como-dejar-de-masturbarme
¿Cómo dejar de masturbarme? Puede ser entre hombres y mujeres la pregunta que menos les pase por la cabeza pero, al final del camino, cuando ya no hay salida, esta pregunta se vuelve crucial para la existencia de ella o él.

Voy a empezar diciendo que la masturbación es una práctica que el mundo considera normal. Una práctica que se remonta hace muchos años atrás y que lo único que busca —según los especialistas— es “liberar tensión y que cada hombre o mujer pueda conocer su cuerpo”(1).

No obstante, este tema sigue siendo un ''tabú'', y por lo consiguiente, se nos hace complicado hablar de ello dentro de la iglesia.

Al responderte sobre cómo dejar la masturbación, en este artículo, no seré blando. Estamos tratando con un pecado de atadura que tiene esclavizado a millones de personas en todo el mundo.

Y para entrar en confianza —te soy sincero— también estuve esclavizado por mucho tiempo a este pecado.

«Pero ahora yo les aseguro que si un hombre mira a otra mujer con el deseo de tener relaciones sexuales con ella, ya fue infiel en su corazón.» Mt. 5:28 ─ TLA

Dios tiene un estándar que abarca también la masturbación. Él nos dice en su palabra que si miramos a una mujer u hombre y deseamos tener relaciones sexuales con ella o él, ya hemos sido infieles delante de Dios (casados y solteros).


La verdad es muy dolorosa, pero solo la verdad te puede hacer libre (Jn. 8:32). Y no se trata de ponerte a llorar y darte al abandono. Debe ser más bien un impulso para pelear por tu integridad con Dios.

Muchos líderes que han sido seducidos por este pecado han perdido la comunión con el Espíritu Santo, y el avivamiento de muchos se ha extinguido a causa de la opresión que genera satanás con esta atadura.

«La virtud es una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por exceso y el otro por defecto».
Aristóteles

Pero la masturbación no actúa sola.

En muchos casos inicia solo como un hábito de “auto-conocerse” y termina convirtiéndose en una práctica adictiva. Lo que sigue después es acompañar la masturbación con el consumo de pornografía.

Es justo ahí donde te quedas atrapado sin salida.

Entonces, si has seguido tu lectura hasta aquí es porque eres valiente y has dado los primeros pasos para poder terminar de manera definitiva con la adicción (pecado) a la masturbación.

Así que voy a pedirte que prestes mucha atención a estos 8 pasos que te indicaré para poder vencer en esta lucha.

Aplica cada uno de estas estrategias y notarás los grandiosos resultados en tu vida.

¿Estás listo? ¡Empecemos!

1.- Reconoce que has pecado.
como-dejar-la-masturbacion
Photo by Luis Quintero from Pexels
Seguro que desde la introducción a estos 8 pasos para dejar la masturbación y ser libre traes en la mente la pregunta: ¿Por qué se considera pecado la masturbación?

Pues tranquilo, contestaré a tu pregunta.

En la biblia no aparece ninguna referencia a la palabra masturbación, aunque muchos la asocian con el relato de Onán en Génesis 38.

Y aunque la Palabra de Dios no hace mención alguna a si es pecado o no masturbase, si habla de todas aquellas acciones que causan dentro de ti el deseo autocomplaciente.

El sexo —que quede claro— es el diseño por excelencia de nuestro Dios para los seres humanos. Pero fue diseñado para ser disfrutado nada más que por los matrimonios.

«Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.» 1 Jn. 1:9

Así que la primera estrategia que usarás para dejar la masturbación y ser libre será el RECONOCER Y CONFESAR delante de Dios este pecado.

No tengas miedo de confesar a Dios todo lo que has hecho con tu cuerpo. Aunque pienses lo contrario, Él no te ha dejado de amar ni un segundo. Ro. 8:38-39

A estas alturas de lo que has hecho ronda por tu mente el sentido de vergüenza y culpa.

Así que da este primer paso sin titubeos y no permitas que los pensamientos que te acusan te hagan errar el camino a la gracia de Dios.

