business

Actualidad

Caí en pecado, ¿que debo hacer para restaurarme?

cai-en-pecado-que-debo-hacer-para-restaurarme
Si has llegado hasta este artículo debe ser porque estas pasando por la peor situación de tu vida, haber caído en pecado, o simplemente porque quieres informarte, de cualquiera que sea tu caso, mi intensión es ayudarte a escapar de ese pantano que te devora poco a poco. 

Seguramente hoy te estas sintiendo basura, te remuerde la conciencia de haberle fallado a tu Dios. No quisiste hacerlo. Jamás pensaste llegar hasta donde llegaste. Como pudiste ceder si tu estabas tan apegado a DiosTal vez estas sean las palabras que martillen tu mente mientras recuerdas aquello que hiciste y te apartó de la presencia de Dios. Y tal vez aun, has decidido dejar la iglesia y dejar a Dios. Crees que nunca estuvo a tu lado cuando estabas a punto de ceder al pecado, y es más, ahora mismo crees que Dios no existe.

Claro está que todo lo que piensas ahora mismo sobre ti y Dios es consecuencia de tu pecado.

Ahora bien, cediste al pecado, el Espíritu Santo te apartó de ti, toda conexión intima con Dios ha sido rota. ¿Que debes hacer para restaurarte?


1.- No te Auto Juzgues.

Esto es lo que le pasó a Judas. Dejó que sus pensamientos de culpa lo llevarán al suicidio. Jamás pensó que aquel Jesús que seguía fuera capaz de perdonar todo lo que el había hecho. En la situación pecaminosa en la que te encuentras hoy, juzgarte tu mismo es lo ultimo que debes hacer, pues satanás te tiene aprisionado, y tus pensamientos están siendo controlados por el.


2.- Reconoce que has pecado (arrepentimiento).

Reconoce que necesitas ayuda para salir del pantano en que te encuentras. No trates de hacerte juicio con tus propios pensamientos (vuelve a leer el primer paso). A estas alturas satanás te está diciendo que eres tan impuro que Dios jamás te miraría, que jamás te va a perdonar.
«Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.» 
[1 Juan 2:1]
No trates de culpar a nadie, ni siquiera a Dios. El que accedió al pecado fuiste tu y únicamente tu. Eres responsable de tu salvación. Reconocer que has pecado y que necesitas de Dios es lo primero que debes hacer. Y de seguro a estas alturas satanás te está haciendo recordar tu pecado a cada instante con la intensión de que te sientas más indigno del perdón de Dios. Pero no lo tomes así, recuerda tu pecado con la intensión de hallar perdón y fortalecerte en Dios.
«Recordar y confesar nuestro pecado es como sacar la basura: una sola vez no es suficiente.» [Cornelio Plantinga, Jr.]
(Te recomiendo leer también: ¿Cuál es el verdadero arrepentimiento?)

Algo que nunca debes olvidar es que el pecado no le hace nis cosquillas a Dios. Así que no tienes porque sentirte tan impuro como para no recibir perdón de Él.
«El hombre salvado y regenerado podrá caer en acciones carnales que manchen su testimonio, pero, impulsado por el Espíritu Santo y conocedor de la voluntad de Dios mediante la Biblia, será restaurado y convertido en foco vital que irradie amor y espíritu de sacrificio en beneficio de sus semejantes.» [Ernesto Trenchard]
Al final, por más que te desgarres gritando que ya Dios jamás te mirará con ojos de amor, puedes encontrar respuesta a ello en la carta de Pablo a los Romanos.
«Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.» [Ro. 8.38-39]

3.- Aléjate de quién te haga recordar lo cometido.

Después de haber caído satanás va aprovechar todas las oportunidades para recordarte lo que has hecho. Te exhorto que hasta este punto ya debes haber arrancado cualquier vinculo con la persona que has cometido pecado. Puesto que si sigues junto a ella, seguirás pecando y jamás podrás restaurarte.

Si no te has dado cuenta, ingresar a este tipo de pecado se debe a la falta de intimidad con Dios. Y claro, hoy en día las personas vivimos un cristianismo emocional. Veo jóvenes metidos en iglesias solo por buscar pareja. Y si tu estas frío(a) espiritualmente, alguien que finja estar en ''Santidad'' será tu perdición.

En una carta una señorita me escribió lo siguiente:
Mis padres le permitieron vivir en mi casa por hospitalidad y confianza ya que veíamos en el mucha santidad. Cierto día me enteré que estaban comentado que yo le gustaba. Y pues me sorprendí ya que de mi nadie se fijaba y menos un chico con tanta unción. El comenzó a coquetear y pues a mi me sorprendía mas y mas que él en su madurez espiritual se fijara en mi...
No es que quiera justificar a ninguno, solo te doy un ejemplo de lo que pueda suceder (o si es que así te ha sucedido). Y pues como parte de tu proceso de restauración debes aceptar que tu también tuviste parte al ceder al pecado. Nadie te obligo.

4.- Busca intimidad con Dios.

Como ya dije en antes, hasta aquí tu relación con Dios está totalmente rota. El Espíritu Santo se ha apartado de ti y con ello alejaste a Dios. Pero cuando estas a solas sientes un vacío en tu corazón, sientes el deseo de querer correr a los brazos de tu Padre, pero crees que jamás te va a recibir porque eres muy impuro(a).
«Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.» 
[Is. 53:5]
En la condición en la que hoy te encuentras no tienes deseo de nada Espiritual. «Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis.» [Ga. 5:17] Así que es momento de nadar rió arriba por tu vida. Ora aunque no tengas ganas, aunque satanás empiece a turbar tu mente con aquello que has hecho, e incluso, aunque te estés muriendo de sueño. Comienza haciéndote de una rutina de oración. Lee la Biblia aunque te parezca aburrida. Mientras más la escudriñes, más fortaleza espiritual empezarás a tener. Leer la Palabra de Dios vivificará tu alma y empezarás a matar la carne que ahora es en ti más fuerte.

5.- Apártate de todo aquello que te contamine más.

Ahora tienes una gran batalla espiritual. Y estando en medio del mundo en que vivimos, soy consciente de decir que es un poco complicado. Mientras luchas por restaurarte te exhorto a apartarte de todo aquello te contamine más. Estando en pecado tu alma, por medio de satanás, querrá seguir metido en más pecado. Así que has a un lado todo tipo de música no cristiana (por más sanas que sean para ti son un peligro), películas y programas de TV con contenido erótico, revistas y páginas web con contenido sexual.

Se que no va a ser fácil, pero si te tomas de la mano de Dios y estas dispuesto a restaurarte, todo es posible. Sé valiente y constante. Te aseguro que saldrás del pantano en que te encuentras y muy pronto estarás dándole la Gloria a Dios

Y por último recuerda lo que escribió Pablo a los Romanos:
«Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.» [Ro. 8:28]
Toda está amarga experiencia muy pronto será un maravilloso testimonio que te servirá para ayudar a levantar a otros que han caído. Y tendrás una esplendida madurez espiritual, en ello lo que estas pasando coopera para bien.