¿Debería un cristiano virgen casarse con alguien que no lo es?

deberia-un-cristiano-virgen-casarse-con-alguien-que-no-lo-es
Hace unos días fui invitado a la boda de un amigo, evento que se celebró en su iglesia, y que como todas las ceremonias matrimoniales tuvo todos los ingredientes necesarios como para decir "Me caso también mañana mismo". Pero previo a aquella noche especial para los ahora esposos, me contaron algo que simplemente me dejó sorprendido. Y es que la familia del entonces novio no estaba de acuerdo con aquella boda y la razón principal era porque la novia tenía un pasado que no agradaba y que además, ya era madre de un niño de 12 años.


¿Has sido testigo de una historia parecida a la que me contaron? Pues creas o no también pasa dentro de la iglesia. Y claro, que padre o que familia no estaría inconforme con la relación y futuro matrimonio de su hijo(a) si es que la persona con la que se casará perdió su virginidad antes del matrimonio y, además, tiene un hijo.

La situación ideal para el matrimonio cristiano es que ambos individuos se casen siendo vírgenes, habiendo comprendido que el matrimonio es el único lugar en la voluntad de DIOS para las relaciones sexuales. Nadie, creo yo, desde su niñez sueña con algún día conocer a una persona que se entregó a Cristo siendo adulto y trae consigo un pasado marcado por una unión conyugal según normas mundanas. Y siendo que la mente humana es muy frágil a pesar que DIOS perdona nuestras transgresiones incluyendo nuestro pasado y lo aleja como el este del oeste (Salmo 103:12) somos incapaces de olvidar fácilmente el pasado de una persona. La incapacidad de perdonar y olvidar los errores del pasado de uno de los cónyuges en el matrimonio sin duda influirá el matrimonio negativamente.


El pecado sexual es ciertamente doloroso para DIOS, pero también lo es la mentira, la hipocresía, el odio, el chisme, los malos pensamientos, beber y fumar, el orgullo y la falta de perdón. «El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra» (Juan 8:7). La cuestión es, ¿podemos perdonar a otros tal como Cristo nos perdonó? La marca de un verdadero cristiano es ser capaz de dar este tipo de perdón. Jesús dijo que si no perdonamos tampoco DIOS nos perdonará (Mateo 6:14-15). Lo que ÉL quería decir es que un corazón perdonador es un signo de la presencia del Espíritu Santo en un verdadero creyente, lo contrario a ello, es la muestra de un corazón duro y no regenerado.

Sé que muchos, como la pareja que les conté al inicio, deben estar teniendo este problema. Aman a alguien con todo el corazón, pero el que dirán de la familia y amigos puede estar haciéndolos dudar. Santiago 1:5 dice que si alguien busca sabiduría DIOS se lo concederá libremente. Claro está que el primer paso para tomar la decisión correcta es buscar la ayuda de DIOS en oración. Enseguida busca el consejo de algún pastor piadoso y entregado completamente a DIOS y la ayuda de las excelentes clases pre matrimoniales que tienen algunas iglesias. Además, habla clara y sinceramente con tu pareja sobre cosas que necesitan ser abordadas y perdonadas.


El matrimonio es un gran desafío que las parejas deben asumir antes de casarse. Se necesita valentía, coraje y mucho esfuerzo para que lleguen a ser éxitos como matrimonio. En Efesios 5 se describe los papeles del marido y de la mujer y aconsejo que partan desde ahí todos los días antes y después de casarse. Les aseguro que si llevan cada consejo al pie de la letra todo les irá de maravilla, ¿por qué? Porque si analizas cada verso ahí escrito es un profundo impulso de parte del Apóstol Pablo para que los matrimonios lleguen a ser parejas exitosas y muy bien fundamentas en el amor de nuestro DIOS. Un hombre que aspira a ser el hombre que DIOS quiere que sea será capaz de ayudar a su esposa a ser la mujer que DIOS desea que sea ella y, a pesar de sus pasados, serán capaces de construir su matrimonio en una unión que honra a DIOS y deleita a los dos.

No hay comentarios.