matrimonio-mujeres-cristianas
Los 10 tipos de hombre con los que no debe casarse una mujer cristiana es una lista creada para poder motivar el interés completo que debe tener una mujer hija de Dios al momento de elegir su futuro esposo.

Porque no solo se trata de elegir a la persona con quien dejarás de estar soltera, sino también se trata de elegir al hombre que te acompañará por largos años en cada momento de tu vida.

Y cuando me refiero a que te acompañará, estoy hincapié a que este hombre será el clavo o la clave de tu éxito espiritual y personal. Será tu motivador o el camino al fracaso.

Así que si en algún momento te topas con un hombre que tiene cualquiera de las características que menciono en este post, es mejor que huyas de aquella relación.


No te dejes enredar de manera fácil. Abre tus ojos y no permitas que tus emociones te guíen en la decisión más importante de tu vida.

No olvides que a DIOS le importas mucho, como también le importa la persona con quien te casarás. Puedes confiar en que ÉL te guiará y no permitirá que termines con una persona que arruine tu vida.

¿Quieres conocer estos 10 tipos de hombre con los que jamás debes casarte? Pues allá vamos. Toma nota.

1. El controlador.
Por lo general suele pasar que el hombre es muy distinto cuando está en la etapa del cortejo, y cuando ya es enamorado, no solo deja de ser romántico, sino también que, en algunos casos, se muestra manipulador.

Los hombres controladores no pueden soportar la idea de no saber dónde estás o qué estás haciendo.

Este tipo de hombre tiene que conocer exactamente tus movimientos, de no ser así te llama sin parar y no deja de enviarte mensajes.

Necesita saber lo que haces.

Si comienzas a sentir como si te asfixiaras o como si tuvieras que pedirle permiso u opinión en cada una de tus decisiones, puede que estés entrando ya en los dominios de un controlador, y no trates de encubrirlo con un "así es él" o "así es como me cuida", debes tener total cuidado.

2. El abusador.
Por lo general se trata de personas que tienen una marcada inmadurez psicológica o emocional y probablemente hayan sido víctimas de abuso durante su niñez o hayan sido testigos de relaciones abusivas y no han logrado aprender maneras más adecuadas y saludables de relacionarse con los demás.

Si un hombre te daña verbal, física y emocionalmente, no vale la pena, debes alejarte cuanto antes de él.

No debes por nada y ante nada soportar maltrato de ningún tipo. Nunca. Y no confundas el abuso con amor, ya que muchas mujeres terminan creyendo que si las aman deben ser agredidas y soportar todo eso.

Todos tenemos cicatrices del pasado, pero eso no es excusa para que alguien te haga daño.

Olvídate de intentar cambiarlo o de cosas como "cuando estemos casados él cambiará". Eso es completamente falso.

Hay un refrán en mi país que reza: "gallina que se come los huevos, aunque le corten el pico, seguirá comiéndolos", en otras palabras, si se muestra agresor y abusa de ti aun siendo novios, de casados serán aun peor.

No intentes cambiarlo, ese trabajo le toca a DIOS.

3. El hijo de mami.
“Los hombres con ‘mamitis aguda’ nunca van a salir de las faldas de la mamá, no van a cambiar”, dice Castrezana.

Esta conducta se da por dos razones: porque son hombres con una personalidad pasiva y una madre fuerte, controladora o porque son hombres cuyas mamás no les ponen mucha atención y, entonces, ellos hacen lo imposible para buscar su aprobación, poniéndolas por encima de todo y complaciendo sus caprichos, aun sabiendo que los están manipulando.

Y, lamentablemente, en muchos casos, los matrimonios de estos hombres terminan en divorcio.

Por supuesto que un hombre debe amar a su madre, es uno de los grandes mandamientos estipulados en la Biblia, además, a muchas mujeres les encanta porque demuestra un hondo respeto y cuidado por aquellos que amamos y sobre todo muestra amor por sus padres.

Si a pocas semanas y meses del noviazgo empieza a decir: “Porque no invitamos a mi mamá a la cena” o “Me tengo que ir porque mi mamá me llamó para que la lleve a hacer las compras”, es entonces cuando debes prestar atención estas señales y reconsiderar la relación que tienes.

4. El mentiroso.
Uno de los motivantes principales de este tipo de personas es la inseguridad: el miedo a lo que puede ocurrir si dicen la verdad, el miedo de enfrentar que no son lo que hacen creer que son y en general el temor a encarar las consecuencias de sus acciones.

La falta de sinceridad y honestidad en una persona es una señal que hay que tomar en cuenta, pues es posible que debido a ello sea también alguien que miente con frecuencia.

Algo que debes tener muy en claro es que no existen las "mentiritas blancas" o las "mentiras piadosas". Mentira es mentira, y su propósito es esconder, engañar o manipular la verdad.

5. El no creyente.
El pensamiento más común en una mujer es creer que una vez casados ella podrá "llevarlo a los pies de Cristo", o que aun siendo novios él se convertirá.

En estos casos, la probabilidad de que llegue a funcionar es muy mínima, pero claro, siempre hay excepciones, pero nosotros no cambiamos a nadie.

