¿Cuál es el verdadero arrepentimiento?

¿Alguna vez te has puesto a pensar en que si el arrepentimiento que hiciste al llegar a la iglesia fue un arrepentimiento genuino? Pues en ocasiones la forma en que confesamos a Dios como nuestro salvador (incluye la oración del pecador), no es la forma correcta de un verdadero arrepentimiento. Y si, aunque creas o hayas creído por muchos años que tus pecados han sido perdonados del todo, pues déjame decirte que no es así.

Juan Wesley, un hombre que creció en un hogar cristiano, después de aventurarse a predicar a los Indígenas Americanos y tras darse cuenta que ni él ni los que le oían quedaban convencidos del evangelio que predicaba, regresó a su país y dijo:
Al predicar nadie quedaba convencido de lo que les decía, de regreso medité en mi mismo y pude darme cuenta que ni siquiera yo entendía el verdadero evangelio, entendí que todos los años de ''cristiano'' y todo lo que había hecho para la obra de Dios, eran en vano, pues no estaba Genuinamente Arrepentido.
La palabra ARREPENTIMIENTO viene del griego original METANOEO que significa cambio de intención y cambio de mente. Cuando Jesús predicaba el siempre hacia alusión al acto de convertirse, él decía: «Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado.» (Mateo 4:17) Podemos darnos cuenta que el interés principal del evangelio de Dios era y es que todos nos volvamos a los caminos de Dios de los cuales nos hemos apartado.

Pero hoy en día el evangelio superficial que en muchas iglesias se predica ya no produce el cambio verdadero en los oyentes. Hemos dejado el evangelio que causa dolor y vergüenza por nuestros pecados, y lo hemos sustituido por un evangelio que endulza oídos y entretiene. Por esta razón, muchos creyentes hoy en día (me pasó a mi) viven vidas ''cristianas'' mediocres. Creen que el arrepentimiento que hicieron fue el que los llevó a ser limpios de su pecado, sin embargo siguen dejándose arrastrar por cosas de la carne.

SOBRE EL VERDADERO ARREPENTIMIENTO
«Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.»
[2 Corintios 7:10]
En este versículo podemos notar a un Pablo sumamente feliz tras haberse enterado que los hermanos de Corinto estaban entristecidos por la primera carta que él les escribió. Sin embargo aclara que es Dios quién les puso esa tristeza en sus corazones, de tal manera que sus ojos han sido abiertos para ver lo que el pecado les impedía ver, y así sentir el dolor que causa desobedecer a un Dios Santo.

Con esto quiero decir que el verdadero arrepentimiento produce repudio hacia el pecado. Que el verdadero evangelio que nos conlleva a sentirnos tristes (avergonzados) por nuestros pecados, es aquel que cincela nuestra mente como a piedra y nos hace querer tomar el lugar de Jesús en la Cruz.

Dice el verso 10 del capitulo que leímos arriba que la tristeza del mundo produce muerte, esto es porque va haber un arrepentimiento que no es verdadero. Satanás en su afán de querer parecerse a Dios hace creer a los creyentes que su arrepentimiento es verdadero. ¿Y cual es la tristeza (arrepentimiento) que produce muerte? Pues la tristeza depresiva, la quejosa: ¡Hay cometí un pecado imperdonable! ¡Estoy tan sucio como para que Dios me perdone! ¡Siento que Dios jamás me va a perdonar!


¿CUALES SON LOS PASOS PARA UN VERDADERO ARREPENTIMIENTO?
I.- TIENES QUE OÍR EL VERDADERO EVANGELIO
«¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?» 
[Romanos 10:14]
Como ya habíamos mencionado líneas arriba, existen hoy en día muchas iglesias que predican un evangelio suavizado. No confrontan al pecado, tienen miedo que los ''creyentes'' se les vayan de la iglesia, y es por eso predican cosas que los endulcen y les agraden. Más si quieres hallar un verdadero arrepentimiento, tienes que buscar un lugar donde se predique un evangelio real. Que haga confrontar tu pecado y sentir vergüenza de ello.


II. RECONOCE TUS PECADOS
«Respondiendo Jesús, les dijo: Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.» [Mateo 5:32]
Los humanos tendemos a volvernos soberbios, a negar la existencia de Dios y creer que somos tan buenos que no necesitamos de Él ni de su perdón. Empieza reconociendo que eres pecador e indigno de su gracia y perdón. Reconoce todos tus pecados, ¿cuales? los que menciona la Biblia (Gálatas 5:19-21; Romanos 1:21-32; Apocalipsis 21:8; etc). Y no vengas con el cuento que no te acuerdas de ellos. Dios los recuerda completamente. Él tiene registro de la fecha, hora y momento en que cometiste pecado (2 Reyes 15:9,18, 24, 28).


III. AVERGÜÉNZATE DE TUS PECADOS
«Han cometido los pecados más asquerosos, pero ni vergüenza les da, pues ya ni saben lo que es tener vergüenza. Por eso, voy a castigarlos, y todos serán destruidos. Les juro que así será.» [Jeremías 8:12 ─ TLA]
Las personas hoy en día viven una vida completamente desagradable ante los ojos de Dios. Cuando se les confronta diciendo que lo que hacen es pecado y malo ante los ojos del creador, ellos simplemente dicen: ''Si lo hice ¿y que?'' No están consientes del tremendo daño que el pecado les hace en su vida, su familia, en su matrimonio y hasta en su economía.

Por ello en el siguiente paso al genuino arrepentimiento debes sentir vergüenza por tus pecados, por todo lo que has hecho. ¿Vergüenza porque? Porque lo que haces lo haces en contra de un Dios Santo, lo haces contra tu Padre. Desafiaste su autoridad, echaste a perder el sacrificio que su hijo Jesús hizo por ti en la cruz.

¿Quieres tu probar la gracia de Jesús? 
TEN UN VERDADERO ARREPENTIMIENTO Y PROBARAS LA GRACIA DE JESÚS.