Cuando me llamen papá quiero...

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... gritarle al mundo: ¡voy a ser papá! 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... mirar a mi hijo a los ojos y decirle: "bienvenido, mamá y yo te estábamos esperando con mucha ilusión. Ella a sufrido mas que yo, así que de los dos es nuestra heroína. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... contarle a mi hijo como su madre y yo nos desvelamos cada vez que pateaba o daba vueltas en su vientre, y que sufría verla quejarse de dolores mientras yo le daba fuerzas. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... orar por el siempre mientras está en el vientre esperando nacer. Quiero bendecirle y hablarle de nuestro amigo Jesús. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... ser participe de sus primeros pasos, sus primeras palabras, sus primeros bailes, su primer día de clases. Seré infaltable en hablarle acerca de Jesús, y en leerle historias de la Biblia antes que fabulas sin sentido. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... enseñarle como se trata a una mujer. Ser ejemplo de caballerosidad, respeto, amor, sensibilidad, paciencia, romanticismo y todo lo que un gran hombre debe saber. Para que aprenda al respecto tendrá que verme ser un gran hombre con su madre. Y no dudaré en hacerlo. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... evitar discusiones delante mi hijo. Mamá y yo procuraremos discutir nuestras diferencias de ideas en un lugar donde no pueda oír ni ver el. Eso lo hará crecer en un ambiente sano y con excelente carácter. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... ser su amigo, consejero, su padre y guía espiritual. Ser todo aquello que necesita y debe tener dentro de casa. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... procurar responder todas las interrogantes de mi hijo. Será necesario que desde niño le hable acerca del amor y del sexo. Sin tapujos, sin mentiras. Porque si no lo hago yo el mundo le enseñará de la manera más horrenda posible. Será necesario, ademas, advertirle sobre las drogas, el alcohol, la pornografía, entre otras cosas. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... enseñarle y guiarle con respecto a sus sentimientos. Seré un cuidador y guía de su corazón. Le diré que es mejor esperar a su tiempo antes que andar dañando su corazón con pequeñas ilusiones en su adolescencia.

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... ser drástico cuando desobedezca a mamá o a mi. Será necesario corregir su mala conducta, sus travesuras de adolescente, y como dice la biblia, no dudaré en castigarle. Ocuparé después de una hora del castigo acercarme y explicarle el motivo. Que sepa que lo amo, y que padre que ama a su hijo corrige. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... celebrar sus logros y fracasos. Animarle a seguir sus sueños y pasiones. Motivarle a vencer sus miedos, y enseñarle a amar a Dios por sobre todas las cosas. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... tener platicas a solas sobre la vida. Seré su confidente cuando una mujer llame su atención. Bendeciré su noviazgo siempre y cuando sea en su tiempo y bajo la voluntad de Dios. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... después de haberse casado e ido de casa para hacer su familia, seguir siendo a quién acuda para pedir consejos sobre lo que a él le intrigue. 

CUANDO ME LLAMEN PAPÁ QUIERO... no sé que pueda pasar cuando me llamen papá. Pero está muy claro lo que anhelo cuando lo sea. Lo único que me preocupa es que mi hijo sea un hombre apasionado por Dios, lleno de valores, humilde, honrado, trabajador, sea marido de una sola mujer, sensible al dolor ajeno; que luche por lo que ama. Que cuando esté triste, se sienta solo o desmotivado, siempre su madre y yo estaremos para ayudarle en todo, claro está, jamás cumpliendo sus caprichos, sino guiándole en amor y comprensión, y siempre hablándole de Jesús. 

HIJO MÍO
Si estas leyendo esta carta, no sé que edad tengas ahora, pero debes saber que la escribí directamente a Dios, para que él cumpla todos mis deseos para contigo que hay en mi corazón. Jamás reniegues porque mamá te corrija, amala como a nada del mundo, honrrala y te irá bien en toda tu vida. Mi deseo más grande es guiarte en los caminos de Dios y que jamás te apartes de él. Y por último, antes, mucho antes que tu nacieras, esto que lees es lo que yo anhelaba sin haberte conocido; imagínate como será él día que te conozca. 

TE AMA,
PAPÁ