business

Actualidad

María, ¿santa y sin pecado?

Recuerdo un día en la secundaria cuando hablábamos con la maestra de religión sobre María la madre de Jesús, extrañado la cuestioné: ¿Cómo es que ustedes los católicos creen que María es una santa virgen? A lo que ella respondió: 'Al nacer Jesús su madre vivió lo que muchas mujeres viven, los ligamentos que protegen su parte intima ─al quedar estirados por el parto─ se contrajeron y ello hizo que María fuera virgen otra vez. Además ─volvió a decir─ ella es Santa porque Dios hizo el milagro de que quedará embarazada sin haberse acostado con hombre alguno'. La verdad es que su respuesta jamás me quitó la intranquilidad que tuve en aquel momento.

Hoy descubriremos si en verdad este dogma es cierto. ¿Es verdad todo lo que se dice sobre su inmaculada concepción (sin pecado)? Cabe recalcar que el presente artículo no es para atacar sino que en cumplimiento de lo que la Biblia nos manda a escudriñarla, haremos uso de ese mandato.

Empecemos por decir que para este tema los católicos usan siempre el respaldo de Lucas 1:28
«Y entrando el ángel, le dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo; bendita eres tú entre las mujeres». [LBLA]
En una versión más entendible Lucas 1:28 dice:
«El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo: —¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo.» [DHH]
Además, aseguran los católicos, que María fue concebida sin pecado, de ese modo apartada para Dios. Es lo que confiesa el dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado en 1854 por el Papa Pío IX:
La bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda la mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano (CIC, par. 491). De la descendencia de Eva, Dios eligió a la Virgen María para ser la Madre de su Hijo. Ella, "llena de gracia", es "el fruto excelente de la redención" (SC 103); desde el primer instante de su concepción, fue totalmente preservada de la mancha del pecado original y permaneció pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida. (CIC, par. 508).
La palabra ''llena de gracia'' o ''muy favorecida'' que se encuentra en ese verso, deriva de la palabra griega ''kecharitomene'' que viene del verbo ''caritoo'' que significa ''hacer encontrar favor'', o como dice Efesios 1:6 ''nos hizo aceptos en el amado''.

El apologeta católico McHugh nos dice, “no hay duda de que Lucas usa la palabra de la misma manera y en el mismo sentido que Pablo la utiliza en Efesios”. Es por ello que la palabra que se le dice a María es aplicada a todos los creyentes. Debemos hacer notar que en español vemos una palabra, “gracia”, mientras que en griego existen dos. Es por esto que Juan 1:14 cuando dice “lleno de gracia” utiliza el sustantivo “caris” mientras que cuando habla de María “llena de gracia” utiliza el verbo “caritoo”. Es una diferencia crucial ya que uno hace referencia al estado en que se encuentra la persona (“caris”) mientras que el otro hace referencia “ser favorecido” o “hecho acepto”(“caritoo”). Aunque en español no notamos la diferencia muy claramente, en griego si es notable.

Los católicos alegan que esta palabra indica un estado sobrenatural del alma en unión con Dios. En otras palabras, ellos dicen que María fue concebida sin pecado. Si fuera así, desde nuestra concepción nadie de nosotros tiene pecado. Pero esto va en contra de lo que dice Pablo en Romanos 3:23, ''por cuanto todos pecaron y no alcanzaron la gloria de Dios''. Entonces, si tomaras las palabras de Pablo ''todos han pecado'', incluiríamos también a Jesús, pero esa no es la intención de Pablo. Después él dice de Jesús que ''no conoció pecado'' en 2 Corintios 5:21, y de hecho no incluye a María ni a ninguno de nosotros, solo a Jesús. ¿Quieres más? Que tal Hebreos 4:15 y 1 Pedro 2:22, solamente vemos mencionado a Jesús no a María u otro ser humano.

Es pues mi deseo que todos comprendamos la verdad de la Palabra de Dios. No aceptes cualquier cosa que te digan sin antes haberlo escudriñado tu mismo. Lo mismo que se dice de María en Lucas, es lo mismo que se dice para nosotros. El hecho que se le haya dicho ''llena de gracia'' a la madre de Jesús no quiere decir que sea libre de pecado. No dejemos llevarnos por tradiciones de hombres ni enseñanzas que no están en las Escrituras. tengamos un espíritu deseo de de hacer la voluntad de Dios y de vivir a la Luz de Su Palabra.