Da pasos de fe hacia los brazos de Papá sin olvidar que tu recurso principal debe ser el dominio propio (2 Ti. 1:7), y recordando siempre que con amor eterno Él te ha amado por es te ha prolongado su misericordia (Jr. 31:3).

2.- Cuida tus ojos.
dejar-de-masturbarse
Photo by Jenna Hamra from Pexels
En la Biblia puedes encontrar el relato de hombres que fueron tan humanos como tú que luchaban con tentaciones externas.

Santiago 5:17 expone la condición humana del profeta Elías diciendo que era un hombre sometido a pasiones semejantes a las nuestras, y que aun así provocó una sequía sobre la tierra por tres años y seis meses.

Otro hombre del que se hace mención en la Palabra de Dios que estaba sujeto a tentaciones es, Job.

Y Job hizo un pacto de pureza delante de Dios para mantener su alma en santidad.

«Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?» Job 31:1

Este versículo es la clave de la segunda estrategia para dejar la masturbación y ser libre. Así que cuidarás tus ojos de todo aquello que te lleve a producir deseos carnales en tu mente.

Evita revistas con contenido sexual, páginas pornográficas, publicidad e imágenes en redes sociales. Esto evitará que almacenes contenido sexualizado en tu mente que te lleve más tarde a querer masturbarte.



Algo que puede ser de mucha ayuda es la estrategia ''El rebote de los ojos''. Esta estrategia es descrita en el libro ''La Batalla de Cada Hombre Joven'', de los escritores Stephen Arterburn y Fred Stoeker.

Y consiste en que en el instante en que veas la imagen de una persona sensual (en internet, revistas, anuncios, en la calle, en televisión, etc.), dirijas tu mirada en la dirección contraria lo más rápido posible.

3.- Controla tu mente.
8-pasos-para-dejar-de-masturbarte
Photo by Demeter Attila from Pexels
Si empiezas a practicar “el rebote de los ojos” podrás notar una disminución de la avalancha de pensamientos lujuriosos.

Pablo dijo a los Corintios:

«Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.» 2 Co. 10:5

Podemos notar en la cita bíblica a un Pablo advirtiendo a los Corintios a tener precaución con lo que se genere en la mente de cada uno.

Con las palabras “llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”, el Apóstol Pablo quiere enseñarte a mantener tu vida sujeta a Dios, no a tu propia opinión.

Así que la tercera estrategia que emplearás en esta lucha es aprender a controlar tu mente en cada momento de tu día a día.

Evita navegar por perfiles de redes sociales que sabes que encontrarás hombres y mujeres casi sin ropa o imágenes pornográficas. Elimínalos de manera definitiva.

Si tu círculo de amigos no deja de hablar de mujeres u hombre, sexo y pornografía, es mejor que evites esas “amistades” (Mt. 5:14-16). Porque aunque creas que no tiene nada de malo, esas conversaciones funcionan como el detonante para desear masturbarte.

Por último.

Cada mañana antes de hacer tus labores cotidianas entrégale tu día a Dios. Pídele que sea él quien tome el control de tus pensamientos, y que el Espíritu Santo te cubra con su manto para que tus pensamientos y sentidos no sean invadidos por cosas pecaminosas.

Una mente limpia y cuidada es una mente que ama al señor (Mt. 22:37). En cambio una mente llena de basura es reprobada delante de Dios (Jr. 17:10).

libro-8-pasos-para-dejar-la-masturbacion

4.- Ocupa tu mente en otras cosas.
no-puedo-dejar-de-masturbarme
Photo by Tim Eiden from Pexels
Hay una frase que se me viene a memoria de mis años de adolescencia: “Mente ociosa es taller de satanás”.

Esta frase nos la repetía mi maestro de adolescentes de escuela dominical enseñándonos a ocupar nuestras mentes y evitar que se convierta en nido de pensamientos pecaminosos y reprobados.

Salomón lo tenía muy claro. Por eso exhortó a cuidar el corazón (mente) afirmando que este es la fuente de vida (Pr. 4:23). Dicho de otro modo, eres responsable de todo lo que consume tu mente.

Porque para tener estos deseos constantes de masturbarte tu mente debió haber sido alimentada primero con contenido sexual.



Esta cuarta estrategia es la que emplearás todos los días desde la primera hora para mantener tu mente ocupada y así evitar espacios para pensamientos impuros.

Empieza ocupando tus momentos libres en lo que más te gusta hacer.

Haz deporte, ayuda en los quehaceres de la casa, lee tu Biblia, practica algún instrumento, o desarrolla algún hobby que tengas.

Por lo general es en la adolescencia y la juventud donde se desperdicia tiempo libre haciendo nada., pasando el día mirando el Smartphone, la computadora o la televisión.

5.- Busca intimidad con Dios.
como-controlar-las-ganas-de-masturbarte
Photo by Luis Quintero from Pexels
En muchas ocasiones en el Antiguo Testamento la palabra CONOCER suele traducirse al hebreo YADAH que significa INTIMIDAD.

Un claro ejemplo de esta traducción la puedes encontrar en Gn. 4:1: “Conoció Adán a su mujer Eva”.

Esta intimidad no solo hace referencia al acto sexual entre los esposos, sino también al deseo ferviente de conocer a profundidad a una persona.

Es la misma intimidad que ha buscado Dios con la humanidad desde principios de la creación.

Buscar intimidad con Dios es la quinta estrategia en tu lucha por quedar libre de la masturbación. Pero, ¿por qué hacerlo?

Porque la lucha que hoy enfrentas se ha constituido en una pelea que debes dar desde lo profundo de tu espíritu (Ef. 6:12).

Así que si vas a luchar para romper lazos con la masturbación debes hacerlo desde tu espíritu. ¿Y cómo logras esto? Teniendo una ferviente intimidad con Dios.

Intimidad que debes empezar a buscar desde ahora sin cesar. No importa la condición pecaminosa en la que te encuentres. Dios te acepta con brazos abiertos para poder hacerte libre. Ro. 5:8

6.- Haz ayuno y oración.
como-dejar-de-masturbarse-para-siempre
Photo by Steve Johnson from Pexels
Ayunar es una herramienta espiritual que deben usar los cristianos para fortalecer su espíritu y su relación íntima con Dios.

La biblia no ordena que los cristianos ayuden. No es algo que Dios demande obligatoriamente.

Erróneamente los cristianos usan el ayuno para fines personales egoístas y no para el fin principal que es acercarnos a Dios demostrando nuestro amor, obediencia y sumisión.

El propósito de ayunar debe ser siempre quitar tus ojos de las cosas del mundo y centrarlos en Dios, demostrando de esa manera a Dios —y a ti mismo— que tomas en serio tu relación con él.

El ayuno con frecuencia va ligado a la oración (Lc. 2:37; 5:33). Al combinar ambos recursos espirituales obtenemos resultados sobrenaturales para liberar fuertes ataduras y hacer libre muchas vidas (Mt. 17:21).



Es por eso que en esta sexta estrategia harás uso de las poderosas armas que son el ayuno y la oración, porque esta lucha que peleas es también espiritual.

Así que programa un día de la semana para poder hacer ayuno y oración. En este día haz a un lado no solo comida y/o agua, sino también salida con amigos o amigas, películas, juegos, Smartphone y computadora.

Al principio esto parecerá lo más complicado del mundo, pero tranquila/o. Tu alma está tan aclimatada a vivir lejos de una relación genuina con Cristo que ayunar será como querer lanzarse a una olla hirviendo.

7.- Platica con alguien sobre el tema.
ser-libre-de-la-masturbación
Photo by Christina Morillo from Pexels
¿Sabes que es lo que me sorprende hoy? Que hablamos con toda la soltura del mundo acerca de la masturbación, pornografía, y sexo, pero al momento de buscar consejo, un mudo habla más que nosotros.

