultos.

Así que tan pronto tenía la tentación encima, escapaba corriendo cual José de la esposa de potifar.

Pero al día siguiente tenía que regresar a TikTok para seguir con mi trabajo de publicar contenido.

Entonces, sucedía lo mismo de siempre.

Creía que no me iba a afectar nada pues estaba protegido por el Espíritu Santo.

Pero poco a poco se empezó a avivar mi deseo por la pornografía.

Entonces, al darme cuenta de lo que estaba pasando, y antes de que todo se saliera de control, frené de golpe.

Tomé la drástica decisión de eliminar TikTok de mi móvil y de mi ordenador.

No más volvería a dejarme enredar en los asqueroso tentáculos de la pornografía.

Para mí vale más una eternidad en el cielo que cinco minutos de fama y dinero.


3). Desvió mi verdadera identidad

¿Te ha pasado que con cada reacción a tus publicaciones te sientes "importante"?

Pues eso es lo que causan las redes sociales.

Quieren que creas que tu identidad depende de cada like en tus fotos o vídeos.

Este es el estilo de vida que llevan muchas personas hoy en día.

Tal como dice Marian Rojas Estapé: “las redes sociales crean adictos que desvían el sentido de la felicidad”. [1]

Así es como vive esta nueva generación.

Y los cristianos no estamos libres de este estilo de vida.

De hecho, ha calado tanto entre los evangélicos, que muchos anhelan ser influencers antes que verdaderos hijos de Dios.

Desviando así, tal como dice Marian Rojas, nuestro sentido de felicidad.

Eso es lo que empezó a generar TikTok dentro de mi.

Al finalizar cada publicación, regresaba a la app varias veces al día para ver que tan viral se había vuelto mi video.

Y si encontraba muchas reproducciones y likes, me ponía feliz. Incluso, estúpidamente, solía dar gloria a Dios porque se viralizaba mi video.

Pero cuando el vídeo no funcionaba y no lograba viralizarse, me sentía triste y decepcionado por lo que había hecho.

Entonces tenía que buscar la manera de crear un siguiente vídeo con el contenido capaz de superar al anterior.

Y así descubrí otra razón para salir corriendo de TikTok y salvar mi alma.

Te la cuento a continuación.

4). Empecé a imitar las cosas del mundo

En esto es muy clara la Palabra de Dios cuando dice:

Ustedes no aman a Dios, ni lo obedecen. ¿Pero acaso no saben que hacerse amigo del mundo es volverse enemigo de Dios? ¡Pues así es! Si ustedes aman lo malo del mundo, se vuelven enemigos de Dios. (Stg. 4:4 TLA)

Uno de los secretos de TikTok para volverse viral es compartir contenido que otros han hecho viral.

Es decir, en tu vídeo tienes que incluir música viral, efectos virales, y pasos o muecas que se han viralizado.

De esta forma, tu vídeo estará mejor posicionado y será visto por decenas de personas en TikTok.

Si no lo haces así, TikTok no le va a tomar la importancia debida.

De ahí que muchos Tiktokers “cristianos” usen contenido que otros viralizaron, para sus propios vídeos.

O sea, verás Tiktokers “cristianos” bailando al ritmo de las canciones de Camilo o Sebastian Yatra, y acompañados de versículos bíblicos.

¿Desde cuándo es necesario imitar al mundo para salvar a la gente del mundo?

Pues muchos creen que como Jesús usó parábolas para predicar, ellos pueden usar cualquier cosa para predicar también.

Y para ser sincero, esto también me estaba pasando.

Llegué al punto de no solo querer evangelizar, sino también de volverme viral y reconocido.

Porque eso es lo que provocan las redes sociales.

Entonces empecé a usar canciones y efectos virales en mis vídeos, sin importar si eran cristianos o no.

Pero lo hacía de modo sutil de tal manera que parecía un contenido espiritual.

Sin embargo, poco a poco me dejé arrastrar por las tendencias. Y llegué al punto de querer dejar de predicar para hacer cosas que me vuelvan más viral.

Así que tan pronto me di cuenta de esto, tomé la decisión radical de abandonar TikTok.

Lo hice por mi vida y mi alma. Lo hice por amor a Dios. Porque sé cuál es el punto débil que me lleva al fracaso.

Como diría el Apóstol Pablo:
Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí.

Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.

¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.
(Ro. 7:19-25)

Y finalmente, la última razón por la que abandoné TikTok.


5). Me llenó de soberbia y orgullo

Cuando empiezas a compartir contenido en internet te vuelves una influencia para los demás.

Lo que digas o hagas motivará a otros a hacer o decir lo mismo que tú.

Esto es una espada de doble filo.

Ya que si comunicas mal, generarás un cadena de malas acciones en los demás.

Por ejemplo, en el caso del contenido cristiano, si se hace una mala interpretación de la Biblia, todo el mundo repetirá y avalará esa mala interpretación.

