6 Consejos para sanar un corazón roto

El amor es ese algo maravilloso inexplicable que solamente los que están rodeados de el saben interpretar, y es que así lo creó DIOS.

Todo es lleno de colores cuando estamos llenos de amor, pero ¿cuando se acaba este amor? ¿Cuando terminas herido el corazón por causa de este amor? ¿Que hacer? Es muy difícil poder reaccionar con serenidad cuando estamos pasando este proceso. Queremos morirnos y olvidarlo todo, pero nunca ocurrirá. Comprende que, como dijo Teresa de Calcuta, si duele, es amor de verdad.

Más si hoy estas atravesando un momento en el que tiene el corazón partido en pedacitos y los sentimientos quebrados, quiero darte estos 6 consejos que pueden ayudarte a sobrevivir ─y salir libre─ a este tormentoso momento y puedas sanar completamente.

1.- Práctica el amor propio.

¿Cómo esperas que alguien te ame si ni tu mismo te amas? Esto es lo que comúnmente sucede cuando alguien rompe una relación, se descuida por completo, y por olvidar todo ello y "sanar ese corazón roto" se sumergen en adicciones, flagelan su cuerpo y otros, en los casos más extremos, intentan quitarse la vida.

Debes entender que el que tengas el corazón herido no quiere decir que sea el fin del mundo. Sal de ese oscuro pasillo en que todo parece derrumbarse y mira tu realidad. No olvides que eres valioso/valiosa y que importas primero tu antes que aquel que te hizo daño.


2.- Comprende que eres digno de ser amado(a).

¡Yo no sirvo para el amor! ─Exclaman todos cuando están heridos─. Olas gigantescas de pensamientos negativos azotan sus cabezas y se cierran a la idea de que no tienen el derecho de ser amados y que nunca lo serán.

Pero ¿que crees? las personas no son capaces de darte el amor que necesitas y mereces. Tu estas creído que si no tienes a quien amar y/o no te aman, no sirves para el amor y nunca serás feliz, lamentablemente ese problema es tuyo, no de los demás.

Aprende amarte a ti mismo(a), como decía en el punto anterior; el amor tiene que nacer de ti, y no esperar que nazca en otra persona para que con ese amor seas feliz y te sientas digno de ser amado(a). No te equivoques, en una relación tu no vas a buscar felicidad, tu ya debes ser feliz antes de iniciar una relación.

3.- Comparte tus sentimientos.

Cuando alguien tiene el corazón roto todo el mundo es amenaza para él/ella. Cree indudablemente que nadie comprenderá su dolor y que jamás van ayudarle por más que se cansen en expresar toneladas de palabras de ánimo.

Habla con tus amigos y familiares que son empáticos y amables. Si no quieres oír nada de alguien, al menos pide ser escuchado(a), porque ahí es donde radica el secreto para liberar tu alma y sanar tu herido corazón. Es posible que la gente, con sus mejores intenciones, no entienda la profundidad de tus sentimientos e intente animarte con afirmaciones como “lo superarás” o “ya conocerás a otra persona”. Probablemente esas personas están intentando ayudarte de la única forma que saben. Sin embargo lo más pronto para ti es poder sentir el respaldo de alguien, y el abrazo de un buen amigo o familiar será el ingrediente poderoso para romper todo dolor.


Y no olvides que, antes, mucho antes de volver a comenzar una nueva relación debes haber sanado por completo y olvidado el pasado, o aquella oscura sombra seguirá arruinando tu vida y no podrás darle todo de ti a tu nueva pareja.

4.- Piensa en todas las cosas buenas que tienes.

A veces las personas que tienen partido el corazón se echan la culpa por lo ocurrido. Pueden ser muy duras consigo mismas, exagerando sus faltas como si hubieran hecho algo para merecer el sufrimiento que están experimentando. Si te das cuenta de que te está ocurriendo esto, ¡corta de raíz! Recuérdate las cualidades que tienes y, si no se te ocurre ninguna porque el dolor te ofusca la mente, pide a tus amigos que te ayuden a recordar todas las buenas cualidades que tienes.

5.- Deshazte de pensamientos de odio y venganza.

El resentimiento es como beber veneno y esperar que mate a tus enemigos.
Nelson Mandela
Seguramente en medio del dolor estas pensando cobrar venganza por lo que te hizo; piensas pagarle con la misma moneda. Pero esto simplemente alimenta más la destrucción de tu alma y de tu espíritu. No permitas que estos sentimientos corroen tu vida y la destruyan como el oxido destruye al acero.

Es, hasta cierto punto, natural que lleguen a tu mente este tipo de pensamientos, pero está en tus manos decidir si los dejas anidar o no. Destruye esos sentimientos por completo antes que te destruyan por completo a ti.

6.- Comprende que lo que estas pasando terminará.

Como ya hemos repasado anteriormente, en este momento de dolor a tus pensamientos le llegan sin razones con respecto a tu futuro. Terminas creyendo que porque alguien te lastimó jamás podrás ser feliz con otra persona, y que no vas a encontrar a nadie más como el/la que acabas de perder.

Pero te sugiero que no te cierres a esa idea perpetuamente. Tal vez ahora estés diciendo que ya no crees en el amor, que ya no crees en las personas, pero, créeme, terminarás más enamorado que nunca. Las cosas suceden por algo, para enseñarte algo y para que madures; no es la forma en que debe ser, pero esto también te servirá. No olvides que es mejor un dolor temporal que toda una vida llena de sufrimientos.

¿Te han roto el corazón alguna vez? ¿Cómo te recuperaste de tu corazón roto? Comparte tu experiencia en abajo en los comentarios.

No hay comentarios.