¿Cómo entender la doctrina de la trinidad?

5-maneras-para-entender-la-doctrina-de-la-doctrina
Si eres de los que dice “Me cuesta entender y explicar la doctrina de la Trinidad a otras personas”, entonces tengo una buena noticia para ti: ¡Eres una persona normal! Así es. No existe ninguna persona sobre esta tierra que pueda decir que entiende a cabalidad ese gran misterio que se llama la Trinidad. Sin embargo, en la tarea de satisfacer las inquietudes naturales que como seres humanos tenemos, se hace necesario explicar en qué consiste esta fundamental doctrina de la fe cristiana.

Hay intentos de muchos cristianos por explicar la doctrina de la Trinidad, diciendo que es posible encontrar otros ejemplos de cosas que son “tres en uno”. Algunos de esos ejemplos los puedes leer a continuación:
  1. El agua (la misma agua, pero en sus tres estados, sólido, líquido y gaseoso).
  2. Las dimensiones de las cosas (largo, ancho, profundidad), son tres, pero es la misma cosa.
  3. Los árboles, ya que tienen raíz, tronco y ramas, pero es el mismo árbol.
  4. El hombre que es, a la vez, esposo, padre e hijo. 
  5. El trébol que tiene tres hojas, pero es el mismo trébol.
  6. La electricidad que impulsa un motor, que da luz por medio de una lámpara y que hace funcionar una plancha (son tres clases de aparatos, pero es la misma electricidad).
  7. El triángulo que tiene tres lados iguales, pero es un solo triángulo; etc.
Todas las formas de tratar de explicar la trinidad con una ilustración o explicación caen en alguna forma de herejía (modalismo, triteismo, etc…). Eso es peligroso.

Motivado por ello, a continuación comparto contigo cinco cosas que todo cristiano debe saber para entender la doctrina de la Trinidad.

1.- La doctrina de la Trinidad no es una completa contradicción.

Puedes oír a mucha gente decir hoy en día que la doctrina de la trinidad es una absurda contradicción. Que tal como está dicha durante tiempos atrás jamás ha sido clara y nunca se entenderá por lo confusa que es.

La trinidad significa que Dios es uno en esencia y tres personas. Contradicción sería si dijéramos que ”Dios es uno en esencia y tres en esencia”, o “Dios es una persona que a la vez es tres personas”.

La mente humana es finita, limitada e imperfecta. Por lo tanto, ¿crees tú que una mente tan pequeña como la mía, la tuya o la de algún maestro de ciencias puede explorar la naturaleza infinita de Dios? Para ser sinceros, si alguien puede llegar a entender el misterio de la Trinidad, esa persona tendría que ser Dios mismo (1 Corintios 2:11). De esta manera, ¡más bien hay que dar gracias a Dios porque no podemos ilustrar cómo es él! De esta manera, tampoco podemos afirmar que la Trinidad sea una contradicción.


2.- Es esencial en un cristiano saber sobre la doctrina de la Trinidad.

A continuación voy a compartirte en resumen lo que en sus propias palabras el teólogo Wayne Grudem explica lo importa que es para el cristiano la doctrina de la trinidad.
Primero, la expiación está en juego. Si Jesús es meramente un ser creado, y no plenamente Dios, es difícil concebir que él, una criatura, pudo llevar la ira total de Dios contra todos nuestros pecados. ¿Podría alguna criatura, por grande que fuera, salvarnos de veras?

Segundo, la justificación por la fe sola queda amenazada si negamos la plena deidad del Hijo. (Esto se ve hoy en la enseñanza de los Testigos de Jehová, quienes no creen en la justificación por la fe sola.) Si Jesús no es plenamente Dios, tendríamos derecho a dudar que podemos confiar en él para salvarnos completamente. ¿Podríamos depender de una criatura en cuanto a nuestra salvación?

Tercero, si Jesús no es Dios infinito, ¿debemos orarle y adorarle? ¿Quién, sino un Dios infinito y omnisciente, podría oír y responder a las oraciones de todo el pueblo de Dios? Y, ¿quién sino Dios mismo es digno de adoración? En verdad, si Jesús nos es más que una criatura, por grande que sea, sería idolatría adorarle; y sin embargo el Nuevo Testamento nos ordena hacerlo (Filipenses 2:9-11; Apocalipsis 5:12-14).

Cuarto, si alguien enseña que Cristo es un ser creado pero que de todas maneras el que nos salva, esta enseñanza erróneamente empieza a atribuirle el mérito de la salvación a una criatura y no a Dios mismo. Esta enseñanza erróneamente exalta a la criatura antes que al Creador, algo que la Biblia nunca nos permite hacer.

Quinto, la independencia y naturaleza personal de Dios está en juego: Si no hay Trinidad, no hubo relaciones interpersonales en el ser de Dios antes de la creación, y, sin relaciones personales es difícil ver cómo Dios pudiera realmente ser personal o no tener necesidad de una creación con la cual relacionarse.

Sexto, la unidad del universo está en juego: Si no hay perfecta pluralidad y perfecta unidad en Dios mismo, no tenemos base para pensar que puede haber unidad alguna entre los diversos elementos del universo. Claramente en la doctrina de la trinidad se pone en juego la esencia misma de la fe cristiana.
Entonces, ¿ya comienzas a entender con claridad el por qué es importante la doctrina de la trinidad en nuestras vidas?

3.- La doctrina de la Trinidad es completamente Bíblica.

La palabra trinidad no aparece en la Biblia (de la misma forma en que tampoco aparece la palabra Biblia en la Biblia, por ejemplo), pero el concepto que representa se encuentra claramente en la Biblia.

