¿Debería un cristiano juzgar?

deberia-un-cristiano-juzgar
Hoy día muchos viven airados con la idea en la cabeza de ''no juzgar'', esto lo hacen cuando ven amenazada su postura teológica, su conducta o su líder religioso favorito. Muchos de ellos dicen que solo debemos predicar y traer consuelo, apelando a la misericordia y la piedad. Finalmente están los que dicen que no debemos criticar ni defender nada porque Dios es amor.

Dice la Palabra de Dios:
«Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra». [2 Timoteo 3:16-17]
La palabra "corregir" deriva del griego ''epanórdsosis'' que significa: ''enderezar de nuevo'', que también deriva del latín "corrigere" que significa "corregir".

Nosotros no estamos solo para predicar el evangelio, sino para defender nuestra fe a todo lo que demande razón, es decir, cuando sea necesaria para la edificación del pueblo de Dios. ¿O acaso es que deberíamos aceptar absolutamente todo?
En al Biblia se nos ordena presentar defensa, y también la forma y actitud que debemos tomar al hacer la defensa.
Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros. [1 Pedro 3:15]
significado-de-criticar
En otras palabras, debemos estar siempre preparados y hacer nuestra defensa con mansedumbre. Podemos respetar a las personas, pero no estamos obligados a estar de acuerdo con sus opiniones si estas no van de acuerdo a la sana doctrina. Por ello, nuestra defensa debe ser por amor a la verdad de la Palabra de Dios, por respeto.

La Biblia es enfática al ordenarnos que debemos ejercer una fuerte defensa contra quién haya incumplido a la verdad.
Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene. [Tito 1:10-11] 
Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. [Colosenses 2:8]
Defender la fe y contender por ella es uno de los mandatos de Dios, de modo que considero que jamás debemos proferir condenación o salvación, es más, no debemos juzgar las intensiones del corazón, pero si lo escuchamos, vemos o leemos.
No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio. [Juan 7:24]
Cualquiera de nosotros podemos ser corregidos en alguna oportunidad, ya sea por nuestra falta de experiencia o por haber estado en un error doctrinal, ya sea que fue mal enseñado o mal interpretado. Por ello al momento de recibir una critica: recibela con humildad, confirma con la Escritura si lo que te han dicho es correcto o incorrecto, y por ultimo, conteste con mansedumbre.

Termino diciendo que juzgar es necesario para la defensa de la fe y de la Sana Doctrina, y que cuando se hace con sabiduría y de acuerdo con la Palabra de Dios, no es un ataque hacia la persona que argumenta, sino una corrección a su opinión o su postura.