En el caso de las actitudes, un cristiano que transmita rebeldía a través de su contenido, causará que los demás repliquen esta actitud.

Parece irracional lo que digo, pero esto es muy común entre los jóvenes y adolescentes.

Y es un problema que se repite en muchos de los Tiktokers “cristianos”.

Un claro ejemplo de esto fue encontrarme con un vídeo en donde un joven hablaba acerca de los tatuajes.

El decía que no son pecado los tatuajes (y es verdad). Pero remarcaba mucho su enojo con aquellos que no piensan como él.

Y hasta se atrevió a decir que no le importa lo que otros piensan. Aun así continuará haciéndose tatuajes en el cuerpo.

Cómo puedes notar, esa es una actitud que muchos “influencers cristianos” tienen respaldándose en su popularidad.

Su soberbia y orgullo les lleva a pensar que su palabra tiene más peso que la Palabra de Dios.

Olvidando así, que cualquier persona, incluso influencer famoso, puede equivocarse en algún momento.

De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus palabras, y venzas cuando fueres juzgado. (Ro. 3:4)

Y esta es otra razón espiritual por la que abandoné TikTok.

Para no terminar abofeteando (jajaja) a quienes se creen con más autoridad que la Biblia.

Y piensan que sus palabras deben ser el fundamento de los jóvenes y adolescentes.

Finalmente

Este artículo es solo una reflexión para los cristianos en general.

Mi intención no es satanizar las redes sociales o el internet.

De hecho, internet y las redes sociales son un gran medio de comunicación y evangelismo.

Pero si estos medios se vuelven un tropiezo en tu vida espiritual, es mejor huir de ellas. (Mt. 18:9)

Eso es lo que pasó conmigo y TikTok; y de repente está pasando contigo también.

Pero estás tan adormecido que no quieres abrir los ojos a la realidad.

Sigues pensando que eres fuerte y nada te debilitará.

Por otro lado, si en verdad eres “inmune” a estas cosas, bien por ti.

Que eso tampoco sea un motivo para tratar mal a aquellos que piensan que internet es una avalancha de pecado.

Y de este modo, hemos llegado al final de este artículo. Si tienes alguna opinión, házmelo saber abajo en los comentarios.

Además, no te vayas sin compartir este artículo en todas tus redes sociales.


Referencias
[1] Todo, E. E. (2019, 4 diciembre). Cómo educar para que le pasen cosas buenas a tus hijos, por Marian Rojas Estapé. [Vídeo]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=Pmxn6Vj3_PI

10 Comentarios

  1. Buenísimo, he pensado exactamente lo mismo, intenté empezar un perfil con mi blog pero siendo sincera sentí que no encajaba. Gracias por el post y enriquecer la vida cristiana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Becky, que bueno que hayas tomado esa decisión. La verdad todos son voluntarios a seguir o no en TikTok. Pero si optas por no estar en esta red social, te aseguro que es la mejor decisión que tomas. Es decir, en comparación con el cuidado que debemos tener con nuestra vida espiritual.

      Dios te guarde.
      ¡Vuelve pronto!

      Borrar
  2. Vaya este articulo me ha abierto los ojos creo que seguiré tu ejemplo hablas con la verdad y me he golpeado con tu articulo muchas gracias y muchas bendiciones

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Que bueno por eso, Isra. Y bienvenido al grupo de aquellos que elegimos cuidar al Espíritu Santo en nosotros, antes que envolvernos en cosas que nos hundan. ¡Gloria a Dios!

      Dios te guarde.
      Vuelve pronto.

      Borrar
  3. Me gustó mucho tu comentario ojala y muchos puedan estar de acuerdo, tenemos que checar bien lo que vemos y lo que ven nuestros hijos.. 👀

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Claro que si. Pues como padres también somos responsables de lo que nuestros ven. Seamos sabios y prudentes en todos los aspectos.

      Dios te guarde.
      ¡Vuelve pronto!

      Borrar
  4. Hola q tal mira mi cituacion es sería yo cai en aDulterio tengo 6 años de estar juntos me deje con mi pareja q consejo me da🙏

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es doloroso el adulterio. Ni sólo porque aleja tu alma de Dios y la vida eterna, sino que destruye un matrimonio y familia.

      Ahora, tu deseo de querer volver a Dios es bueno. Pero hay un camino largo por recorrer. Primero arrepentirte delante de Dios y reconciliarte con Él. Segundo, restaurar tu matrimonio y familia. Quienes se vieron afectados con ese adulterio.

      Es difícil, lo sé. Por eso te digo que es un camino largo por recorrer. Pero el primer paso, y el más importe, es arrepentirte de verdad, volver al Señor y dejar a la persona con quién vives en adulterio.

      Con eso empiezas a dar tus pasos de restauración.

      Borrar
  5. No estoy con la persona q me case tenemos 3 hijos con el q me case y con el q tengo 6 años no tengo hijos pero yo quiero buscar de Dios cómo ago me ciento como.en un ollo

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente