¿Por qué mis Papás son tan controladores y no me comprenden?

por-que-mis-papas-son-tan-controladores-y-no-me-comprenden
Imagina que te regalaran un hermoso perrito. Lo cuidas, lo alimentas, lo proteges y deseas que nada malo le suceda. Cuando desaparece te preocupas, lo buscas y cuando no lo encuentras te aterrorizas. Siempre estas preocupándote por ese escurridizo cachorro y diciendo cosas como: ¿Dónde has estado? ¿A dónde vas? ¡Ten cuidado! ¡No comas eso! 

¡Lo amas! Tratas de protegerlo. Cuidas que se alimente bien, y te preocupas cuando se enferma. Quieres que sea el mejor perro del mundo. Y le enseñas cosas que ni siquiera el quiere aprender. Mientras tanto el perrito piensa: «¡Estoy con un maniático controlador!». 

¿Has notado que eres tratado por tus papás del mismo modo que tú tratas al perrito? Siempre te están diciendo: ¿Dónde has estado? ¿A dónde vas? ¡Ten cuidado! ¡No comas eso! Se preocupan por tu alimentación. Se aterrorizan cuando no te encuentran. Se preocupan cuando enfermas. Quieren protegerte a toda costa. Y tratan de enseñarte cosas que ni tú quieres aprender. Mientras tanto tú piensas; «¡Estoy con un par de maniáticos controladores!» 
padres_controladores_max_damian_adolescentes
 Imagen: kakigori / 123RF Stock Photo

EN OTRAS PALABRAS 

Tus papás pueden parecer no comprenderte, ser raros y molestos, pero normalmente es porque les importas demasiado. La próxima vez que tus papás te estén diciendo que hacer y sus palabras te parezcan de viejos pasados de moda, recuerda la historia del perrito. Tal vez los entiendas un poco más. 

Pero si aun así no logras comprender el por qué tus papás son muy “controladores”, puedes fijarte en las preocupaciones que tienen ellos y las que tienes tú. Dentro de tu lista podríamos señalar resumidamente a: «Sacar buenas calificaciones», «Tu novia o novio», «Tus pasatiempos y deportes» y «Obtener suficiente dinero de tus papás». Mientras que la lista de tus papás ─aunque aburrida─ pueden incluir cosas como: «Conservar sus empleos», «Llevar a la familia a las prácticas de fútbol, ballet, música, etc.», «Pagar la mensualidad del auto, las reparaciones, la gasolina, el seguro», «Pagar la mensualidad de la casa», «Pagar el seguro medico de la familia y atender las emergencias medicas», «Pagar el gas, el teléfono, Internet, luz, agua, cable», «Comprar ropa nueva a la familia», «Cuidar sus propios padres», «Tus regalos por cumpleaños y navidad», y entre otras ciento de cosas más que se podrían añadir a esta lista. 
 
¿Ahora vez lo que sucede? Cuando intentes pensar reclamar a tus padres por su actitud, y porque hasta cierto punto puede que no te estén prestando atención, piensa en la enorme lista de cosas en la que ellos tienen que preocuparse todos los días. Tal vez por centrarse mucho en sus quehaceres olvidan que tu existes ─aunque eso no es verdad─, recuerda que nadie es perfecto. Así que ¿Por qué esperar que nuestros papás lo sean? 
adolescentes_felices_agradecidos

SIEMPRE DÍ «¡GRACIAS!» 

Nuestros papás pueden ser exigentes, irracionales, anticuados y difíciles de complacer. Puede que pienses que es complicado tener un buena relación con ellos. Pero más que nada, los papás están esperando que sus hijos adolescentes aprendan a decir «Gracias». Te puede parecer tonto lo que digo pero es verdad. En nuestra edad adolescente nuestro interés principal es ser el centro de atención de nuestros padres. Por ello buscamos la forma de llamar su atención. Y cuando creemos que nuestros papás están en nuestra contra, nos odian, son controladores, y no nos comprenden, es cuando ellos ─a su manera─ se están preocupando por nosotros porque en verdad les interesamos. Pero en vez de recibir un «Gracias», lo que reciben de ti es solo reclamos, gritos y pataletas. 

Y aquí los papás se identificaran conmigo. Pues ellos sienten frustración cuando sus hijos adolescentes reciben todo y rara vez dicen «Gracias». Suelen pensar: «¿Por qué mis hijos son tan desagradecidos?» ¡Si tan solo dijeran ‘Gracias’! 

La próxima vez que tu papá te acompañe al entrenamiento de fútbol, dile: «Gracias papá. Sé que estás muy ocupado y que tienes muchas otras cosas que hacer». Te aseguro que a él va a encantarle oírlo. Quedará sorprendido y se dirá a si mismo: ¡Valió la pena el esfuerzo! 

Si buscas una manera de acercarte a tus papás, comienza por decir «Gracias». ¡Ah! Y nunca los juzgues. Ellos están propensos a cometer errores. Está en ti amarlos y honrarlos a pesar de sus equivocaciones. Honra a tu padre y a tu madre para que vivas feliz hasta los 100 años, y todo en la vida te salga muy bien. Esa es una gran promesa que se cumplirá en tanto sepas tener en alta estima a tus papás.

No hay comentarios.