Las frases de Charles Spurgeon son uno de sus grandes legados que como cristianos debemos atesorar y hacerlas parte de nuestro diario vivir con Cristo.

Pues aunque hayan pasado muchos años cada frase célebre de Charles Spurgeon todavía sigue causando impacto en la iglesia.

Charles Spurgeon fue un pastor que cuya pasión por el evangelio lo llevó a alcanzar, según la Internet Christian Library (ICLnet), a 10 millones de personas, predicando hasta 10 veces a la semana en distintos lugares.

El príncipe de los predicadores, como también era conocido, tuvo su encuentro personal con Dios a los 15 años de edad, y fue elegido pastor por primera vez a los 19 años de edad.

Así como Charles Spurgeon, a lo largo del tiempo Dios nos ha provisto de grandes hombres temerosos y piadosos que han usado la Palabra de verdad para hacernos venir a Cristo.

Y tal vez no hayamos escuchado de manera directa los sermones de Charles Spurgeon o conocido de forma personal su vida, pero si contamos en nuestros tiempos con registros que nos pueden hacer conocer la vida y obra de este gran hombre de Dios.

Este artículo es un registro más del gran legado del Pastor Charles Spurgeon. Sin duda alguna vas a conocer a lo largo de estas 74 frases lo que él creía, predicaba, y vivía.

Así que toma nota de estas frases y guárdalas como un gran tesoro. Estoy seguro que serán perlas para tu vida.

#1
Que el sermón principal de tu vida lo predique tu conducta.
— Charles Spurgeon.

#2. 
Estudia La Palabra, para que tu fe no esté fundada en sabiduría de hombres, sino en el poder de Dios.
— Charles Spurgeon.

#3. 
No fuiste salvo para que vayas al cielo solo. Fuiste salvado para que lleves a otras personas allí contigo.
— Charles Spurgeon.

#4.
La oración es el pequeño nervio que mueve el músculo del Omnipotente.
— Charles Spurgeon.

#5.
Cuando no podamos ver el rostro de Dios, tengamos confianza bajo la sombra de sus alas
— Charles Spurgeon.

#6.
Cada vez que escuche a un hombre que se alabe diciendo que es santo, recuerde que un buen perfume no necesita anunciarse..
— Charles Spurgeon

#7.
Si somos francos en nuestra comunión con Dios seremos francos en todo.
— Charles Spurgeon.

#8.
Mantener mis ojos en Jesús simplemente es quitarlos de mí mismo.
— Charles Spurgeon.

#9.
El chisme emite un veneno triple, porque hiere al que lo dice, al que lo escucha y a la persona de la que se habla.
— Charles Spurgeon.

#10.
El que no sirve a Dios en donde se encuentra, no servirá a Dios en ninguna otra parte.
— Charles Spurgeon.


#11.
Mi teología se halla en cuatro pequeñas palabras: Jesús murió por mi.
— Charles Spurgeon.

#12.
Una Biblia que se está cayendo a pedazos, por lo general es de una persona que no lo esta.
— Charles Spurgeon

#13.
Instruye al niño en el camino en el que debe andar, pero asegúrate de andar tú mismo en ese camino.
—Charles Spurgeon.

#14.
Una doctrina llena de mentiras pronto engendrará una práctica llena de mentiras.
— Charles Spurgeon

#15.
Nunca, nunca estamos en peligro de ser tan orgulloso como cuando creemos que somos humildes.
— Charles Spurgeon

#16.
Nadie puede hacer tanto daño a la iglesia de Dios como el hombre que está dentro de sus paredes, pero no dentro de su vida.
— Charles Spurgeon

#17.
Si un hombre es capaz de predicar sermones sin Cristo, no te hagas daño a ti mismo escuchándolo.
—Charles Spurgeon

#18.
La moralidad puede mantenerte fuera de la cárcel pero solo la sangre de Jesús puede mantenerte fuera del infierno.
— Charles Spurgeon

#19.
Antes de que se ponga el sol, piensa en algún acto que lleve a la conversión de alguna persona y ejecútalo con todas tus fuerzas.
— Charles Spurgeon

#20.
Discernimiento no es saber la diferencia entre lo bueno y lo malo. Es saber la diferencia entre lo bueno y lo casi bueno.
— Charles Spurgeon

#21.
No existe un pecado que el cristiano no pueda vencer si descansa en Dios para hacerlo.
— Charles Spurgeon

#22.
Las ovejas pueden caer en el lodo; pero sólo los cerdos se revuelcan en él.
— Charles Spurgeon

#23.
Donde la Biblia hace silencio, tú también has silencio.
— Charles Spurgeon

#24.
Creer en la idea de un Dios es una cosa, pero creerle a Dios es otra muy diferente.
— Charles Spurgeon

#25.
Mientras más conozcas a Cristo, menos estarás satisfecho con vistas superficiales de Él.
— Charles Spurgeon

#26.
Yo peco como un hombre pero Él perdona como un Dios.
— Charles Spurgeon

#27.
Cuando yo deje de predicar la salvación por fe en Jesús, ponganme en un manicomio, porque pueden estar seguros que mi mente se ha ido.
— Charles Spurgeon

#28.
¿No hay Cristo en tu sermón, caballero? Entonces vete a casa y nunca prediques de nuevo hasta que tengas algo que valga la pena oír.
— Charles Spurgeon

#29.
Si no tienes la intención de servir a Cristo, por lo menos salte del camino y deja que los demás le sirvan.
— Charles Spurgeon

#30.
Llegará un día en que en lugar de pastores alimentando a las ovejas habrá payasos entreteniendo a las cabras.
— Charles Spurgeon

#31.
Si un hombre piensa mal de ti, no te enojes con él porque tú eres peor de lo que él piensa.
— Charles Spurgeon

#32.
Quien le sirve a Dios por dinero, es capaz de servirle al diablo por un mejor salario.
— Charles Spurgeon

#33.
Los sermones deberían estar llenos de la Biblia. Nuestras propias palabras son meras bolitas de papel comparadas con el disparo de rifle de la Palabra.
— Charles Spurgeon

#34.
El deber de todo soldado en el ejército del Señor es luchar diariamente contra el dragón, con todo su corazón, alma y fuerza.
— Charles Spurgeon

#35.
Aquel que confía en el evangelio está atado a repetir el evangelio. Según conocemos al Señor, estamos llamados a decirle a otros lo que el Señor nos ha dicho; y si no lo hacemos así, somos culpables de desobediencia a un gran precepto del evangelio.
— Charles Spurgeon


#36.
El mayor gozo de un cristiano es dar gozo a Cristo.
— Charles Spurgeon

#37.
Quien no puede de manera calmada dejar sus asuntos en las manos de Dios, sino que quiere llevar su propia carga, es muy probable que se vea tentado a usar medios equivocados para ayudarse a sí mismo.
— Charles H. Spurgeon

#38.
No manches tus dedos que pronto han de tocar las cuerdas celestiales; no permitas que tus ojos, que en breve verán al Rey, lleguen a ser ventanas de la concupiscencia; no permitas que tus pies, que pronto han de andar por las calles de oro, se ensucien en lugares cenagosos; no permitas que tu corazón, que dentro de poco se llenará de cielo y rebosará de gozo, se llene de orgullo y amargura.
— Charles Spurgeon

#39.
Si pecas y no lloras por el pecado cometido, entonces eres un heredero del Infierno. Si puedes ir en detrás del pecado, y luego te sientes satisfecho de haberlo hecho, entonces estás en el camino a la destrucción. Si no hay remordimientos de conciencia, y tormentos por dentro, ni heridas sangrantes, si no tienes latidos y empujones que dan en el pecho que no te dejan descansar. Si tu alma no se siente llena de ajenjo y de hiel cuando sabes que lo que has hecho está mal no eres hijo de Dios.
— Charles H. Spurgeon

#40.
Mi salvación no depende de mi fe, sino de Jehová; mi seguridad no depende de mí, sino que depende de Dios que me guarda; ser llevado al cielo no descansa en mis propias manos, sino en las manos de Dios; cuando prevalezcan las dudas y temores, cruzarán sus brazos, mirarán arriba y dirán: "Y ahora que mi ojo de fe es débil, yo confío en Jesús, ya sea que me hunda o nade."
— Charles Spurgeon

#41.
En vano buscaremos en las epístolas algún rastro del evangelio del entretenimiento. Brilla por su ausencia. Los apóstoles tenían una confianza ilimitada en el evangelio y jamás emplearon ninguna otra arma.
— Charles H. Spurgeon

#42.
A quien Dios bendice no puede maldecir el diablo.
— Charles H. Spurgeon

#43.
Yo sé que si Jesucristo no me hubiera buscado cuando yo era un extraño, completamente alejado del redil de Dios, aún hasta este momento estaría caminando errante muy lejos de Él, a gran distancia de Él, y amando esa distancia cada vez más.
— Charles H. Spurgeon

#44.
En nuestros días oímos que los hombres sacan un versículo de la Biblia de su contexto y exclaman: ‘¡Eureka, Eureka!’, como si hubieran encontrado una nueva verdad; cuando en realidad no han hallado un diamante genuino sino un pedazo de vidrio roto.
— Charles Spurgeon

#45.
Alguien puede predicar admirablemente y realizar maravillas en la iglesia y, aun así, no ser partícipe de la gracia salvadora.
— Charles Spurgeon

#46.
Cuando nuestros jóvenes van a algún pueblo para predicar y quiero saber cómo les va, después de escuchar sus historias, pregunto: “¿Te ha calumniado alguien ya? ¿Dicen los periódicos que eres un tonto?”. Si me contestan que no, deduzco que poco están haciendo.
— Charles Spurgeon

#47.
Cuando los impíos dicen que molestamos, no nos importe que no nos quieran. Si los enemigos del rey creen que somos alborotadores, tomémoslo como un gran elogio.
— Charles Spurgeon

#48.
Si usted está sirviendo al Maestro, deje que las habladurías lo muevan a una mayor consagración. Si protestan contra usted porque es demasiado atrevido, sirva al Señor con más vigor y acabará usted con su ponzoña.
— Charles Spurgeon

#49.
¿Comenzó usted a trabajar para Cristo a fin de ser honrado por los hombres? Si es así, retírese porque lo hizo por un motivo inaceptable. Pero si lo hizo puramente para honrarle a él y ganar su aprobación, ¿qué más puede querer?— Charles Spurgeon

#50.
No es su permanencia en Cristo lo que le salva, sino la permanencia de Él en usted.
— Charles Spurgeon

#51.
La sinceridad hace a la menor de las personas más valiosa que el hipócrita más talentoso.
— Charles Spurgeon

#52.
Nadie está tan seguro como aquel a quien Dios guarda; nadie está en tal peligro como aquel al que se guarda a si mismo.
— Charles Spurgeon

#53.
El cristiano es el hombre más contento en el mundo, pero es el menos contento con el mundo.
— Charles Spurgeon

#54.
La oración es el pequeño nervio que mueve el músculo del Omnipotente.
— Charles Spurgeon

#55.
A veces creemos que estamos demasiados ocupados para orar. Este es un gran engaño, porque orar es ganar tiempo.
— Charles Spurgeon

#56.
Mi salvador murió por mí mucho antes que yo tuviera fe.
— Charles Spurgeon

#57.
Obedecer a medias es desobedecer totalmente.
— Charles Spurgeon

#58.
La Biblia no es la luz del mundo, es la luz de la iglesia. Pero el mundo no lee la Biblia, el mundo lee cristiano. «Tú eres la luz del mundo».
— Charles Spurgeon

#59.
Cuando estás tan débil que no puedes hacer mucho más que llorar, estás acuñando diamantes con tus ojos. Las oraciones más dulces que Dios oye son los lamentos y suspiros de aquellos que no tienen esperanza en otra cosa más que en su amor.
— Charles Spurgeon

#60.
Lo correcto es correcto aunque todos lo condenen, y lo incorrecto es incorrecto aunque todos los aprueben.
— Charles Spurgeon

#61.
Apresúrate a tu casa; busca tu aposento, cierra la puerta; póstrate junto a tu cama; confiesa tu pecado; arrepiéntete y clama a Jesús.
— Charles Spurgeon

#62.
Si no te cae bien algún hermano cristiano, ora por él el doble, solo por causa de él, sino por ti mismo, para que puedas ser sanado.
— Charles Spurgeon

#63.
Cuando Dios se convierte en «el consolador» ninguna angustia puede permanecer por largo tiempo.
— Charles Spurgeon

#64.
Jeremías era odiado por decir la verdad. La palabra que era muy dulce para él, era amarga para sus oyentes; sin embargo Jeremías era aceptado por su Señor.
— Charles Spurgeon

#65.
La fe madura no pide señales y milagros, sino que cree fuertemente.
— Charles Spurgeon

#66.
Nada me lleva a valorar más a mi Salvador que ver la ley que me condena.
— Charles Spurgeon

#67.
Si nunca tenemos dolores de cabeza por reprender a nuestros hijos, tendremos un montón de dolores de corazón cuando crezcan.
— Charles Spurgeon

#68.
Preocúpate más por un grano de fe, que por una tonelada de emoción.
— Charles Spurgeon

#69.
Recuerda que Cristo y tu alma nunca serán uno hasta que tú y tu pecado sean dos.
— Charles Spurgeon

#70.
Obsérvate a ti mismo más que a cualquier otro; llevamos al peor enemigo dentro de nosotros mismos.
— Charles Spurgeon

#71.
Dios nunca escuchará la oración en la que tu pides perdón, mientras que tu no perdones a otros.
— Charles Spurgeon

#72.
Devolver mal por bien, es actuar como satanás; devolver mal por mal, es actuar como las bestias; devolver bien por bien, es actuar como los hombres; devolver bien por mal, es actuar como un hijo de Dios.
— Charles Spurgeon

#73.
Así como la sal da sabor a cada gota del atlántico, así afecta el pecado a cada átomo de nuestra naturaleza.
— Charles Spurgeon

#74.
No puedo soportar la falsa doctrina, no importa que tan perfectamente me la presenten.
— Charles Spurgeon

Por último.
Estoy seguro que si sabes donde existe abundancia de comida y hay gente muriendo de hambre irías corriendo a darles la noticia.

Del mismo modo estoy seguro que si te enteraste de este gran banquete espiritual que son estas 74 frases de Charles Spurgeon, correrás la voz para que otros vengan a comer.

Así que voy a pedirte que compartas en tus redes sociales este artículo para que más personas puedan alcanzar la bendición para sus vidas de parte del legado de este gran hombre de Dios.

¿Cuál frase te ha gustado? Compártela en los comentarios.

Dejáme tu comentario aquí

Artículo Anterior Artículo Siguiente