En primer lugar, hay varios pasajes en los que Dios parece hablar consigo mismo en plural:
  • Hagamos al hombre” (Génesis 1:26).
  • Descendamos y confundamos allí su lengua” (Génesis 11:7). 
En segundo lugar, hay textos que parecen presentar a Jehová hablando con otro personaje que también es Jehová (Zacarías 3:1-2). El Nuevo Testamento presenta con gran claridad que Jesucristo es Dios (Juan 1:1; Romanos 9:5; Tito 2:13; Filipenses 2:5-6; Colosenses 2:9; 1 Timoteo 3:16; 1 Juan 5:20; Apocalipsis 1:8,11-13). Además, la Biblia afirma que el Espíritu Santo posee características, atributos y derechos que sólo corresponden a Dios (conoce lo profundo de Dios, 1 Corintios 2:10; imparte vida, Romanos 8:11; es creador, Job 33:4; es omnipresente, Salmos 139:7).
Además vemos que:
  • Hay un solo DIOS. (Deuteronomio 6:4, 1 Corintios 8:4, Gálatas 3:20, 1 Timoteo 2:5).
  • El padre es DIOS. (Juan 6:27, Romanos 1:7, 1 Pedro 1:2).
  • Jesús es DIOS. (Juan 1:1-3, Romanos 9:5, Colosenses 2:9, Hebreos 1:8, 1 Juan 5:20).
Y del Espíritu Santo se dice que:
  • No es una fuerza, sino una persona. (Juan 14:16, Juan 14:26, Juan 15:26; Romanos 8:26-27, 1 Corintios 2:10, 1 Corintios 12:7-11, Efesios 4:30).
  • Posee atributos de DIOS. (Salmos 139:7-8, 1 Corintios 2:10 y Hebreos 9:14).
  • Que es DIOS mismo. (Mateo 28:19, Hechos 5:3-4, 1 Corintios 3:16).
  • Y mencionado con frecuencia al nivel del Padre y del Hijo. por ejemplo: Mateo 28:19, 2 Corintios 13:14).
Por último, se debe señalar la existencia de pasajes bíblicos que presentan a las tres personas en alguna actividad conjunta: Marcos 1:10-11 en el bautismo de Jesús; Mateo 28:19 en la fórmula que se debe usar en el bautismo, en la que, de paso, puede verse la existencia de un solo nombre para las tres Personas; 2 Corintios 13:14 en una salutación del apóstol Pablo, quien los pone a los tres como dignos de derramar bendiciones sobre los lectores de esa carta. Como puedes ver, la Trinidad no es la invención de algún teólogo “desvelado”, sino que es una enseñanza clara de la Palabra de Dios.

4.- La doctrina de la Trinidad no contradice por nada el Antiguo Testamento.

En este punto hay muchísimos críticos que dicen que la trinidad, en la cual se basa nuestra fe, es completamente contradictoria, ya que en el Antiguo Testamento no hay nada que hable acerca de ella.

Mas cabe recalcar que la Palabra de DIOS es completamente clara y al mismo tiempo progresiva. De ese modo podemos notar que hay muchas cosas que en el pasado se hablaron, y las podemos ver en el AT, que años más adelante se cumplieron tal y como se dijeron. Por ejemplo, en Génesis no se nos habla que el Mesías nacería del linaje de David o que Jesús resucitaría al tercer día.

Aunque en el AT no se nos hable con claridad acerca de la trinidad tal cual se habla con claridad en el NT, hay algunos indicios claros de la trinidad en el AT, incluso, desde el comienzo de la Biblia: Génesis 1:26, Génesis 11:7, Génesis 3:22, Salmos 45:6-7 (citado en Hebreos 1:8), Isaías 6:8, y Salmos 110:1 (citado por Jesús en Mateo 22:44).


5.- La doctrina de la trinidad es inexplicable.

Lo maravilloso de la trinidad es lo inexplicable que es. ¿Porqué? Porque es la muestra infalible de la infinidad de DIOS, de sus atributos y lo maravilloso que es Él. Y lo grabe de esto es que muchos se toman la libertad de explicar sobre la trinidad usando su propio criterio y raciocinio, olvidando así que nuestro DIOS es un DIOS infinito, el no se rige por espacio tiempo como nosotros, no tiene principio ni fin. ¿Cómo podrán nuestras mentes finitas entender algo infinito?
En muchas ocasiones he escuchado formas huecas de explicar la trinidad. Un pastor decía por ejemplo: "La trinidad es como un hombre que es padre, hijo y esposo. Es un mismo hombre pero con tres roles distintos”, y en otras ocasiones decía: “La trinidad es como un huevo: Una persona es la clara, otra la yema y otra el centro, y que al mismo tiempo hace un solo huevo". Lamentablemente estas banas explicaciones son solo ideologías humanas que no se alejan de ser llamadas herejías.

La mejor forma de explicar la doctrina de la trinidad es mostrando lo que dice la Biblia. Debemos de dejar muy en claro lo que la Palabra de DIOS señala y no tratar de especular con ilustraciones que no podamos entender, y por consiguiente, terminar más confundidos que antes.

Agregando valor importante respecto al tema que expongo en este artículo sobre la doctrina de la trinidad, comparto contigo 3 vídeos del blog Filósofo Cristiano en los cuales podrás tener un mayor alcance para comprender esta maravillosa doctrina bíblica.

¿Qué es la Trinidad?


La Trinidad explicada (con la razón)


¿Por qué es necesaria la Trinidad?

Si este artículo te ha servido y ha sido de mucha bendición para tu vida, te ánimo a compartirlo en tus redes sociales para que muchos puedan leerlo y al igual que tú sean edificados.

No hay comentarios.