Salomón, en Proverbios 24:6, manifiesta que en la multitud de consejeros está la victoria, porque adquieres sabiduría para poder enfrentar cualquier tipo de adversidad.

Si eres sabio/a entonces busca la ayuda de otros para poder descargar todo el peso que genera luchar con este pecado todos los días.

Acércate sin miedo.

Si es una persona piadosa entregada a Cristo jamás te condenará ni te hará a un lado. Sino que abrazará tu vida como la suya propia y luchará junto a ti para poder rescatarte por completo.

Si recaes, confiésale. Si duras muchos días sin masturbarte, también confiésale. Y no olvides orar para que Dios le otorgue sabiduría y pueda guiarte con amor y compasión.

8.- Sé radical.
quiero-dejar-de-masturbarme
Photo by Rotem Kuperman from Pexels
Muchos de nosotros amamos al Dios de amor pero ignoramos al Dios que es fuego consumidor.

Nos encantan los beneficios hermosos que obtenemos con Cristo, pero evadimos lo radical que puede ser nuestro Dios al momento de señalar algo que hacemos mal.

La Biblia es muy clara al momento de señalar el carácter de Cristo. Marcos 9:47 dice: “Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno.”

Este versículo puede sonar perturbador pero tiene mucho de cierto. Tampoco te estoy diciendo que cortes algún miembro de tu cuerpo que te hace desear masturbarte o no podrás entrar en el reino de Dios.

Así que si ya tomaste la decisión firme de vencer la masturbación debes ser radical durante y después de todo el proceso.

Si te pido que elimines las redes sociales o personas que te inducen a la masturbación, debes ser radical y hacerlo. ¿O prefieres tener aquella red social y ser echado al infierno?



¿Recuerdas a David? En su oración de arrepentimiento del Salmos 51:11 le decía a Dios: “No quites de mí tu santo Espíritu”. ¿Acaso pedía no ser quitado del reino?

Tú también puedes hacerlo. Párate firme y confía en Jehová quien te dará la victoria.

No olvides que los primeros lanzados en el lado de fuego y azufre serán los cobardes (Ap. 21:8). Tú no eres cobarde.

En conclusión.
Si me preguntas: ¿Puedo en verdad ser libre de la masturbación? Mi respuesta es un rotundo SÍ.

Si yo pude hacerlo y luchar con coraje hasta ser libre, tú también puedes hacerlo. ¿Y cómo lo hice? Pues empleando cada uno de estos 8 pasos de los que hemos hablado el día de hoy.

Empezando por la confesión de mi pecado. Esto liberó el enorme peso que mantenía sobre mis hombros y permitió que ingresara con confianza a los pies de Cristo para ser renovado.

La oración y el ayuno doblegaron mi alma y sujetaron mis deseos carnales a la obediencia a Cristo.

Y obtener la ayuda espiritual de mi mentor me dio la fortaleza que necesitaba cuando me sentía deprimido después de recaer.

Cree con todo tu corazón que el Señor hará nuevas cosas en tu vida. La masturbación o cualquier pecado sexual no son más grandes que tu Dios.

No estás solo/a en esta lucha, el Señor está contigo. Es mi deseo verte libre de este pecado opresor, y que vivas una vida llena de Santidad para Cristo.

libro-8-pasos-para-dejar-la-masturbacion


Referencias:
  1. Vida Sana. La masturbación ¿Es buena o mala para la salud?. En: Tvsana.com.ar. Disponible en: https://tvsana.com.ar/la-masturbacion-es-buena-o-mala-para-la-salud/ Consultado: 19 de junio de 2019, 04:46 pm.

2 Comentarios

  1. Que es el rebote de los ojos y como se practica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consiste básicamente en que cuando veas la imagen de una mujer sensual (ya sea en una revista/periódicos, Internet, publicidad, redes sociales o en persona), rápidamente rebotes tu mirada en la dirección contraria. Esto evitará que en tu mente puedas codiciar a aquella mujer. Es como si le dijeras a tu mente ''¡Un momento! Aquí mando yo y eso está mal''.

      Saludos :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente