¿En verdad cantó un gallo cuando Pedro negó a Jesús?

Siempre me he preguntado ¿Qué onda con el gallo que cantó después de que Pedro negara a Jesús? ¿En realidad fue un ave el que cantó tras la negativa de Pedro de no conocer al Maestro?, o fue una forma figurada de conocer a cierta hora del amanecer, siendo que en la Biblia, en los tiempos de Jesús, se relata que los judíos comenzaron a contar las horas a partir del amanecer del sol, o sea como las seis de la mañana según contamos nosotros las horas. (El sistema que tenemos hoy en día, el de comenzar contando la hora de la medianoche, fue introducido por los romanos.) Por lo tanto, la primera hora después de amanecer, (entre las seis de la mañana y las siete según la hora romana) era la primera hora para los judíos. Entonces, la tercera hora era como las nueve de la mañana hora nuestra (romana), la sexta era el mediodía, la novena era como las tres, hora romana y así en adelante. (Juan 19:14 ; Marcos 15:25 ; Marcos 15:33-34)

Es así que, haciendo un estudio sobre el tema del cual hoy platicamos, descubrí que el canto del gallo era la forma de llamar al tercer período de la vigilia de la noche, según la división del día que tenían los judíos y romanos (Marcos 13:35); esta hora abarcaba aproximadamente desde la media noche hasta cerca de las tres de la madrugada.

Con respecto a este tema a habido diversas opiniones, siendo que Jesús lo mencionó cuando predijo que Pedro lo negaría tres veces (Mateo 26:34, 74-75 ; Marcos 14:30, 72 ; Lucas 22:34 ; Juan 13:38. Respecto a esto la Mishná judía dice que no era costumbre en Jerusalén criar gallos, ya que su costumbre de escarbar la tierra causaba inmundicia ceremonial. Dicen que el gallo al que se refirió Jesús era en realidad el gallicinium romano, una señal horaria que se emitía haciendo uso de una especie de clarines al final de la tercera vigilia (la media noche de 12:00. am a 03:00.am).


En cambio, las referencias del Talmud judío indican que si se criaban gallos en Jerusalén en aquellos tiempos. Por ello, Jesús tomó como ejemplo figurativo a una ‘gallina que reúne a sus pollitos debajo de sus alas’ cuando se lamentó por la ciudad de Jerusalén (Mateo 23:37), y como sabemos que Jesús usaba ilustraciones que sus oyentes podían entender con facilidad, no hay razón alguna para creer que las palabras que Jesús dirigió a Pedro se referían a algo distinto del canto del gallo literal.

Pero si leemos los cuatro evangelios notaremos una "leve contradicción" entre los evangelistas, pues Mateo, Lucas y Juan solo mencionan un canto del gallo, mientras que Marcos pone en boca de Jesús las palabras: "De cierto te digo que tú, hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, me negarás tres veces." (Marcos 14:30, 72)

Y lo obvio es que más que una contracción esto se trata de un caso en el que un escritor ofrece un relato más detallado que los demás. Como Marcos pasó mucho tiempo con Pedro, es lógico que escribiera este relato con su testimonio, es por ello que lo que señala es más detallado que en los otros evangelios. De modo que Marcos especifica que Jesús habló de dos cantos del gallo, mientras que los otros tres escritores solo mencionan el segundo y último, el que trajo como resultado que Pedro llorara amargamente.

Respecto a Juan 13:38, la obra Commentary on the Bible, de A. Clarke, dice: “Los judíos, y algunas otras naciones, dividían el canto del gallo en primera, segunda y tercera vez”. Aunque en la actualidad no es posible asignar horas específicas a estos cantos periódicos del gallo, es suficiente con saber que existían y que las tres negaciones de Pedro tuvieron lugar antes de dos de esos cantos.

No hay comentarios.