Lo que puede pasar es que tengas una vida llena de problemas con un esposo que ni siquiera te permita ir a la iglesia.

Ten cuidado al momento de elegir con quien vas a iniciar una relación, no todos los hombres son malos, pero no todos te convienen.

No apresures tus pasos queriendo estar con un chico solo por no estar soltera. Déjate guiar por DIOS y que sea ÉL quien tome el control de tus sentimientos y emociones.


6. El mil amores.
El pecado sexual es una red poderosa del enemigo quien solo buscar destruir vidas. Una vez que alguien es atrapado es muy difícil poder escapar.

Dicho sea de paso, los comportamientos establecidos antes del matrimonio no van a cambiar mágicamente cuando digas "sí, acepto".

Todos hemos cometido errores en el pasado y en Jesús todo nuestro pasado es perdonado y olvidado, así que no tenemos por qué aferrarnos al pasado, pero ten cuidado con esos comportamientos que no han sido olvidados del todo, pueden ser una clarísima señal de que tu futuro con esa persona será destructivo.

¿Respeta a las mujeres? ¿Coquetea con quien se le ponga enfrente? ¿Te está rogando y presionando para que duermas con él, si de todos modos van a “casarse”? ¡Alerta!

Ten cuidado de tener la sabiduría para ver el verdadero corazón de un hombre antes de comprometerte en una relación con alguien que está atrincherado en pecados sexuales.

Tú mereces respeto, y aquel que te ama, te esperará.

7. El adicto.
Es muy probable que el hombre con el que quieras tener una relación sentimental tenga algún tipo de adicción.

Hoy en día no solo existe la adicción a las drogas o el alcohol, también lo están la adicción a los videojuegos, a la pornografía, las máquinas de juegos, entre otras; adicciones de las que uno puede escapar a no ser que acepte su adicción y la ayuda de DIOS, y la de un profesional.

Olvídate —como ya hemos dicho— de que tu podrás cambiarlo, ese trabajo no te pertenece, y aunque el haga promesas de que va a cambiar o que "dejará todo por ti", eso es mentira.

Si es que no lo hace con la ayuda necesaria, jamás podrá hacer ese cambio.

8. El machista.
El machismo es una práctica tan antigua como lo es nuestra existencia. Aunque hoy haya disminuido los índices de machismo, existen hombres que aún tienen este tipo de pensamientos.

"Tú solo estarás en la casa cocinando mientras yo trabajo", "las mujeres son para la casa", "no puedes tener amigos", son solo algunas de las muestras de machismo que da este tipo de hombre.

Presta atención muy rápido a este tipo de conductas, si las notas durante el noviazgo es mejor que tomes decisiones antes que marques tu futuro para siempre.

9. El celoso.
Si ves que el hombre con el que sales comienza a actuar extraño cuando hablas de amigos, familiares o compañeros de trabajo. Le molesta que hagas planes sin él y cuando lo haces todo termina en una pelea. Son claras señales de que es celoso.

Este tipo de hombre al igual de los anteriores siempre te dirá que lo hace porque "te ama", porque le "importas demasiado" y te asegurará que cuando se hayan casado cambiará, pero eso es completamente falso.

Los celosos son la primera señal que deben ponerte alerta sobre este tipo de hombre. No le aguantes jamás escenas sin razón alguna, porque lo que soportas hoy, mañana se convertirá en golpes, insultos y hasta en un feminicidio.

10. El ocioso con malos hábitos sobre el Dinero.
¿Tiene trabajo? ¿Es un adicto al trabajo? ¿Tiene hábitos de gastos secretos? ¿Alguna adicción o apuestas? ¿Tiene deudas insuperables?

Una vez casados estos patrones pueden empeorar y solo traerá estrés y problemas a tu vida familiar y las responsabilidades se incrementarán para ti.

Los problemas de dinero son el primer motivante de divorcio en los matrimonios de la actualidad, así que como mujer cristiana debes tomar tus precauciones antes de ingresar a una vida completa con alguien que aparte de ocioso no sepa ahorrar ni pagar sus deudas.

Mucho antes de casarse deben ambos decidir cómo van a lidiar con los gastos y las deudas, así se evitaran futuros problemas.


Por último.
Abre bien la mente más que los ojos al momento de querer elegir a un hombre para compartir la vida.

No se trata de elegirlo por su belleza, por su popularidad, por su ministerio, o por cuanta cosa te pueda ofrecer, eso puede terminar de un momento a otro.

Pero cuando eliges a un hombre que ha sido transformado por Cristo y en el que ha sido formado el carácter de Dios, jamás tendrás problema alguno con actitudes como las que mencionamos allá arriba.

No olvides orar siempre para pedir dirección y sabiduría al momento de entregar tu corazón en las manos de un hombre.

Y jamás te dejes llevar por la opinión de los demás, los medios sociales o la influencia que puedan tener sobre ti.

Aprende todos los días que un verdadero hombres solo es aquel que habita en el corazón de Jehová.

Dejáme tu comentario aquí

Artículo Anterior Artículo Siguiente